Líderes evangélicos dicen que la ley de Alabama desató una crisis humanitaria

Univision.com* | Nov 10, 2011 | 5:55 PM

Religiosos insisten en que la solución pasa por una reforma migratoria comprensiva

Líderes nacionales evangélicos advirtieron el jueves que la polémica ley migratoria HB56 de Alabama desató una crisis humanitaria en el estado y denunciaron que la medida dejó “paralizadas” a miles de familias, quienes han optado por encerrarse en sus casas y no enviar a sus niños a las escuelas por miedo a ser arrestados y deportadlos de Estados Unidos. Agregaron que se unieron a otras comunidades de fe del estado para tratar las crecientes preocupaciones y poner fin a esta situación de “injusticia”.
Los religiosos agregaron que la ley HB56, que entró en vigor el pasado 29 de septiembre, pese a que algunas de sus partes más polémicas fueron suspendidas temporalmente por una corte, “es la más dura ley” en su tipo y sus efectos se sienten “en todo el estado y en todo el país”.
“Familias enteras están paralizadas por el miedo y la incertidumbre, están huyendo del estado en masa y los niños tienen miedo de ir a la escuela o incluso salir de sus casas”, se lee en un comunicado.
Crisis humanitaria
Los pastores centraron la atención sobre la crisis humanitaria desencadenada tras la puesta en vigor de la HB56 y para entregar su apoyo a las familias que están sufriendo por esta medida.
En Alabama vivían, hasta finales de septiembre, unos 125 mil inmigrantes indocumentados, la mayoría de ellos provenientes de América Latina.
Los líderes evangélicos se reunieron el miércoles con las comunidades afectadas por la HB 56 y con pastores locales para tener una mejor comprensión de la crisis sobre el terreno, y para discutir maneras de involucrar a la comunidad evangélica acerca de las respuestas cristianas a la polémica legislación.
Además de criminalizar la estadía indocumentada y otorgar poderes extraordinarios a las policías para arrestar a individuos si los agentes tienen duda razonable que se trata de indocumentados, la HB56 obliga a los empleadores a inscribirse y utilizar el programa federal E-Verify para verificar el estado migratorio de sus trabajadores nuevos.
También prohíbe a los estudiantes indocumentados asistir a la universidad tras graduarse de la enseñanza secundaria, prohíbe a los propietarios de viviendas o negocios alquilar propiedades a inmigrantes indocumentados y prohíbe la creación de “ciudades santuarios”.
Asimismo, la ley convirtió en delito si un indocumentado tramita o gestiona una licencia de conducir o una licencia de negocios.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH, dependiente de la Organización de Estados Americanos –OEA-) exhortó en junio a las autoridades estadounidenses a que modifiquen la ley HB56 para adaptarla a las leyes internacionales de derechos humanos.
Alzan la voz
"Existe un alto riesgo de discriminación en la implementación de la Ley", señaló el organismo de la Organización de Estados Americanos (OEA) en un comunicado.
"Como cristiano y como estadounidense, me niego a permanecer en silencio ante la injusticia, la apatía y las leyes que van en contra de los valores que conforman nuestra gran nación”, dijo el reverendo Samuel Rodríguez, Presidente de la Conferencia Nacional Hispana de Liderazgo Cristiano. “Nuestro gobierno federal nos ha fallado en lo que respecta a la inmigración, pero estados como Alabama no deberían resolver el problema a través del conducto de leyes extremas antiestadounidenses y, definitivamente, anticristianas”.
“Hago un llamado a la comunidad de creyentes en la Biblia en Alabama para enfrentarse a la injusticia en el nombre de Jesús”, exhortó Rodríguez.
A su vez, Carlos Campo, Presidente de la Regent University, dijo que había "un montón de gente que tiene miedo” en Alabama y que “hay iglesias que sienten la responsabilidad moral de ayudar a los necesitados y se preguntan ahora si dar ayuda los puede poner en peligro".
Ley severa
La ley de Alabama aprobada por la Asamblea criminalizó la estadía indocumentada (un acto que en el resto del país excepto Arizona sigue siendo una falta de carácter civil no criminal), pero un fallo temporal de una corte de distrito suspendió temporalmente esta medida.
"Hay que decir que el gobierno federal que hay que hacer algo", dijo Campo, en alusión a seguir presionando para que las cortes suspendan definitivamente la legislación, y empujar la aprobación en el Congreso de una reforma migratoria comprensiva que incluya una vía de legalización para los millones de indocumentados.
Desde que la ley de Alabama entró en vigor, el 29 de septiembre, las iglesias evangélicas que operan en el estado han visto abrumadas el miedo en el rostro de los feligreses hispanos y han sido testigos del éxodo de familias completas que llevaban años en ciudades y pueblos de ese estado.
Los religiosos también fustigaron la inacción del gobierno federal en no haber previsto la precariedad del sistema nacional de inmigración y haber buscado soluciones a nivel legislativo.
"Un error"
"Como republicano y evangélico, he venido aquí para decir a Alabama que esta ley es un error que separa a las familias”, dijo el reverendo Jim Tolle, Pastor Principal de la Church on the Way de Los Angeles, California.
El reverendo Danny De León, pastor de la Iglesia del Calvario de Santa Ana, también en California, y quien preside el Congreso Nacional Hispano Pentecostal, dijo criticó el papel que han desempeñado los líderes políticos de Alabama y dijo que muchos “cuando piden que laven sus automóviles, cuidan sus casas o arreglan sus jardines no se detienen para ver si tienen una tarjeta verde”.
“Ahora están tratando de ejecutar una ley draconiana”, añadió. “Pero es un poco tarde. La iglesia en Alabama debe elevarse unida para decir que vamos a arreglar lo que está roto. Pero mientras tanto, vamos a cuidar de los seres humanos que sufren y están siendo devastados por esta ley”.
“Lo que realmente me preocupa como pastor es la devastación de muchas familias”, apuntó De León. “Si alguien sale a proteger a estas familias, ese alguien deben ser las iglesias".
En los mismos términos se expresó el reverendo Noel Castellanos, presidente de la Asociación para el Desarrollo de la Comunidad Cristiana. "Estoy casado con una mujer de Alabama que me ha traído al estado en los últimos 27 años. Durante este tiempo he visto que la población hispana en Alabama comenzó sin nada. Y a medida que la población hispana creció, muchos de mis amigos y familiares aquí hablan muy positivamente de sus contribuciones, tanto cultural como económicamente al estado. Por lo tanto, fue una gran sorpresa cuando empecé a oír hablar de la nueva ley de inmigración y su impacto en muchas familias, y en los niños que viven en esta comunidad”.
“Como hispano, y más importante aún como cristiano, me siento obligado a hablar en contra de los efectos negativos que esta ley está teniendo en nuestra comunidad", dijo Castellanos.
El reverendo Robert Robert Gittelson, co-fundador del Movimiento Conservador para la Reforma Integral de Inmigración, dijo que lo que está ocurriendo en Alabama “es trágico” y refleja la existencia de “un sistema federal de inmigración roto”, y urgió a ambos partidos, tanto republicanos como demócratas, a lograr un acuerdo bipartidista para sentar las bases de un acuerdo que garantice la aprobación de una reforma migratoria comprensiva.
©Univision.com*
Comentarios