Holder: nunca debió ocurrir 'Rápido y Furioso'

Univision.com | Nov 08, 2011 | 2:43 PM

Perdiendo la batalla

WASHINGTON - El procurador general Eric Holder exigió al Congreso cumplir con su responsabilidad de ayudar a resolver la “crisis de seguridad pública” del tráfico ilegal de armas a México y poner fin a los “juegos políticos cínicos” por “Rápido y Furioso”.
Holder, quien testificó ante el Comité Judicial del Senado, señaló que el Congreso debe dotar a la Administración contra el Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) de herramientas legales y de presupuesto suficiente para cumplir con su mandato.
“Estamos perdiendo la batalla para detener el flujo ilegal de armas a México. Eso significa que tenemos la responsabilidad de actuar”, señaló el secretario de Justicia de Estados Unidos.
“Por desgracia, la Cámara de Representantes votó este año para dejar a los agentes en la oscuridad cuando individuos compran múltiples armas semiautomáticas en armerías de la frontera suroeste”, acotó.
"No volverá a ocurrir"
Holder señaló que “Rápido y Furioso”, operación a través de la cual agencias federales de Estados Unidos permitieron la entrada ilegal de armas a México para rastrearlas, nunca debió haber ocurrido y no debe volver a ocurrir.
“Quiero ser claro: cualquier instancia de ‘dejar caminar las armas’ es inaceptable. Está operación fue defectuosa en su concepción, así como en su ejecución”, señaló.
Holder dijo que quería saber por qué y cómo las armas que deberían haber estado sometidas a estricta vigilancia terminaron en manos de los carteles de la droga mexicanos.
Holder lamentó que los efectos de “Rápido y Furioso” se sentirán durante muchos años, al continuar apareciendo en escenas de crímenes las armas que fueron contrabandeadas.
No obstante deploró las acusaciones “inexactas e irresponsables” sobre su conocimiento de la operación y señaló que está decidido a ir más allá de los “cínicos juegos políticos” de figuras en Washington, aunque no mencionó nombres.
El procurador, quien ha sido acusado por los republicanos de ofrecer información engañosa de su conocimiento del operativo, externó su compromiso de llegar a la verdad y de hacer que el legado de la operación vaya más allá de las acusaciones.
Durante una comparecencia ante el Congreso en mayo, Holder dijo haber “escuchado de Rápido y Furioso en las últimas semanas”. En la nueva audiencia aclaró que se enteró en enero y que tomó medidas para que se investigara y no se repitieran las tácticas.
Holder debe testificar el 8 de diciembre ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes.
“Rápido y Furioso”, que permitió la entrada de más de dos mil armas a México, es objeto de una investigación del Inspector General del Departamento de Justicia y el mes pasado se dio a conocer la existencia del operativo “Receptor Abierto” en que 350 armas entraron a México de 2006 a 2007.

Información incorrecta

En agosto, el Departamento de Justicia reemplazó a tres funcionarios que tuvieron un papel preponderante en la investigación del tráfico de armas: el director en funciones de ATF, el fiscal federal en Arizona y su predecesor que trabajó en la investigación del tráfico de armas. El inspector general del departamento sigue investigando el caso, a pedido de Holder.
Grassley mencionó una carta del departamento de Justicia y dirigida al senador en febrero según la cual los agentes federales hacer "todo lo posible" para interceptar armas adquiridas ilegalmente y evitar su envío a México.
Holder dijo que la carta se basaba en información incorrecta y añadió, "lo lamento". El secretario de Justicia indicó que la información incorrecta fue suministrada por la oficina de la fiscalía federal en Phoenix y la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego y Explosivos (ATF por sus siglas en inglés).
Respecto al fracaso de Rápido y Furioso, Holder dijo que "desgraciadamente, sentiremos sus efectos durante años a medida que las armas perdidas en tránsito siguen apareciendo en lugares de delitos tanto aquí como en México".
Los responsables
Varios agentes de ATF declararon haber recibido órdenes de sus superiores de permitir que los compradores testaferros abandonaran la armería situada en la zona de Phoenix con fusiles automáticos AK-47 y otras armas al parecer enviadas a los carteles de la droga de México, en lugar de detener a los compradores y confiscar las armas en el lugar.
El objetivo era seguir la pista de las armas hasta que fueran a parara a manos de los líderes de la banda, que desde hace tiempo han burlado las gestiones de la justicia. Empero, ATF perdió el rastro de unas 1.400 de más de 2.000 armas envueltas en la operación y cuya adquisición atrajo las sospechas de los investigadores de Rápido y Furioso.
La investigación de Grassley sacó a la luz a principios de año los problemas de Rápido y Furioso. El senador republicano John Cornyn interrogará a Holder sobre si los agentes federales en Texas adoptaron la misma y polémica táctica utilizada en Arizona en la Operación Rápido y Furioso, llamada comúnmente "armas que andan".
Hace un mes, la AP informó además que varios centenares de armas acabaron en manos de narcotraficantes mexicanos mediante una operación iniciada en el 2006 bajo el nombre en clave Wide Receiver, dirigida por la oficina de ATF en Tucson, Arizona.
©Univision.com
Commentarios