Gobierno de Honduras denuncia que policías empeñaban armas

EFE | Nov 07, 2011 | 5:52 PM

Depuración policiaca

TeEGUCIGALPA-  El Gobierno de Honduras informó que agentes de la Policía en Tegucigalpa empeñaban sus armas de reglamento y las que decomisaban por porte ilegal, una denuncia que tiene lugar cuando ese organismo de seguridad es investigado y está en proceso de depuración.
En rueda de prensa, el secretario de Seguridad, Pompeyo Bonilla, informó que, de acuerdo con una investigación, parte de unas 30 armas, entre oficiales y decomisadas, que se habían extraviado de una estación policial de Tegucigalpa fueron recuperadas de casas de empeño.
Inventario de arsenal
Bonilla, indicó, además, que el presidente Porfirio Lobo le dio instrucciones de levantar un riguroso inventario del armamento en todas las estaciones policiales a nivel nacional, incluyendo el país de fabricación y número de serie de las armas.
Esta denuncia se suma al extravío de 300 fusiles y 300.000 proyectiles de la sede de la fuerza especial "Cobras" en Tegucigalpa, algo que al parecer viene desde 2009, aunque trascendió hasta agosto pasado, según informó la semana pasada el portavoz de la Secretaría de Seguridad, Silvio Inestroza.
Según Bonilla, el descubrimiento de nuevas irregularidades en la Policía Nacional se produjo durante la "Operación Relámpago", que está en vigor desde el pasado 1 de noviembre, con la presencia de policías y militares en las calles para contrarrestar la ola de criminalidad que vive el país.
Sobre el extravío de armas, Bonilla dijo que se ha solicitado a las autoridades de Guatemala y México que faciliten información sobre las que le han incautado a bandas criminales de esos países, para cotejar si entre ellas hay algunas del inventario hondureño.
Bonilla también solicitó a la población que coopere denunciando cualquier irregularidad en la que estén implicados policías.
La Policía hondureña está siendo investigada y en proceso de depuración tras la implicación de al menos siete agentes y un suboficial en el asesinato de dos universitarios el 22 de octubre pasado, uno de ellos hijo de la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), Julieta Castellanos.
Cuatro de los implicados en el doble crimen en Tegucigalpa están prófugos desde el 28 de octubre, por lo que la Policía ha ofrecido una recompensa a quien facilite información sobre su paradero.
©EFE
Commentarios