Murieron tres empleados de la ONU tras atentado en Kandahar

EFE | Oct 31, 2011 | 7:32 PM

Ataque iba dirigido a organización estadounidense

Cuatro víctimas mortales dejó como saldo un atentado suicida, mediante un camión bomba ocurrido en Kandahar (sur de Afganistán), de las cuales tres eran empleados de la agencia de la ONU de ayuda a los refugiados, confirmó la propia institución desde su sede en Ginebra.
El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) precisó que además otros dos empleados fueron heridos en el ataque en el que hubo explosiones y tiroteos.
El principal blanco del atentado era el International Relief and Development (IRD), una organización de Estados Unidos dedicada a la ayuda al desarrollo en Kandahar y cerca de la cual se encontraban las instalaciones de la agencia de Naciones Unidas.
"Estamos intentando entender las circunstancias del ataque de hoy, pero el hecho es que personas que trabajaban para nosotros han sido heridas y asesinadas, y que el funcionamiento de nuestra oficina en Kandahar ha quedado interrumpido", confirmó la entidad, después de que un portavoz de la ONU en Afganistán asegurara en un primer momento que no había víctimas del ACNUR.
"Esta es una tragedia para el ACNUR y para las familias de los fallecidos y heridos", lamentó el responsable de esta institución, Antonio Guterres, a través de un comunicado.
Sostuvo que esta situación revela una vez más el riesgo permanente en el que viven los cooperantes en Afganistán.
El ACNUR está presente en Afganistán desde hace treinta años y desde entonces ha facilitado el retorno de millones de refugiados y aportado asistencia básica a personas que habían sido desplazadas por la fuerza dentro del país.
Solicitan protección
Más tarde, el Consejo de Seguridad de la ONU condenó enérgicamente el atentado suicida y pidió al Gobierno afgano que siga protegiendo a su personal e instalaciones en el país.
"Los miembros del Consejo de Seguridad piden al Gobierno de Afganistán que lleve ante la justicia a los responsables del ataque y que siga dando todos los pasos necesarios para proteger al personal y las instalaciones de la ONU en el país", señaló ante la prensa la presidenta de turno del Consejo, la nigeriana U. Joy Ogwu.
La diplomática leyó un comunicado acordado por unanimidad por los miembros del máximo órgano internacional de seguridad, en el que condenaron "en los términos más enérgicos" el ataque contra la sede de la ONG estadounidense International Relief and Development (IRD), situada junto a las oficinas del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).
"Los trabajadores humanitarios han operado en Afganistán durante décadas. Se enfrentan a inmensos riesgos personales para ayudar a las personas más vulnerables", añadió la embajadora nigeriana, que reiteró el apoyo del Consejo de Seguridad "al trabajo crucial que realiza la ONU en beneficio de todos los afganos".
©EFE
Comentarios