Análisis: Marco Rubio doblegado pero no vencido

Univision.com | Oct 31, 2011 | 4:04 PM

Especial de Jordan Fabian para Debate Latino

Marco Rubio está sintiendo la tensión.
Rubio, un senador novato en el Congreso, está siendo examinado con un escrutinio apropiado para un postulante a la Casa Blanca o nominado a un puesto en un gabinete presidencial.
Sin duda alguna, esta especial atención se debe a que es la estrella más prometedora del Partido Republicano, una que sus partidarios esperan pueda crear el puente entre el GOP y los votantes latinos.
La semana pasada, el Washington Post reveló documentos que demostraban que la familia del senador vino a Estados Unidos en 1956, dos años y medio antes de que el régimen comunista de Fidel Castro tomara el poder en Cuba, desmantelando la afirmación de Rubio de que "viene de una familia de exiliados". Otro reportaje del St. Petersburg Times brinda más evidencias de que su familia vino a Estados Unidos por razones económicas, no como exiliados políticos.
De igual forma, es imposible dejar a un lado su trifulca de alto perfil con la cadena Univision por un reportaje publicado en julio que revelaba que su cuñado fue culpado de traficar cocaína.  
En conjunto, estos reportes han significado golpes para Rubio, quien se ha beneficiado de una benevolencia mediática desde que irrumpió en el escenario nacional en 2010. Han demostrado que el senador de Florida tergiversó datos cruciales en la narrativa de su familia que usó para lanzar su carrera política.
Bagaje político
Parte del atractivo de Rubio es que era visto como un político que carecía de la clase de bagaje, que puede perjudicar una campaña nacional. Eso se acabó.
Y también han surgido dudas nuevas sobre la habilidad de Rubio de atraer a los votantes latinos más allá de su base cubano-americana.   
“Al elevar sus raíces cubanas sobre la aparente realidad del éxodo más convencional de sus padres, Rubio corre el riesgo de generar un punto de tensión con los votantes latinos del país  — la mayoría de los cuales son de origen mexicano, y tienen amigos inmigrantes y ascendentes que no tienen acceso al estatus legal inmediato que se les concede ahora a los cubanos que llegan a Estados Unidos”, dijo el Washington Post esta semana.
Rubio ha dicho que no tiene interés en ser el candidato a la vicepresidencia en las elecciones de 2012.
Sin embargo, hay una alta probabilidad de que el candidato que gane la nominación el año que viene le pida que se sume al equipo.  
Toda esta atención puede hacer que el precandidato que gane la contienda actual piense dos veces el ofrecerle ir en dupla. Después de todo, si Rubio acepta la nominación, el escrutinio va a aumentar.
Aguatando el chaparrón
Pero, hay otros factores que sugieren que Rubio va a sobrevivir la tormenta.
Los hechos no mienten. Rubio es un político joven, carismático quien articula una visión conservadora del gobierno como pocos en su partido.
Su equipo también ha hecho un buen trabajo de manejar agresivamente las secuelas del último chaparrón. Han sido capaces de responder a los alegatos con un mensaje central, acertando firmemente que la familia de Rubio es ciertamente exiliada, ya que, el comunismo de Castro es lo que los mantuvo fuera de su país natal para siempre. El incidente también ha alebrestado a la base conservadora de Rubio y a la comunidad cubano-americana del sur de Florida.  
No obstante, la fecha de la más reciente ronda de historias puede beneficiar a Rubio, en vez de descalificarlo. Esto les da a los líderes del Partido Republicano el tiempo suficiente para considerar todas las consecuencias de otorgarle un cargo, antes de que la campaña comience de verdad.
“El Sr. Rubio está degustando su primera probada de la vida como el centro de atención, y es mejor que esto haya ocurrido ahora si va a ser el postulante a la vice-presidencia”, dijo el Wall Street Journal esta semana.
No queda duda que Rubio ha caído un poco. Pero si crees que eso significa que llegó a su final, estás equivocado.
©Univision.com
Comentarios