Ortega impulsó recuperación económica de Nicaragua, pero sigue la pobreza

AFP | Oct 30, 2011 | 2:32 PM

Las promesas de Ortega

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, que busca la reelección en los comicios del próximo domingo, logró un crecimiento económico con la ayuda de su aliado Venezuela, y apaciguó temores de empresarios y organismos financieros, pero la pobreza sigue golpeando a los nicaragüenses.
La promoción de inversiones para generar empleos y financiamiento para el sector agropecuario, base de las exportaciones, centran las promesas en el campo económico del gobernante, quien tiene un 48% de intención de votos contra 30% de su principal rival, el empresario Fabio Gadea, según la última encuesta de Cid Gallup.
A poco de concluirse el presente quinquenio presidencial, la economía nicaragüense reporta una meta de crecimiento de 4% para 2011, que "si bien es cierto no es óptima, tampoco es deficiente y es de las más altas de la región", estimó el analista económico y ex embajador de Ortega en Estados Unidos, Arturo Cruz.
Al asumir en 2007 el mando por segunda vez, Ortega era temido por el sector empresarial, con el que tuvo una relación conflictiva cuando gobernó de 1979 a 1990 en la revolución sandinista, época de centralismo económico, fuerte intervención del Estado y confiscación de propiedades.
Para calmar las preocupaciones, Ortega se comprometió a mantener la estabilidad macroeconómica, respetar la propiedad privada y continuar el ajuste estructural diseñado por los organismos multilaterales, por lo que los empresarios empezaron a hacer negocios.
Pese a la retórica contra Estados Unidos, el presidente izquierdista preservó un acuerdo de libre comercio con Washington, que criticó fervientemente cuando estaba en la oposición, y firmó tratados con la Unión Europea, Panamá y Chile, en busca de mercados.
Las exportaciones crecieron entre 20% y 30% en estos cinco años, y para 2011 se esperan ventas por unos 2.000 millones de dólares. Estados Unidos es el principal destino de los productos nicaragüenses, seguido de Venezuela, que emerge como un importante socio comercial.
Nicaragua se sumó a la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), liderada por el presidente venezolano Hugo Chávez, que suministra petróleo en condiciones de pago preferencial y cuya cooperación con Nicaragua -más de 1.600 millones de dólares desde 2007- es vital para la economía y planes sociales del país.
Las inversiones, que en el gobierno liberal de Enrique Bolaños (2002-2007) eran de 250 millones de dólares anuales, superan los 500 millones actualmente, según la Fundación para el Desarrollo Económico y Social (Funides, privada).
El gobierno "ha dado señales correctas" a los inversionistas, pero se necesita dar "golpes de timón" en otras áreas y buscar más consensos, porque urge atraer más inversión extranjera, dijo a AFP Mario Arana, director de Funides y presidente del Banco Central en el gobierno de Bolaños.
¿Logrará la reelección?
La inflación --que en los años 80 llegó a 33.000%-- fue de 4,9% de enero a septiembre de 2011, en tanto las reservas internacionales rondan los 2.000 millones de dólares, cifra récord para la economía más pequeña de Centroamérica.
A pesar de una mejoría macroeconómica, Nicaragua es el segundo país más pobre de América después de Haití, con un 45% de los 5,8 millones de nicaragüenses en pobreza. Miles siguen emigrando en busca de empleo, sobre todo a Costa Rica.
"Hoy en día somos el país más pobre y vulnerable" y con "menor ingreso per cápita de la región", dijo el presidente de Funides, José Baltodano. Para erradicar la pobreza se necesita un crecimiento del 6 al 7% anual, agregó.
Pero Baltodano advierte que la "deficiente institucionalidad" del país frena el desarrollo, por lo que urgió un a un cambio de actitud "en el ejercicio del poder", a despolitizar la justicia y a dar "credibilidad" al sistema electoral.
El combate a la pobreza, con inversión y apertura de mercados, podría malograrse si las elecciones no son "creíbles" y se agrava la situación en Estados Unidos, advirtió Baltodano.
La oposición denunció actos fraudulentos en los comicios municipales de 2008, en los que el FSLN resultó victorioso.
©AFP
Commentarios