Desmantelan la última bomba atómica de la Guerra Fría

AFP | Oct 25, 2011 | 1:49 PM

'El mundo estará más seguro'

WASHINGTON, DC - Expertos nucleares del estado de Texas se preparaban el martes para desmantelar la más antigua, grande y poderosa bomba del arsenal estadounidense de la era de la Guerra Fría.
La última bomba B-53 -construida en 1962, el año de la Crisis de los Misiles con Cuba- será desmontada en la planta Pantex, cercana a la localidad de Amarillo, el único lugar en Estados Unidos donde actualmente se construyen, mantienen y desmantelan armas atómicas.
De color gris, 4,500 kg de peso y del tamaño de una camioneta, el dispositivo tenía el poder de borrar de la faz de la Tierra, con sus nueve megatones de potencia, una zona metropolitana entera al ser lanzada desde un bombardero B-52.
De hecho, la bomba que destruyó la ciudad japonesa de Hiroshina, en los últimos días de la segunda Guerra Mundial, encerraba una potencia mucho menor.
El desmantelamiento de esta bomba es "significativo en razón de que se trata de la última de este tipo de armas multimegatónicas que las potencias nucleares solían construir durante la Guerra Fría", dijo Hans Kirstensen, director del proyecto de información nuclear de la Federación de Científicos de Estados Unidos, a la AFP.
"El mundo será un lugar más seguro tras el desmantelamiento de esta arma", dijo de su lado Thomas D'Agostino, director de la Administración Nacional de Seguridad Nuclear, en un comunicado difundido por Pantex.
©AFP
Comentarios