Exigen a Obama que diga la verdad sobre Comunidades Seguras

EFE | Oct 24, 2011 | 7:48 PM

Crece preocupación por el elevado número de deportados por el gobierno

WASHINGTON - Una coalición de activistas pro reforma migratoria anunció una petición nacional para exigir que una funcionaria de alto rango de la Casa Blanca “diga la verdad” sobre un controvertido programa de deportación de inmigrantes indocumentados.
La campaña de presión está dirigida contra la directora de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, después de que la funcionaria defendiera el controvertido programa Comunidades Seguras en el documental “Lost in Detention”, transmitido el martes pasado por la cadena televisiva PBS.
Comunidades Seguras, que será ampliado a todo el país para 2013, fue puesto en marcha en 2008 por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) con el objetivo de deportar a delincuentes peligrosos, a los detenidos en la frontera y a quienes continúen violando las leyes de inmigración.
Bajo ese programa, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) comparte las huellas digitales de todo detenido con el DHS.
Bajo fuertes criticas
Pero Comunidades Seguras ha sido objeto de críticas de grupos cívicos y religiosos porque, según cifras oficiales, también se ha utilizado para deportar a personas por infracciones menores.
En la petición, puesta en marcha el lunes por la coalición encabezada por Presente.org, los activistas piden que Muñoz “denuncie” ese programa, regrese a sus raíces y retome su papel en la lucha “por la justicia".
Como ex vicepresidenta del Consejo Nacional de la Raza (NCLR), Muñoz “era una defensora de los derechos de los inmigrantes. Ahora es la principal defensora de fallidos programas como Comunidades Seguras que son responsables del encarcelamiento inhumano de centenares de miles de inmigrantes”, reza la petición.
Familias separadas
En el documento, colgado en la página web de “Presente.org”, la coalición recuerda que la otrora activista de NCLR vio de cerca las luchas y el “terrible dolor que el fallido sistema de inmigración ha ocasionado” entre la comunidad inmigrante.
Entre esos efectos citaron la fragmentación de familias, el abandono de niños en Estados Unidos por la deportación de sus padres indocumentados, la discriminación y “un clima de odio” contra los inmigrantes.
Tras ser nombrada en 2008 como el “brazo derecho” del presidente Barack Obama en asuntos de inmigración, Muñoz se ha convertido en “la principal defensora latina de políticas migratorias que han devastado a nuestra comunidad”, según la queja de los activistas.
“Es hora de que regreses a tu comunidad. Es hora de que digas la verdad y dejes de defender lo indefendible”, continuó la petición.
Defienden a Muñoz
En declaraciones a Efe, un funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato, consideró que las críticas a Muñoz son inmerecidas porque no toman en cuenta, por ejemplo, las diversas modificaciones al programa Comunidades Seguras.
El pasado 17 de junio, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) anunció varios cambios, incluyendo una mayor capacitación para la policía local, la aplicación del programa con apego al respeto de los derechos civiles, y foros comunitarios para recabar recomendaciones del público.
Además de dar prioridad a la expulsión de personas con antecedentes penales o que suponen un peligro para la seguridad nacional, el DHS impone “multas a empleadores que se aprovechan de los trabajadores indocumentados”, dijo la fuente.
Agregó que Obama “ha luchado avanzar el Dream Act y una reforma migratoria amplia en el Congreso”, si bien recae en el Legislativo la tarea de cambiar las leyes.
Programa bajo la lupa
Un informe del Instituto Warren de la Facultad de Leyes de la Universidad de California Berkeley, divulgado la semana pasada, indicó que, de todos los detenidos bajo Comunidades Seguras, solo la mitad obtiene una audiencia ante un juez y de éstos, sólo una cuarta parte tiene un abogado presente en la audiencia.
La Administración Obama ha deportado a más de un millón de indocumentados desde 2009, lo que supone un nuevo récord.
Según ICE, al término del año fiscal 2011, el pasado 30 de septiembre, se deportaron 396,906 inmigrantes indocumentados.
©EFE
Commentarios