¿Es 'Ocupemos Wall Street' la nueva izquierda?

AFP | Oct 19, 2011 | 5:01 PM

Lo opuesto al Tea Party

¿"Occupy Wall Street" será el nuevo "Tea Party" de izquierda?. El presidente Barack Obama arriesgó el martes la comparación entre ambos movimientos populares, pero los manifestantes montan en cólera cuando se los compara y en realidad las diferencias son numerosas.
Los expertos convergen en un punto: los dos movimientos nacieron de una misma frustración, "lLa del estancamiento económico", explicó a la AFP Julian Zelizer, profesor de historia política en la universidad de Princeton.
El "Tea Party" nuclea desde 2009 a grupos conservadores eclécticos, imponiéndose rápidamente en el paisaje político estadounidense con la defensa de "un tema: la reducción de los déficit" y, al igual que "Occupy Wall Street" (OWS), se apoya en internet para difundir su mensaje y en actos locales.
OWS ha sido impulsado además por manifestaciones populares, con las que se identifican los estadounidenses afectados por la crisis económica.
El martes Obama declaró que comprende "la cólera que se expresa" en las manifestaciones anti Wall Street. "En cierta forma, no son tan diferentes de algunas expresiones que vimos provenientes del Tea Party", agregó.
Sin embargo, los dos grupos tienen una ideología "muy diferente", subrayó Robert Shapiro, especialista en política de la universidad de Columbia.
El "Tea Party" reclama "menos regulaciones, menos Estado, recortes en los programas económicos y sociales", recordó.
"Desde el comienzo estuvo apoyado por algunos congresistas republicanos y todavía influye sobre el debate político", agrega Julian Zelizer.
Pero el grupo de la extrema derecha republicana reivindica los "principios y valores estadounidenses tradicionales" en un documento enviado en los últimos días a sus miembros, para criticar las manifestaciones contra la especulación financiera en Wall Street.
Ocupemos Wall Street, que rápidamente encontró un eco internacional, critica las crecientes desigualdades entre el 1% más rico y el 99% del resto de la población, así como la supuesta codicia de Wall Street y de las grandes empresas.
Pero el grupo sin liderazgo no pide nada y rechaza la comparación con un "Tea Party" que "no quiere la revolución sino una vuelta al pasado". "Tratamos de mantenernos independientes, de no tener relaciones cercanas con ningún partido político", explicó a la AFP uno de sus portavoces, Mark Bray.
"Nuestro objetivo es crear una voz independiente", porque "vista la experiencia pasada con Obama y (su predecesor George W.) Bush, ya no podemos partir del principio de que responderán suficientemente a nuestras necesidades", agregó.
Nadie se aventura todavía a pronosticar cuál será su impacto en la campaña para la elección presidencial de 2012.
Pero el éxito de OWS, que desde el 17 de setiembre ocupa simbólicamente una plaza en las cercanías de la bolsa de Wall Street en Nueva York, irrita al "Tea Party", que ve en el movimiento a una banda de jóvenes izquierdistas sucios que no respetan las leyes.
"Las reuniones del Tea Party siempre son seguras y limpias", se lee en la página en internet de los "Tea Party Patriots". "Contrariamente a lo que sucede en Nueva York, nunca hubo (...) arrestos individuales o colectivos en los miles de tea parties organizados a lo largo del país (...) Se respetan las leyes y no se detesta a la policía, no se degrada a nadie. Basta con mirar la televisión para ver el contraste con los ocupantes de Wall Street", agrega el texto, firmado por dos de los fundadores de los Tea Party Patriots.
©AFP
Comentarios