Los contrastes en la vida de Cristina Fernández

Notimex | Oct 15, 2011 | 8:32 PM

Sus éxitos y sus debilidades

BUENOS AIRES- La presidenta argentina Cristina Fernández enfrenta el mejor momento de su carrera política sumida aún en el luto por una repentina viudez y con problemas de salud que ensombrecieron la recta final de su campaña a la reelección.
La mandataria disfruta de una nueva luna de miel con los argentinos, ya que las encuestas le anticipan una contundente victoria en las elecciones presidenciales del próximo 23 de octubre, en las que sería reelecta con entre el 52 y 57 por ciento de los votos.
Además, su liderazgo político es reconocido tanto en Argentina como en foros internacionales, a lo que se suma la posibilidad de recuperar la mayoría en el Congreso, lo que le permitiría gobernar con comodidad por otros cuatro años a partir del 10 de diciembre próximo.
El éxito político contrasta de lleno con su vida personal, ya que el 27 de octubre de 2010 murió, en sus brazos y de manera repentina, su esposo y antecesor en la Presidencia, Néstor Kirchner, con quien estuvo casada durante 35 años.
Su intensa carrera política
Además de tener dos hijos, los Kirchner Fernández construyeron una intensa carrera política conjunta y desde 2003, cuando él asumió la Presidencia de Argentina, se convirtieron en la pareja más poderosa de este país sudamericano.
Desde que murió el ex presidente Kirchner, su viuda viste de riguroso negro y llora cada vez que lo menciona en discursos en los que suele resumir los logros que tuvo su gobierno, además que siempre recuerda que ambos tuvieron “una historia de amor”.
La tristeza de Fernández pareció aminorar en julio pasado, cuando anunció que la mujer de su hijo mayor, Máximo, estaba esperando un hijo que sería su primer nieto.
Pero la alegría presidencial duró poco, porque dos semanas después la joven perdió el embarazo y la mandataria volvió a llorar en público.
Paradojas en su vida
De manera paradójica, cada nueva mala noticia relacionada con la presidenta se tradujo en el incremento de su popularidad, sobre todo después de las elecciones primarias de candidatos que ganó en agosto pasado con el 50 por ciento de los votos.
Esta semana, en la recta final de la campaña, los problemas de hipotensión que Fernández padece desde hace años volvieron a aparecer y causaron preocupación en el entorno familiar y en el político.
Desde que murió Kirchner, la presidenta ha tenido tres episodios de baja presión que la han obligado a cancelar incluso giras internacionales y, aunque luego se muestra fuerte y saludable, se abren dudas sobre su capacidad física para seguir gobernando.
Además, la víspera, cuando apenas estaba retomando sus actividades públicas luego de ser obligada a descansar durante dos días por sus médicos, la presidenta volvió a cancelar su agenda ante la intempestiva muerte del novio de su cuñada, Alicia Kirchner.
Así, en recuperación y sufriendo por una nueva pérdida, Fernández enfrenta la última semana de una campaña electoral que puede culminar convirtiéndola en la presidenta más votada de país sudamericano desde la recuperación de la democracia.
©Notimex
Commentarios