Activistas insisten en bloquear la HB 56 para detener daños irreversibles

Univision.com* | Oct 07, 2011 | 11:00 AM

Reiteran que la solución está en la reforma migratoria comprensiva

Activistas por los derechos de los inmigrantes insistieron el jueves en que la ley migratoria de Alabama debe ser frenada para evitar que cauce mayores daños a los derechos de miles de niños ciudadanos estadounidenses hijos de padres indocumentados.
Durante una conferencia telefónica, dirigentes de organizaciones nacionales y estatales pro inmigrantes y de derechos civiles volvieron a fustigar la que consideran como la “ley más dura en su tipo en el país”, e indicaron que sus efectos están alcanzando “proporciones alarmantes”.
Agregaron que la negativa del tribunal federal de dar curso a una petición de emergencia para bloquear la HB 56 “ha vuelto terrible” la situación para los niños y las familias de inmigrantes del estado de Alabama.
Miles de afectados
Los dirigentes, unidos en una coalición integrada por educadores, organizaciones que proporcionan asistencia jurídica a inmigrantes, activistas y líderes de grupos defensores de los derechos de los niños, dieron a conocer historias registradas tras la puesta en vigor de la HB 56 la semana pasada y advirtieron el fuerte número de familias que están siendo afectadas por la medida.
"Una crisis se está desarrollando aquí en Alabama y los niños, más que ningún otro segmento, se encuentran atrapados bajo fuego cruzado”, dijo Mary Bauer, directora legal del Southern Poverty Law Center.
El Southern Poverty Law Center (Centro Nacional de Leyes de Inmigración), junto a otros grupos de derechos civiles, puso en funcionamiento la semana pasada un número de teléfono gratis, 1(800) 982-1620, para que los inmigrantes y ciudadanos denuncien los atropellos cometidos por las autoridades en la ejecución de la ley HB 56.
“Ya hemos recibido cerca de 2 mil llamadas en menos de una semana”, dijo Bauer. “Muchas de las llamadas son profundamente inquietantes y pintan un panorama sombrío de las consecuencias de esta ley mal concebida”.
El fallo de Blackburn
La semana pasada la juez de distrito Sharon Blackburn emitió un fallo en un documento de 115 páginas y permitió que las policías de Alabama detengan a sospechosos de ser indocumentados si tienen una sospecha razonable para detenerlos por no tener papeles, y negarles una fianza.
Un día después la ley HB 56 entró en vigor.
La HB 56 creó la figura de un nuevo delito en Alabama que se aplica a indocumentados que gestionan una licencia de conducir o de negocios. Y obliga a las escuelas a verificar el estado migratorio de alumnos nuevos y padres de familia.
También invalida todos los contratos entre inmigrantes indocumentados y otra persona, excepto en situaciones en donde alguien se esté comprando comida, este recibiendo atención médica y se quede alojado por una noche.
Medidas cautelares
La jueza Blackburn, sin embargo, decretó algunas medidas cautelares, entre ellas que las autoridades no pueden detener a los inmigrantes indocumentados que asistan a las universidades públicas, suspendió la sección que criminalizaba a los inmigrantes indocumentados por buscar trabajo o trabajar como jornaleros en Alabama y bloqueó la sección que criminalizaba a otra persona que ocultara, diera albergue o transportara a inmigrantes indocumentados.
El diario The New York Times dijo que la ley migratoria de Alabama era una “vergüenza” para Estados Unidos.
Las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes afirmaron que desde la puesta en vigor de la HB 56 la gente está “abrumada por el miedo, los maridos temen llevar a sus esposas al  hospital para dar a luz, los enfermos se niegan a ir al hospital para recibir atención de emergencia, miles de niños aterrorizados no están asistiendo a las escuelas y quienes asisten están expuestos a un trato discriminatorio y están siendo acosados”, dijo Bauer.
El Centro Nacional de Leyes de Inmigración también apuntó que “sabemos de muchas localidades que no permiten que las familias de inmigrantes tengan acceso a los servicios de agua potable”.
Decisiones "desgarradoras"
Otros inmigrantes que llevan años instalados en Alabama, donde han hecho sus vidas y construido negocios, también están siendo afectados por la ley HB 56 y hacen planes para abandonar el estado. “Se enfrentan a una decisión desgarradora para evitar ser separados de sus seres queridos”, Pamela Long, profesora en la Universidad de Auburn, Montgomery. “"Estoy asistiendo personas con mucho miedo, entre ellos familias propietarias de pequeñas empresas y emplean a trabajadores y que pagan impuestos”, agregó.
“Todo el mundo está sufriendo y los niños son los más afectados. Es un día negro para Alabama y para Estados Unidos”, dijo el padre Jack Kane, director del Ministerio Hispano de la Arquidiócesis de Mobile y pastor de la iglesia católica de Santa María, en Opelika. “La ley HB 56 de Alabama deshumaniza a la gente y empuja a los niños a abandonar las escuelas”.
“Esta ley injusta no sólo afecta a los inmigrantes no autorizados, sino también a los niños ciudadano de Estados Unidos, quienes se llevan la peor parte”, advirtió Kane.
Ley "escandalosa"
En los mismos términos se refirió Wendy Cervantes, vicepresidente de First Focus, quien tildó la ley migratoria de Alabama de “escandalosa” y dijo que "como nación no debemos permitir que leyes como HB 56 nieguen los derechos fundamentales de los niños y les roben su futuro”.
Otros, como el reverendo Jaime Soto, obispo de la Diócesis de Sacramento, dijo que la Iglesia Católica “sigue pidiendo una solución nacional justa y humana del problema de la inmigración, y que ello pasa por una reforma migratoria en el Congreso.
“Nos preocupa que la falta de acción nacional sobre la reforma migratoria ha llevado a los estados a implementar medidas que en muchos casos están mal concebidas”, agregó. “La reforma migratoria no es sólo para los inmigrantes, es para la sociedad estadounidense”, dijo.
Soto apuntó que Estados Unidos “se convertirá en una mejor comunidad, más próspera y segura, a través de una reforma migratoria amplia y comprensiva”.
Impacto aterrador
El director del Foro Nacional de Inmigración (National Immigration Forum), Ali Noorani, señaló que Alabama estaba construyendo “la historia equivocada” y que “nadie gana” cuando con este tipo de leyes (como la HB 56) “un estado pisotea los derechos civiles de los inmigrantes y los ciudadanos de Estados Unidos”.
“El impacto sobre los niños y las familias es poco menos que aterrador”, argumentó Noorami. Y pidió a la clase política de Alabama “no hacer política con las vidas de los niños”, y que ello “va en contra de todos los valores que tenemos como estadounidenses", concluyó.
De acuerdo con un reciente informe publicado por el Pew Hispanic Center, publicado en febrero, en Alabama viven unos 95 mil inmigrantes indocumentados, quienes constituyen el 4.2% de la fuerza total de trabajo en este estado del sur.
©Univision.com*
Commentarios