Steve Jobs, el vendedor de ilusiones

Univision.com | Oct 06, 2011 | 6:40 PM
Steve Jobs no era un vendedor de aparatos electrónicos. Jobs era un vendedor de ilusiones. Vendía la ilusión del futuro, de un mundo conectado a través de la electrónica, los juegos, la música y hasta las películas animadas.
Jobs no solo promocionaba teléfonos celulares y tabletas, se vendía a sí mismo. Vendía la imagen de trabajo duro y dedicación a los detalles. El sueño de ser un universitario trunco que se convierte en la mente detrás de la compañía número uno del mundo.
Los productos de Apple no solo llenan una necesidad – tal vez creada por él mismo – de sus consumidores, también llenan sus ilusiones, sus esperanzas y por qué no, sus egos.
Poseer un producto de Apple es entrar en un cada vez más grande, pero aún exclusivo y selecto círculo que va desde las amas de casa que escuchan música mientras trabajan en el hogar, hasta expertos en tecnología moderna que pasan sus horas buscando como vulnerar un iPhone para instalarle programas no autorizados.
El éxito de Steve Jobs no solo radica en su capacidad de adelantarse a su tiempo y pensar “fuera de la caja” como él mismo decía, sino en lograr infundir a sus productos del poder de mover en los consumidores fibras emocionales que pocos productos logran hacer.
No en balde conocemos historias de estudiantes y profesionistas que le ponen nombre a su iPhone, que duermen con su iPod o que se declaran adictos a su iPad.
Cada lanzamiento de un iPhone o una iPad era un evento único esperado con ansia, en el que Jobs, como el maestro de ceremonias de un fino circo, conducía la presentación, llevando de la mano a periodistas y aficionados por igual a través del mágico mundo de las aplicaciones, los sistemas operativos cerrados y las tiendas de música.
Práctico soñador, con los pies bien plantados en la tierra, Jobs atribuía su capacidad de pensar diferente a una experiencia que tuvo en su juventud con la droga LSD.
Detallista hasta el cansancio, supervisaba cada paso del diseño y creación de todos sus productos, desde el registro de la patente – de las cuales poseía cerca de 300 – hasta las cajas y empaques finales.
Visionario, futurista, soñador y hasta tirano para algunos de sus empleados, Jobs era antes que otra cosa un hombre de negocios que supo detectar las necesidades de las personas antes de tiempo, y tuvo la visión y recursos para satisfacerlas.
Desarrolló en los 70’s el concepto de la computadora personal, y logró junto con Microsoft  - su eterno rival – inundar el mercado de la computación personal.
En 1984 con la Macintosh 128 facilitó la vida a los usuarios de computadoras al crear la interfaz gráfica navegable a través del mouse.
Es el mismo concepto que aplicó a productos posterior como el iPhone y la iPad: Sencillez y elegancia.
Amante de la música de Bob Dylan y Los Beatles, Jobs revolucionó la forma que tenemos de escuchar y comprar música con el reproductor iPod y la tienda iTunes. Los celulares nunca serán los mismos después del iPhone, el smartphone que todos quieren tener, y que la competencia anhela ser.
La joya de la corona es su tableta iPad, lanzada en 2010 y con la que promete crear una era "post-PC", donde la computación no solo sea personal, sino también portátil, sencilla y hasta divertida. Una transformación que ya no atestiguará, pero que seguramente anticipó en sus más alocados sueños tecnológicos.
©Univision.com
Comentarios