Temen que Ley de Alabama cause una crisis humanitaria

Notimex | Oct 06, 2011 | 6:07 PM

Legislación criminalizó la estadía indocumentada en EU

BIRMINGHAM - Los inmigrantes Mario Ogarra y Gloria Chavira se alistaban el jueves para abandonar Alabama y dejar atrás su empleo, vivienda, amigos y una historia de casi una década en esta entidad, donde se conocieron, casaron y formaron su propia familia.
El éxodo de la pareja, así como el de miles más de inmigrantes indocumentados a lo largo de los últimos días, se da tras la entrada en vigor, la semana pasada, de la ley migratoria HB 56 en Alabama.
La aplicación de esa ley está creando “una crisis humanitaria” en la entidad ante la súbita salida de miles de inmigrantes y del “ocultamiento” de cientos más, denunciaron este jueves activistas hispanos y organizaciones sindicales de maestros.
La m[as dura en EU
La ley autoriza a la policía de Alabama investigar el estatus migratorio de una persona y le otorga faculta para detenerla en caso de no estar autorizada a permanecer en Estados Unidos.
“Todo iba muy bien, Alabama había sido hasta ahora amable con nosotros, dijo Chavira, una inmigrante originaria de Orizaba, en el estado mexicano de Veracruz.
“Pero todo cambio desde que comenzó eso de la ley, y ahora pues ya no vale la pena seguir aquí”, indicó la mexicana de 31 años de edad.
“Lo hacemos por ella”, dijo Gloria, en referencia a su hija de cinco años de edad y que lleva el mismo nombre.
“Con esta ley (la HB 56), nos pueden detener y separarnos de ella, algo que no deseo ni imaginar, por eso nos vamos, para no correr el riesgo de que nos ocurra eso”, narró.
Pruebas de identidad
La HB 56 también obliga a los extranjeros residentes de Alabama portar siempre un documento que pruebe su estatus migratorio. Además prohíbe establecer contratos con indocumentados y exige a escuelas públicas recabar información sobre el estatus migratorio de los estudiantes cuando éstos se inscriban.
Cientos de trabajadores inmigrantes dejaron ya sus trabajos en los campos de hortalizas del norte y sur de Alabama, cientos más no se han presentado a sus empleos en el sector de la construcción, en restaurantes y en otros servicios.
Al menos dos mil niños abandonaron la escuela en Alabama por temor a ser deportados, tras la implementación de la ley, revelaron cifras del Centro de Leyes sobre la Pobreza en el Sur (SPLC) y del Departamento de Educación del estado.
"No vale la pena"
Tras la aplicación de la ley “decidimos que era mejor irnos”, comentó Mario Ogarra, quien llegó a Estados Unidos de Honduras hace 10 años. “No vale la pena arriesgar la posibilidad de que nos detengan a los dos, o a uno de nosotros y nos separen de la niña”, indicó.
La familia Ogarra Chavira empaca sus pertenencias y toma algunas previsiones para partir este viernes a probar suerte en Atlanta, Georgia, donde Gloria tiene familia, aunque también consideran Nueva York y Chicago, donde residen otros de sus parientes.
La pareja aceptó conversar con Notimex mientras esperaba tramitar una carta poder en las oficinas de la Coalición para los Intereses Hispanos de Alabama (HICA), una organización de ayuda a la comunidad hispana en esa entidad.
La carta poder autoriza a un amigo de los Oagarra Chavira a ostentar la patria potestad de su hija y a reclamar sus propiedades, en caso de la pareja fuera detenida en las próximas horas, durante su trayecto de salida de Alabama.
“Es una prevención, un seguro, no sabemos qué pueda pasar y no queremos que nuestra hija quede en manos del Estado”, dijo Gloria.
Oficina de ayuda
Durante toda esta semana, las oficinas de la HICA en Birmingham han estado repletas de inmigrantes tramitando cartas poder.
“Lo hacen para asegurar a sus hijos principalmente”, explicó Silvia Hoyos, la recepcionista de HICA que ordena y conduce las citas para que los inmigrantes puedan realizar el trámite con alguno de los abogados de esa organización.
Alrededor de 80 cartas poder se expiden en promedio cada día, informó Hoyos.
Víctor Cortez, de 25 años y originario de Ecatepec, en el central estado de México, gestionaba también su carta poder para autorizar a sus suegros a reclamar sus propiedades y la patria potestad de su hijo Víctor, de dos años, en caso de que él y su esposa fueran detenidos.
Sin embargo, Cortez afirmó que no saldrá de Alabama a pesar de que esta entidad ya ha dejó de ser “sweet home” (dulce hogar) que proclama la popular canción del grupo Lynyrd Skynyrd.
“Vamos a arriesgarnos a que nos detengan, pero lo que puede pasar es que nos regresen a México, pero mi hijo se quedaría en buenas manos, confió.
Prohíben contratos
Bajo la nueva ley, Cortez, quien vive en una casa móvil que adquirió en fecha reciente, no podrá ya en su condición de indocumentado establecer ningún contrato legal con entidades públicas en Alabama.
Eso le impide realizar asuntos tan simples y básicos como el de contratar el servicio de electricidad o agua.
“Poco a poco, Alabama se quedará sin indocumentados”, advirtió Yadira Gutiérrez, empleada de la tienda, restaurante y panadería “Gordos” en Birmingham.
“Nos vamos a ir yendo todos, sino es ahora por miedo a la policía, nos iremos porque ya no pudimos inscribir a nuestros hijos en la escuela, o no pudimos hacer alguna otra cosa”, indicó.
“Entonces vamos a ver qué hacen sin nosotros (...) verán entonces que si nos necesitan”, advirtió.
©Notimex
Commentarios