Se agrava escasez de trabajadores del campo

Univision.com* | Oct 05, 2011 | 1:09 PM

Agricultores de EU culpan a leyes estatales que combaten a los indocumentados

La aprobación de leyes locales para combatir la inmigración indocumentada está provocando el éxodo de miles de campesinos indocumentados en varios estados. Y los agricultores están advirtiendo al gobierno federal de Washington que las cosechas peligran porque los campos se están quedando sin trabajadores, situación que tendrá graves repercusiones en la economía estadounidense en el corto y mediano plazo.
Se registran éxodos en Arizona, Alabama, Georgia y Carolina del Sur. Los trabajadores huyen en busca de mejores condiciones de vida, y donde la policía no los detendrá si tiene la sospecha que se trata de individuos indocumentados y los entregue al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para ser deportados.
The Associated Press reportó este miércoles que la escasez de mano de obra agrícola dejó que se pudrieran cultivos en los campos después de que Georgia aprobó una ley contra la inmigración ilegal (HB 87). Y subrayó que el problema es grave y muestra la necesidad de reestructurar o ampliar el programa de trabajadores temporales, según dijo el comisionado de Agricultura de Georgia ante un panel de legisladores federales.
Peligran cultivos
Durante una audiencia en un subcomité del Senado sobre leyes de inmigración y trabajo agrícola, el comisionado Gary Black mostró un estudio donde se reveló que productores de cebolla, sandía y otros cultivos que se cosechan a mano en Georgia carecieron de más de 11 mil trabajadores durante sus cosechas de primavera y verano.
Los agricultores indicaron que la escasez de trabajadores se debió a la aprobación en la Asamblea de la ley de inmigración HB 87 de Georgia, que asustó a muchos trabajadores extranjeros que no tienen papeles de estadía legal en Estados Unidos y que componen la principal fuerza laboral en el campo.
Tras la aprobación de la ley, inspirada en la polémica SB 1070 de Arizona (promulgada en 2010 y que criminalizó la estadía indocumentada en ese estado fronterizo con México, un acto que en el resto del país con excepción de Alabama sigue siendo una falta de carácter civil no penal), el gobierno del estado anunció varios incentivos financieros para atraer a desempleados e incluso delincuentes en libertad condicional para que reemplazaran a los trabajadores migrantes recolectando cultivos, pero los resultados fueron negativos.
"Un robusto programa de trabajadores agrícolas invitados, diseñado adecuadamente, no reemplazará a los trabajadores estadounidenses", dijo Black en sus observaciones preparadas para la audiencia del Senado celebrada el martes. "Como muestra mi testimonio, en Georgia, incluso con las actuales tasas altas de desempleo, es difícil para los agricultores llenar sus necesidades de mano de obra", se lee en el reporte de The Associated Press.
De qué se trata
La ley migratoria de Georgia autoriza a la policía a verificar la situación migratoria de ciertos sospechosos y detenerlos si se encuentran ilegalmente en el país. También aplica penas a quienes dan transporte o refugio a inmigrantes indocumentados a sabiendas, y convierte en delito la presentación de documentos o información falsa al solicitar empleo.
Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes han advertido que la puesta en vigor de la ley HB 87 de Georgia conducirá a detenciones sobre bases étnicas o raciales, y perjudicará la economía del estado. Pero los defensores de la medida insisten que los inmigrantes ilegales son una carga excesiva para los recursos estatales.
Al igual que en Arizona, un juez federal tiene suspendidas las partes más polémicas de la ley HB 87.
“Y perjudicará los cultivos de cebolla, de eso no cabe ninguna duda”, dijo a Univision.com Tirso Moreno, de la Central de Trabajadores de Florida Central. “La ley de Georgia ahuyentó a miles de trabajadores que están buscando oportunidades en otros estados con leyes menos severas”.
Pérdidas millonarias
Un estudio presentado por el martes por Charles Hall, director de la Asociación de Cultivadores de Fruta y Vegetales de Georgia, y que se publicará próximamente, reveló que los agricultores de ese estado perdieron al menos $74.9 millones por cosechas no levantadas en primavera y verano.
Los granjeros señalaron que les faltó 40% del total de la fuerza de trabajo que necesitaban.
A comienzos de septiembre un importante grupo de agricultores estadounidenses aumentaron la presión sobre el Congreso para que considere, debata y apruebe una ley que permita la contrata de trabajadores invitados.
Los republicanos han hecho un asunto prioritario el combate a la inmigración sin papeles, pero la estrategia se está resquebrajando, dijo The Wall Street Journal en una nota editorial. El diario señaló que de acuerdo con datos de investigadores laborales, más de 1.4 millones de trabajadores del campo son empleados cada año. Y que el Departamento (Ministerio) de Trabajo calcula que más del 50 por ciento no tienen papeles de estadía legal, pero los agricultores subrayan que el porcentaje es superior a 75%.
Trabajos que nadie quiere
La presión que ejercen los agricultores estadounidenses “representa un  reconocimiento” a una fuerza laboral nacida en el extranjero, sea legal o no, escribió The Wall Street Journal. Y agregó que la mayoría de los trabajadores estadounidenses han evitado los empleos en el campo porque muchos son de naturaleza estacional o migratoria. Y físicamente son tareas tremendamente agotadoras.
Los agricultores insisten en que la solución al problema pasa por una reforma migratoria comprensiva y urgieron al Congreso a debatir un cabio en las leyes migratorias vigentes que permita legalizar a millones de indocumentados.
Según datos del Pew Hispanic Center y del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), en Estados Unidos viven 11 millones de indocumentados y la mayoría es originaria de América Latina.
Desde finales de 2005 el Congreso ha debatido sin éxito una reforma migratoria (por falta de apoyo bipartidista). La inacción del legislativo es el argumento usado por los estados para justificar la aprobación de leyes locales para combatir la inmigración indocumentada.
Simultáneamente, los agricultores estadounidenses están batallando para evitar que el gobierno siga adelante el programa federal de verificación de empleo conocido como E-Verify. Temen que su implementación obligatoria a nivel nacional provoque una severa escasez de mano de obra en un sector que depende de los trabajadores indocumentados, todavía más grave que la causada por leyes como las de Arizona y Alabama.
Alabama tiembla
No lejos de Georgia, en Alabama, los agricultores de ese estado reiteran que la ley HB 56, la más severa en su tipo en el país, pondrá en riesgo cosechas valoradas en varios millones de dólares.
La medida criminalizó la estadía indocumentada y entró en vigor la semana pasada, aunque algunas partes fueron suspendidas temporalmente por una corte.
Decenas de agricultores piden a legisladores que aprueben cambios de emergencia a la HB 56 y subrayan que se encuentran en riesgo cosechas valuadas varios en millones de dólares debido a la súbita ausencia de inmigrantes para levantarlas.
Los legisladores responde que no pueden hacer nada con la ley por ahora, y que se necesitarían meses para hacer cambios.
Tras la promulgación de la HB 56 cientos de trabajadores hicieron maletas y abandonaron el estado ante el temor de ser arrestados por las policías locales, entregados al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y deportados de Estados Unidos.
La ley de Alabama fue creada con la estrategia “de atacar todos los ámbitos de la vida de un inmigrante ilegal”, señaló el diario The Huntsville Times. “sugiere un siniestro y cruel apretón de mandíbula, fuera de proporción con el tema”, agrego.
La Federación de Agricultores de Alabama (ALFA), que agrupa a la mayoría de los 42 mil agricultores de la entidad, comenzó a movilizarse la semana pasada con un activo cabildeo exigiendo que se cambie o se suspenda la HB 56, reportó la Agencia Mexicana de Noticias (Notimex).
Un estudio del Pew Hispanic Center publicado en febrero reveló que en Alabama viven unos 95 mil inmigrantes indocumentados, quienes constituyen alrededor del 4.2% de la fuerza total de trabajo.
©Univision.com*
Commentarios