Se acerca el día más difícil para los inmigrantes de Alabama

Univision.com* | Sep 28, 2011 | 10:02 AM
Fuerte ley antiinmigr... Fuerte ley antiinmigr...
3 Pausar Auto Play

Aunque no ha entrado en vigor oficialmente la HB56 muchos funcionarios están actuando como si lo estuviera.

Denuncian puesta en vigor la HB 56 antes de conocerse fallo judicial

La vida para los inmigrantes de Alabama se está haciendo cada día más difícil. Aunque la HB 56, una de las leyes más fuertes contra los indocumentados en Estados Unidos no ha entrado en vigor, en la víspera del fallo judicial que decidirá el futuro de la polémica legislación ya se están sintiendo algunos efectos.
Este miércoles 28 de septiembre, la jueza Sharon L. Blackburn, de la corte federal de Distrito en Birmingham, emitirá un dictamen tras la suspensión temporal de la medida a causa de tres demandas interpuestas por el Departamento de Justicia, organizaciones que defienden los derechos civiles y grupos religiosos, quienes argumentaron que la medida es inconstitucional y pone en riesgo los derechos de los estadounidenses que viven en ese estado del sur.
Pero en la víspera del dictamen un inmigrante sin papeles en Montgomery denunció ante las cámaras del Noticiero Univision que en días recientes acudió al Departamento de Aguas de la Ciudad para  adquirir un servicio y éste le fue negado por no tener una identificación válida otorgada por el Estado.
“Llegue a pedir un servicio a la Comisión del Agua. El agente de seguridad me habla y me dice que necesito un ID de Alabama. Yo le digo que no tengo. Por ese motivo me niega el servicio y me dice que no puedo esperar pedir el servicio”, contó el inmigrante, quien pidió el anonimato por temor a ser arrestado y deportado de Estados Unidos.
Pesadilla americana
Como tantos otros indocumentados, José no tiene papeles de identidad que prueben una estadía legal en el país, algo que en estos tiempos en Alabama equivale a una sentencia de deportación.
La ley HB 56 de Alabama iba a entrar en vigor el 1 de septiembre, pero dos días antes de esa fecha la jueza Blackburn la frenó temporalmente en su totalidad mientras revisaba las demandas y tomaba una decisión final que, anunció, sería publicada este miércoles 28 de septiembre.
De acuerdo con la ley HB 56, una iniciativa promovida por legisladores republicanos, sin documentos para vivir legalmente en Estados Unidos no se pueden tener o solicitar servicios públicos en el estado de Alabama.
“Yo pienso que ahorita, con cada servicio, el gobierno quiere hacer su propia ley y nos están negando el servicio”, dijo José, el inmigrante indocumentado que acudió al Departamento de Aguas y le negaron el servicio.
Aunque después del pedido y la negativa, la dependencia estatal rectificó  y le notificó que si quería tener agua y drenaje, tendría que pagar miles de dólares para tenerlos.
“¿Cuál es el servicio? Que tú me tienes que pagar para que tú lo tomes y tú mismo lo hagas”, acotó el inmigrante.
Vidas truncadas
La abogada Mónica Ramírez, del Southern Poverty Law Center, dijo que “estamos viendo en este momento que hay cosas básicas como la vivienda, la casa, la vida de inmigrantes aquí en Alabama que están (viéndose) afectados”, incluso antes que se emita el fallo de la jueza Blackburn y que las leyes cambien.
“Mi pesadilla ahora, en este momento, es que el (miércoles) 28 o el (jueves) 29 de este mes diga (el fallo de la jueza Blackburn) que la ley (HB 56) fue aprobada y tendríamos que salir corriendo en la noche, como ladrones”, agregó el inmigrante.
La pesadilla legal de Jose es la misma que viven miles de indocumentados no sólo en Alabama, sino en todo Estados Unidos. Según reportes del Pew Hispanic Center (un grupo de Washington que estudia los movimientos migratorios), en el país viven 11 millones de indocumentados y la mayoría de ellos proviene de América Latina, como José.
En algunos barrios de casas móviles en los suburbios de Birmingham varias casas se encuentran desiertas porque sus inquilinos se marcharon en busca de otros horizontes, lejos de la amenaza del arresto y la deportación.
“Aquí varias veces ha entrado inmigración y se ha movido la gente, por temor a que sean recogidos por ellos. Alrededor de un 20 por ciento se ha movido, alrededor de unas 80 viviendas”, dijo un testigo que también pidió mantener su nombre bajo reserva.
Alarma en el campo
El éxodo del terror no es difícil descubrirlo. Incluso los agricultores de Alabama han advertido que la HB 56 puso en riesgo las cosechas y que el campo perderá millones de dólares por la escasez de trabajadores, la mayoría de ellos inmigrantes que aguardaban a que el congreso federal aprobada una reforma migratoria comprensiva.
“Mucha gente de aquí no cuenta con los documentos. Ahora, con lo de la ley (HB 56) pues va a ser difícil que renten aquí”, agregó el testigo.
Ramírez recordó que las razones que esgrimieron los autores de la HB 56 era asegurar que los inmigrantes salieran del estado de Alabama. “Mis hijos preguntan: “Papá, ¿qué vamos a hacer, nos vamos a ir, nos vamos a quedar? Mi esposa y yo les decimos: “Pues solamente Dios sabe si nos vamos a ir o nos vamos a quedar”, dijo José.
Las autoridades del Departamento de Aguas de Birmingham no respondieron a los pedidos de un equipo de producción del Noticiero Univision sobre el caso de José. “Simplemente han ignorado nuestra petición”, dijo la corresponsal María Antonieta Collins.
Detalles de la ley
Además de exigir a todos los habitantes de Alabama una identificación válida emitida por el Estado, la HB 56 criminaliza la estadía indocumentada y otorga poderes extraordinarios a las policías para detener a individuos si tiene dudas razonables que se trata de indocumentados.
También la HB 56 obliga a los empleadores a inscribirse y utilizar el programa federal E-Verify para verificar el estado migratorio de sus trabajadores nuevos.
También prohíbe a los estudiantes indocumentados asistir a la universidad tras graduarse de la enseñanza secundaria, prohíbe a los propietarios de viviendas o negocios alquilar propiedades a inmigrantes indocumentados y prohíbe la creación de “ciudades santuarios”.
Obliga a las escuelas a tomar nota del estado migratorio de los alumnos y sus padres, y notificar a las autoridades de inmigración sobre aquellos casos que se trate de extranjeros sin papeles de estadía legal en Estados Unidos.
Con excepción de Arizona, la estadía indocumentada en Estados Unidos es una falta de carácter civil no penal.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH, dependiente de la Organización de Estados Americanos –OEA-) exhortó en junio a las autoridades estadounidenses a que modifiquen la ley HB 56 para adaptarla a las leyes internacionales de derechos humanos.
"Existe un alto riesgo de discriminación en la implementación de la Ley", señaló el organismo de la Organización de Estados Americanos (OEA) en un comunicado.
©Univision.com*
Commentarios