Debate migratorio se endurece en el Congreso de Estados Unidos

Univision.com* | Sep 15, 2011 | 1:53 PM

Subcomité Judicial de la Cámara discute programa de verificación de empleo

Millones de inmigrantes aguardan expectantes las conclusiones del debate que este jueves inició el Subcomité Judicial de la Cámara de Representantes sobre un proyecto de ley para hacer obligatorio el programa federal E-Verify.
La propuesta, patrocinada por el representante Lamar Smith (republicano de Texas), recomienda entre otras medidas volver obligatorio el uso de la polémica herramienta federal y aumenta los castigos a extranjeros sin permiso de estadía legal en el país.
El plan cuenta con al menos 18 copatrocinadores e incluye un reforzamiento de multas y periodo de encarcelamiento por utilizar un número de seguro social falso para trabajar.
Smith lidera el subcomité Judicial de la Cámara.
Clima de incertidumbre
"El representante Smith sigue presionando para que el sistema E-Verify se vuelva obligatorio, a pesar de las objeciones expresadas por el sector agrícola, empresarios y comerciantes”, dijo Ali Noorani, director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración (NIF) en un comunicado.
Noorami agregó que la puesta en vigor del pan de Smith propinaría un duro golpe al sector agrícola que depende, en gran medida, del trabajo que realizan millones de trabajadores indocumentados quienes llevan años aguardando una reforma migratoria comprensa para regularizar sus permanencias en el país.
El plan de Smith, titulado ‘Fuerza de Trabajo Legal’ (HR2885), incluye penas y multas por el uso de un número de Seguridad Social falso para trabajar y obliga a las empresa a inscribirse en la base de datos federal para, antes de contratar a un trabajador, verificar si cuenta con estatus legal de permanencia en Estados Unidos.
Sistema con errores
De ser aprobado el plan de Smith, las empresas que tengan más de 10 mil empleados tendrán seis meses para ponerlo en ejecución, mientras que los agricultores dispondrán de un plazo máximo de tres años.
Los opositores al programa argumentan que la base de datos federal donde opera el sistema tiene errores que afectarán a un sinnúmero de trabajadores.
El E-Verify es una gigantesca base de datos del Departamento de Seguridad Nacional interconectada con las bases de datos de la Administración del Seguro Social (SSA) y del FBI. La SSA ha señalado que existen cerca de 8 millones de discrepancias en los números reportados a nivel nacional.
Los demócratas han advertido que harán una “fuerte oposición” al proyecto de ley E-Verify y anunciaron que "será la mayor batalla migratoria que se libre en el Congreso de Estados Unidos", según dijo a Univision.com José Parra, vocero de la oficina del líder Harry Reid (Nevada). "No resuelve el problema. El que quiera contratar indocumentados lo seguirá haciendo. En vez de tener a sus trabajadores en la nómina les pagarán en efectivo".
"La solución está en la reforma migratoria comprensiva", subrayó.
Al borde de la criminalización
El National Immigration Law Center (NILC) y America’s Voice advirtieron que de ser aprobada la iniciativa de Smith criminalizará a millones de trabajadores sin papeles.
Smith calcula que las granjas estadounidenses emplean unos 800 mil trabajadores por año y que la mitad son extranjeros sin documentos, y plantea que el tema de los millones de indocumentados que viven en el país es un problema de seguridad nacional que debe ser resuelto cuanto antes.
La semana pasada el diario The Wall Street Journal dijo en un editorial que los agricultores estadounidenses están preocupados por la escasez de campesinos a causa de la proliferación de leyes (municipales, estatales y federales) que combaten la inmigración indocumentada, y que aumentaron la presión sobre los republicanos para que consideren y aprueben una ley que permita la contrata de trabajadores invitados.
Más de 1.4 millones de trabajadores del campo son empleados cada año y el Departamento (Ministerio) de Trabajo calcula que más del 50 por ciento no tienen papeles de estadía legal. Pero los agricultores subrayan que el porcentaje es superior a 75%.
Empleos que pocos quieren
La presión que ejercen los agricultores estadounidenses “representa un  reconocimiento” a una fuerza laboral nacida en el extranjero, sea legal o no, escribió el diario. Y agregó que la mayoría de los trabajadores estadounidenses han evitado los empleos en el campo porque muchos son de naturaleza estacional o migratoria. Y físicamente son tareas tremendamente agotadoras.
Los agricultores batallan para evitar que el gobierno siga adelante el programa federal de verificación de empleo conocido como E-Verify y temen que su implementación obligatoria a nivel nacional provoque una severa escasez de mano de obra en un sector que depende de los trabajadores indocumentados.
Algunos republicanos, tal el caso del representante Doc Hastings (Washington), reconocen que los trabajadores del campo deberían ser tratados de manera diferente y comprenden la gravedad de la escasez de trabajadores para cosechar y levantar cosechas.
Durante la administración del Presidente Barack Obama (a partir de enero de 2009) el sector agrícola ha sido golpeado por auditorías federales de inmigración, conocidas como “redadas silenciosas” que han forzado a cultivadores a despedir a cientos de trabajadores que no han demostrado tener permiso legal de permanencia en Estados Unidos y una autorización de empleo.
Amistades en riesgo
Los agricultores tradicionalmente han apoyado a los republicanos, pero esta vez las cosas pintan de un color diferente. Y el E-verify ha sido el detonante del distanciamiento entre ambos.
Los agricultores advirtieron en un sitio web que si el Congreso aprueba el uso obligatorio del E-Verify, "encontraremos a nuestro sector agrícola en derrumbe y nuestro país tendrá que recurrir para su suministro de alimentos a países como China y México".
Mientras los republicanos barajan plantes alternativos, los demócratas y la Casa Blanca insisten en la necesitad de que el Congreso debata y apruebe una reforma integral que de una solución efectiva al problema de los 11 millones de indocumentados que viven en el país.
Desde finales de 2005 el legislativo a debatido sin éxito proyectos que van desde la regularización de millones de indocumentados hasta la criminalización de la estadía ilegal (por ahora una falta de carácter civil no penal excepto en Arizona) hasta una vía hacia la presidencia para extranjeros sin papeles que carezcan de antecedentes criminales.
Para ser aprobada la reforma necesita 218 votos en la Cámara de Representantes y 60 en el Senado. La falta de un acuerdo bipartidista previo ha impedido que un proyecto se convierta en ley.
El proyecto de Smith podría ser aprobado fácilmente en la Cámara, pero en el Senado gobiernan los demócratas, quienes reiteraron que darán una “dura batalla” a la propuesta sobre el polémico E-Verify.
©Univision.com*
Commentarios