Un civil iraquí murió tras la 'violencia gratuita' de soldados británicos

AFP | Sep 09, 2011 | 2:17 PM

Investigación reveló abuso de tropas inglesas cometidos en 2003

LONDRES - Militares británicos infligieron "violencia gratuita seria" a un civil iraquí que murió mientras estaba bajo su custodia en septiembre de 2003 en la ciudad de Basora (sur de Irak), según las conclusiones de una investigación pública divulgada este jueves en Londres.
Baha Musa, un recepcionista de hotel de 26 años, sufrió 93 lesiones, entre ellas varias costillas fracturadas y una nariz rota, durante las 36 horas que pasó con miembros del Primer Batallón del Regimiento Queen's Lancashire (1QLR, por sus siglas en inglés), hasta su fallecimiento el 15 de diciembre.
El informe final de la investigación sobre las circunstancias que rodearon esta muerte nombra a 19 militares responsables de agresiones o abusos contra Baha Musa y otros nueve iraquíes que estuvieron detenidos con él, aunque destaca que muchos más seguramente estaban al corriente de lo ocurrido y no lo denunciaron.
"Violencia gratuita"
Estos abusos "constituyen un horroroso episodio de seria violencia gratuita en contra de civiles que resultó en la muerte de un hombre y en heridas a otros", declaró el presidente de la comisión, el juez retirado William Gage, al al presentar las conclusiones de tres años de trabajo en una rueda de prensa.
"Representaron una violación muy grave de disciplina por parte de miembros del 1QLR", agregó precisando que los acontecimientos constituyeron una "gran mancha en la reputación de las fuerzas armadas" en Irak.
El informe, que tiene un total de 1,400 páginas, condena también el "fracaso colectivo" del ministerio de Defensa por permitir que los soldados desplegados en Irak durante la guerra utilizaran técnicas -como colocar capuchas a los presos o mantenerlos en posiciones forzadas- prohibidas por el gobierno británico desde 1972.
"Lamentable", "horroroso"
El ministro británico de Defensa, Liam Fox, calificó de "lamentable, horroroso y vergonzoso" lo que le ocurrió a Baha Musa y los otros detenidos, y recordó que su ministerio y las fuerzas armadas ya se disculparon e indemnizaron a las víctimas o a sus familias.
La familia de Musa, que tenía dos hijos, pidió a través de sus abogados que los culpables sean juzgados. "A la luz de las serias y contundentes revelaciones del Sir William Gage, ahora esperamos que las fiscalías militares y civiles de este país actúen para asegurarse de que se hace justicia", dijo uno de sus abogados Sapna Malik, en una rueda de prensa en Londres.
La organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional unió su voz a este llamamiento.
Siete militares británicos fueron juzgados por una corte marcial en conexión con este caso, y todos salvo uno fueron absueltos en 2007.
Un solo condenado
El único condenado, el cabo Donald Payne, recibió una pena de un año de cárcel tras declararse culpable de trato inhumano a civiles, además de ser expulsado del ejército, pero fue exculpado del cargo de homicidio.
El nuevo informe, que describe al cabo Payne como un "matón", señala que agredió violentamente a Musa en los minutos previos a su fallecimiento, y que esto fue una "causa que contribuyó" a la muerte junto con la debilidad física provocada por los golpes y heridas previos y la falta de alimentos.
El primer ministro, David Cameron, sugirió por su parte que "si hay nuevas pruebas que permiten tomar más acciones legales, hay que tomarlas".
"El Reino Unido no encubre estas cosas, no las barremos debajo de la alfombra, les hacemos frente porque queremos que las fuerzas británicas (...) mantenga los más altos estándares", agregó.
©AFP
Comentarios