Debate republicano: Muros y retórica

Univision.com* | Sep 08, 2011 | 2:36 PM

Millones de inmigrantes sin papeles aguardan una oportunidad de legalización

WASHINGTON - Tal parece que algunos aspirantes republicanos a la nominación presidencial están siguiendo el consejo de otros republicanos que han argumentado que el problema del partido con los votantes latinos es de “tono” y no de la sustancia de sus propuestas.
Prueba de ello lo fue el debate del miércoles donde el tono de algunos no fue tan incendiario como de costumbre e incluso hubo referencias a abordar el tema de manera “humana”.
Pero de eso a proveer alguna solución de sustancia, el trecho es muy grande. Más bien ante las preguntas de inmigración que vinieron en la segunda parte del debate, todos bailaron la danza de la ‘seguridad fronteriza primero’ y de los ‘muros’ sin responder claramente qué harían con los 11 millones de indocumentados que ya viven entre nosotros.
En el debate de MSNBC se les preguntó a los aspirantes qué considerarían como una frontera segura y una vez se logre, como ellos exigen, cómo solucionarían el tema de los 11 millones de indocumentados.
No hubo referencia a deportaciones masivas, excepto para decir que no son posibles, como indicó el ex presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich. Sí hubo repetidas referencias a los muros como la solución mágica al problema aunque aparte de costosos no determinan qué hacer con esos 11 millones de indocumentados que ya viven aquí, muchos de ellos desde hace décadas y con hijos nacidos en Estados Unidos. Le hicieron el quite
Los dos aspirantes que despuntan, de momento, como favoritos, Rick Perry, gobernador de Texas, y Mitt Romney, ex gobernador de Massachusetts, se salvaron de responder qué harían con esos 11 millones de indocumentados.
Ambos republicanos se han caracterizado por cambios de postura o por ser ambivalentes e incluso contradictorios en el tema migratorio.
Perry, quien promulgó un DREAM Act estatal en Texas, pero se opone al DREAM Act a nivel federal y quien dijo que la SB1070 de Arizona no sería adecuada para Texas, pero luego trató de impulsar proyectos similares en su estado, abogó por tropas en la frontera y más tecnología. Luego que esa frontera esté segura “se puede tener una discusión intelectualmente apropiada sobre la reforma migratoria”.
¿Qué quiere decir eso? Quién sabe.
De todo un poco
Romney, por su parte, ha evidenciado una relación de amor-odio con planes legislativos federales de legalización, eso según le convenga electoralmente.
Habló de muros, tecnología y de eliminar el imán que representa que patronos contraten indocumentados. Y usó la mala palabra: amnistía, la misma que promulgó el ícono republicano Ronald Reagan en 1986, pero sólo para afirmar que  “no podemos hablar de amnistía y no podemos dar amnistía a aquellos que han venido aquí ilegalmente”.
Pero ¿qué hacer, según Romney, con los que ya están aquí? Quién sabe.
El ex gobernador de Utah y ex Embajador de Estados Unidos en China, Jon Huntsman, aseguró que “si el presidente Reagan estuviera aquí le hablaría a los estadounidenses y les presentaría en términos esperanzadores y optimistas cómo podemos arribar allí (a una solución) recordando que estamos lidiando con seres humanos. Tenemos que coincidir”.
Reagan ya no está
Lamentablemente, Reagan ya no está para ofrecer alguna dirección a su Partido Republicano que por los pasados años se ha olvidado de que, en efecto, cuando de inmigración se trata, estamos lidiando con seres humanos.
Y lamentablemente, las voces más moderadas de esta colectividad han sido silenciadas por las más recalcitrantes que han dominado el discurso.
Asumir que el descontento de un sector de votantes hispanos con el presidente Barack Obama por la falta de una reforma migratoria supondrá votos automáticos para el aspirante republicano en 2012, no es una estrategia electoral sólida.
Evadir las respuestas sobre qué hacer con los 11 millones de indocumentados no es política pública. Moderar el tono tampoco lo es. Y los votantes latinos que los republicanos necesitarán en una elección general para ganar la Casa Blanca entienden la diferencia.
Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice
©Univision.com*
Commentarios