El huracán Irene ya se siente en Carolina del Norte; ordenan evacuaciones en New York

Univision.com | Aug 26, 2011 | 1:22 PM
Comunidades incomunic... Comunidades incomunic...
3 Pausar Auto Play

El huracán azotó con fuerza a las Bahamas durante horas dejando graves daños materiales.

'No esperen, no demoren', advirtió Obama

El centro del huracán Irene está aún a un día de la costa este de Estados Unidos, pero el viernes en la madrugada olas de mayor ímpetu comenzaron a azotar las islas de los Outer Banks en Carolina del Norte. Mientras, en Nueva York, ordenaron evacuaciones y el cierre del transporte público.
Más sobre el hurarán Irene y los preparativos en Nueva York, haz click aquí.
El meteoro amenaza una región que raramente sufre la furia de los huracanes.
Mientras tanto, el presidente Barack Obama advirtió el viernes que la gente que vive en áreas donde se espera la llegada del huracán Irene debe prepararse para lo peor y tomar precauciones de inmediato.
"No esperen; no demoren", afirmó el mandatario, al tiempo que indicó que todo apunta a que Irene será un huracán histórico.
"Todos nosotros debemos tomar este huracán con seriedad. Ustedes tienen que escuchar a las autoridades locales y estatales. Todo indica que éste será un huracán histórico", agregó el presidente.
Obama señaló que los organismos de emergencia federales llevaban días movilizándose y desplegando equipos en las áreas amenazadas, al tiempo que almacenan litros de agua, equipamientos médicos y comida.
Obama también exhortó a los habitantes a evacuar si las autoridades se los piden.
El presidente decidió cortar sus vacaciones en Martha's Vineyard y regresar hoy a la tarde a Washington, DC.
En Nueva York
Unos 300,000 residentes de Nueva York recibieron el viernes la orden de evacuar sus hogares ante la proximidad del huracán Irene, la primera vez en la historia que se emite una orden obligatoria de desalojo en la ciudad.
Asimismo se dispuso paralizar el sistema de transporte público el sábado.
El alcalde Michael Bloomberg ordenó la evacuación para las 5 de la tarde del sábado en las zonas bajas donde residen unas 270,000 personas. Mientras tanto, el gobernador Andrew Cuomo dijo que los trenes subterráneos, autobuses y ferrocarriles suburbanos en la ciudad, Long Island y los suburbios en el norte harán sus recorridos finales alrededor del mediodía del sábado.
Las autoridades del transporte metropolitano han dicho que no pueden operar el sistema de tránsito una vez que los vientos sostenidos alcancen los 62 kilómetros (39 millas) por hora y que necesitan un período de ocho horas para pararlo. Los funcionarios instaron a los residentes a retirarse temprano a sus casas, pero se desconoce cuántos acatarán las advertencias.
Mientras tanto, se establecieron refugios a medida que la ciudad más grande de Estados Unidos enfrentaba la primera advertencia de huracán desde 1985. El viernes se emitió un aviso de huracán para la ciudad de Nueva York y Long Island, cuya llegada se espera el domingo, con condiciones de tormenta a partir del sábado por la noche.
El director estatal de operaciones, Howard Glaser, dijo que la paralización al mediodía debía permitir "capacidad suficiente" para permitir la salida de los residentes en zonas vulnerables. El gobernador agregó que la decisión mantendrá los trenes subterráneos y autobuses fuera de peligro para restablecer el servicio lo antes posible después de la tormenta.
El servicio metropolitano de transporte nunca había paralizado antes todo su sistema _que transporta a unos cinco millones de pasajeros en un día de semana promedio_ antes de una tormenta, aunque se vio seriamente afectado por una en agosto del 2007 que paró o demoró todas las líneas de subterráneos.
Millones a la espera
Olas de 1.83 metros (seis pies) a 2.74 metros (nueve pies) comenzaron a llegar a las playas de Carolina del Norte y los vientos comenzarán a arreciar a medida que avanza el día, según Hal Austin, experto del Servicio Nacional Meteorológico.
Mientras tanto, la superficie cubierta por el huracán fue ampliada y abarca ahora una gran parte de la costa oriental de Estados Unidos, desde Carolina del Norte a Sandy Hook, en Nueva Jersey, al sur de Nueva York. Un aviso de huracán fue ampliado más al norte e incluye Long Island, Martha's Vineyard y Nantucket, en Massachusetts.
Unos 65 millones de personas que viven a lo largo de las zonas más pobladas de la costa oriental estadounidense aguardaban el viernes los partes sobre la peligrosidad del huracán, que podría causar miles de millones de dólares en daños de Washington y Baltimore a Philadelphia, Nueva York, Boston e incluso poblaciones más al norte.
Bajó a categoría 2
Irene se debilitó levemente el viernes y pasó a Categoría 2 con vientos máximos sostenidos de casi 175 kilómetros por hora (110 millas por hora). Empero, es posible que vuelva a cobrar fuerza y quede en el umbral entre la categoría 2 y categoría 3 en la costa de Carolina del Norte, dijo el Centro Nacional de Huracanes, en Miami.
En ese estado, el flujo del tránsito era permanente el viernes a medida que la gente comenzaba a abandonar los Outer Banks. Los turistas recibieron orden de evacuar esa barrera de islas el jueves y los residentes permanentes el viernes.
En una estación de servicio en Nags Head, Pete Reynolds, dijo que quería estar seguro de tener suficiente gasolina para el largo viaje. Maestro retirado de 68 años, pasó parte del jueves preparando su casa para el huracán. Ahora, él y su esposa Susan pusieron rumbo a Nueva Jersey para quedarse en casa de la familia de su hijo.
"Creimos que aguantaríamos y que podríamos resistir el paso de la tormenta", dijo Reynolds, que vive en Nags Head. "Empero, cuando anunciaron la evacuación obligatoria, comprendí que la situación es seria".
La gobernadora de Carolina del Norte Beverly Perdue dijo el viernes a la cadena de televisión CBS que el estado tiene a la Patrulla de Caminos, la Cruz Roja y la Guardia Nacional emplazadas para lidiar con las consecuencias de la tormenta. Sin embargo, advirtió a los moradores de la costa que no intenten aguantar el paso del huracán en sus casas.
Meses de recuperación
Autoridades de emergencia estadounidenses advirtieron el viernes que la ayuda en respuesta a los embates del huracán Irene podría tomar "semanas" e incluso "meses" en llegar a algunas áreas del país.
"Estamos anticipando que impactará en una gran área geográfica y en mucha gente", señaló Gail McGovern, presidenta de la Cruz Roja estadounidense en rueda de prensa en Washington.
"Desde una perspectiva temporal, esto podría llevar semanas, quizá meses", dijo a periodistas, junto a la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, y Craig Fugate, encargado de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).
"No podremos restablecer todo rápidamente. Habrá mucha lluvia e inundaciones. Rachas de viento fuertes. Y repito, esto impactará lejos de las costas, adviritó McGovern.
El Ejército estadounidense confirmó que unos 98,000 soldados podrán intervenir en caso de ser necesario en las regiones que resulten afectadas.
©Univision.com
Commentarios