Blog: Cerrando brechas

Univision.com | Aug 09, 2011 | 11:56 AM
Pedro es un niño curioso e inteligente.  Sin embargo lee poco, y lee mal.  Durante varios años, el asunto parece no importar demasiado.  Después de todo, el chico sigue haciendo su trabajo escolar más o menos bien, y pasando de grado regularmente. Hasta que llega a noveno grado, y su falta acumulada de destreza se traduce en fracaso, su fracaso en frustración, su frustración en deserción, y su deserción en dificultades terribles para obtener empleo en una economía difícil.
Su hermana Teresa, por su parte, tiene excelentes notas y se gradúa con honores de su escuela superior.  Esa escuela,  como tantas otras, tiene  insuficiencias crónicas de presupuesto y de personal.  De modo que Teresa no recibe mucha orientación acerca de la universidad; tal vez un recordatorio sobre el SAT y un par de boletines.  Pero no sabe bien qué buscar, ni cómo hacerlo, y termina asistiendo a una institución privada, poco selectiva, porque  le queda cerca de su casa y tiene cursos en línea.  El costo por crédito resulta ser muy alto; el apoyo para los estudiantes, en contraste, muy bajo.   Para ayudarse, consigue un trabajo, solicita préstamos estudiantiles...y a la larga deja sus estudios, quedando endeudada y sin diploma.
Pedro y Teresa son, estrictamente hablando, ficticios.  Pero sus historias no lo son, y ellas ilustran uno de los mayores problemas que enfrenta Estados Unidos: Las brechas educativas.
¿Qué queremos decir con "brechas"? El término, del inglés "gaps", se refiere a  diferencias significativas en oportunidad y logro entre grupos o sectores, como por ejemplo:
El 77% de los estudiantes anglos de cuarto grado de escuela elemental muestra destrezas de lectura a nivel básico,  competente o avanzado; en contraste, menos de la mitad de los estudiantes hispanos en cuarto grado tienen destrezas a nivel básico o mayor.
El 81% de los estudiantes anglos se gradúa a tiempo de escuela superior;  en contraste, sólo el 61% de los estudiantes latinos lo hace.
El 39% de los jóvenes adultos anglos posee un grado de bachiller (B.A. o B.S.); en contraste, solamente el 13% de los jóvenes adultos hispanos tiene uno.
Podría seguir, porque lamentablemente la lista de ejemplos como éstos es larga.  Pero usted me entiende.  El punto es que hay unas brechas que afectan negativamente a los Latinos y que implican un acceso menor a la oportunidad educativa.  Las estudiamos usando cosas como bases de datos y estadísticas; las describimos con números, porcentajes, proporciones.  Pero lo cierto es que estas brechas son muy reales, y que se sienten muy reales.  Son grietas en el camino hacia el futuro, abismos que aparecen sin aviso en las vidas y comunidades que ven sus opciones encogerse y sus talentos desperdiciarse. En vidas como las de Pedro y Teresa, y también las de sus padres, sus vecinos, sus familiares, su comunidad.
Las brechas son reales, pero no inevitables.  En el blog Cerrando Brechas las discutiremos con frecuencia.  ¿Cómo son? ¿Cómo se generan? ¿Qué están haciendo, y qué no están haciendo, nuestros líderes políticos para atenderlas? ¿Y las escuelas, qué están haciendo, y que podrían hacer? ¿Y los maestros y consejeros, qué están haciendo, y qué pueden hacer?
Igualmente importante, ¿qué puede hacer una madre preocupada, un padre consternado, una abuelita que quiere ayudar, o un estudiante motivado, para mejorar sus probabilidades de salir adelante y consigo sacar adelante un poco más a la comunidad Latina?
Ojo, que el problema de las brechas educativas no afecta solamente a los hispanos.  Los afroamericanos tienen números muy parecidos.  Los jóvenes de escasos recursos económicos, también. Políticos de ambos partidos principales han dicho que la educación es el problema de derechos civiles más importante del siglo.  Y la cosa va más allá: Estudios económicos recientes estiman que el impacto de las brechas educativas sobre la economía de Estados Unidos es equivalente a una “recesión nacional permanente”.  Está claro que dejar tantos estudiantes sin alcanzar su potencial educativo no es bueno para nadie.  Es malo para todos.  Es fatal para el país.
Cerrar las brechas, y mejorar la oportunidad educativa para todos nuestros estudiantes, de todas nuestras comunidades, de todos nuestros sectores sociales, es una excelente idea desde cualquier punto de vista: Ético, social, y económico.
--------
 Recuerde compartir sus opiniones, preguntas, ideas e historias en los comentarios. Puede visitar mi blog Cerrando Brechas en http://cerrandobrechasblog.org.  También puede escribirme directamente a: rima@edtrust.org
©Univision.com
Comentarios

Presentado por

Encuéntranos en