Al menos 92 muertos en el doble atentado de Noruega

Univision.com | Jul 22, 2011 | 9:45 PM

Comunidad internacional repudió los ataques en Oslo ocurridos el viernes

OSLO - La policía interrogaba este sábado a un noruego de 32 años, sospechoso del doble atentado del viernes contra un campamento de jóvenes laboristas y la sede del gobierno, en el que murieron al menos 92 personas.
"Nuestro país jamás había sido afectado por un crimen de esta magnitud desde la Segunda Guerra Mundial", declaró el primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, durante una rueda de prensa, mientras la policía buscaba cadáveres en la isla de Utoeya, donde se celebraba el campamento juvenil.
Aunque de momento no se ha confirmado oficialmente la identidad del sospechoso, los medios de comunicación locales afirman que se trata de un joven noruego llamado Anders Behring Breivik.
El comisario de policía Sveinung Sponheim confirmó que el sospechoso es un noruego de 32 años que difundió en internet mensajes antimusulmanes.
Extrema derecha
Según el canal TV2, el sospechoso está vinculado con extremistas de ultraderecha y poseía dos armas registradas a su nombre.
Otro medio de comunicación noruego indicó que el individuo se presentaba en su cuenta de Facebook como "conservador", "cristiano", e interesado en la caza y en videojuegos como World of Warcraft y Modern Warfare 2.
Los atentados perpetrados el viernes por la tarde son la mayor matanza en Europa desde los del 11 de marzo de 2004 en Madrid, cuando murieron 191 personas.
El ministro de Justicia, Knut Storberget, dijo que no hay motivos para elevar el nivel de alerta en el país.
Sin embargo, se reforzó la seguridad en puntos clave de la ciudad. La policía levantó su consejo a la población de permanecer en casa.
Detalles de los ataques
Siete de las víctimas murieron en una fuerte explosión que afectó a los edificios del gobierno, incluyendo la oficina del primer ministro Stoltenberg y el ministerio de Finanzas, en el centro de Oslo.
Tras esta explosión, se baraja la hipótesis de que el autor del atentado tomó un transbordador a la cercana isla de Utoeya, vestido con un uniforme de policía.
Según los testimonios de jóvenes presentes en el campamento de verano, el sospechoso dijo que estaba investigando la explosión, convocó a los jóvenes a su alrededor y en ese momento abrió fuego con un arma automática.
Los testigos describieron escenas de horror entre las 560 personas que asistían al campamento de jóvenes laboristas. Algunas de ellas, que corrieron para protegerse, recibieron disparos en el agua, según los testigos.
Entre los heridos estaba Adrian Pracon, que recibió un disparo en el hombro izquierdo.
A quemarropa
En declaraciones a la cadena australiana ABC desde el hospital, contó: "disparaba a la gente desde una distancia corta, y empezó a dispararnos a nosotros. Se puso a unos diez metros de mí, y disparó a la gente que estaba en el agua".
"Tenía un fusil M16 (...) Cuando lo vi desde un lado gritando que nos iba a matar, parecía sacado de una película de nazis o algo así", añadió.
"Empezó a dispararle a esa gente, así que me eché al suelo y fingí que estaba muerto. Se puso a unos dos metros de mí. Podía oírlo respirar. Sentía el calor del arma".
"Comprobó cómo estaba cada uno, les pegaba una patada para ver si estaban vivos, o simplemente les disparaba".
Otro superviviente, Jorgen Benone, dijo: "La gente se escondió detrás de unas rocas. Vi cómo algunos recibían disparos". El joven pudo salvarse echándose al agua, y ahí fue rescatado por un bote.
Temen que haya explosivos
La policía teme que haya explosivos en la isla, y la estaba examinando. El último balance de muertos en Utoeya ascendía el sábado por la mañana a 85.
Inicialmente, Stoltenberg tenía previsto dar un discurso el sábado ante los 560 participantes del campamento juvenil en esa isla, organizado por el Partido Laborista, actualmente en el poder.
"Esto duele aún mucho más porque Utoeya es un lugar adonde voy cada verano desde 1974. Allí he conocido la alegría, el compromiso y la seguridad. El lugar ha sufrido ahora una violencia brutal y un paraíso para la juventud se ha convertido en un infierno en pocas horas", declaró.
"La respuesta a la violencia es más democracia, más humanidad pero menos ingenuidad", añadió.
El atentado recibió la condena unánime de la comunidad internacional.
Condena mundial
Los ataques que causaron 91 muertos el viernes en Noruega generaron una ola de condena e indignación internacional y numerosos pedidos de jefes de Estado y de Gobierno para estrechar la cooperación internacional contra el terrorismo.
Estos ataques recuerdan que "la comunidad internacional en su conjunto tiene el desafío de prevenir este tipo de terrorismo y cooperar en el ámbito de los servicios de inteligencia", dijo el presidente estadounidense, Barack Obama.
"Quiero presentar mis condolencias personales a los noruegos. Estamos con ellos y les daremos toda la ayuda posible", prosiguió Obama, en su mensaje al país escandinavo, aliado de Estados Unidos en seno de la OTAN.
El presidente de la Unión Europea, Herman Van Rompuy, condenó "esos actos de cobardía que no tienen justificación alguna", al referirse al atentado con bomba que el viernes devastó la sede del gobierno noruego y al ataque con arma de fuego, casi simultáneo, contra la universidad de verano del Partido Laborista (en el poder) en una isla cerca de Oslo.
Europa horrorizada
De su lado la jefa de la diplomacia europea Catherine Ashton expresó su "horror" ante este doble ataque.
En Moscú, el presidente ruso Dmitri Medvedev dijo que Rusia condenaba "en los términos más firmes estos crímenes monstruosos, para los cuales no puede haber justificación alguna".
El primer ministro británico David Cameron se declaró "indignado".
"Estos ataques nos recuerdan las amenazas terroristas a las cuales nos enfrentamos", recalcó, y ofreció la ayuda de Gran Bretaña, "incluido los servicios secretos, para capturar a los asesinos e impedir otras muertes de inocentes".
La reina Isabel II envió igualmente un mensaje al rey de Noruega para transmitirle al soberano y al pueblo noruego "su compasión".
El presidente del Parlamento europeo, Jerzy Buzek, apuntó que "Noruega ha aportado colaboración a la búsqueda de la paz en las regiones más inestables del planeta" y que "lo último que merece es un atentado terrorista".
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, calificó los atentados de "actos odiosos e inaceptables".
Y el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, subrayó que los países de la Alianza Atlántica "permanecen unidos en la batalla contra estos actos de violencia".
Noruega participa en las misiones militares de la OTAN en Libia y Afganistán.
Indignación en América Latina
En América Latina, numerosos países manifestaron rápidamente su indignación por los atentados.
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, expresó su "profunda consternación" y transmitió la solidaridad de los brasileños con Noruega y con las familias de las víctimas.
Los presidentes centroamericanos también hicieron oír su voz, al concluir una cumbre regional en San Salvador.
Los mandatarios "declaran condenar enérgicamente dichos actos" y manifiestan su "solidaridad" con los familiares de las víctimas de "tan repudiables hechos", indica la declaración final de la cumbre.
El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, afirmó en un comunicado que "estos crímenes nos recuerdan desgraciadamente una vez más que nadie está a salvo de ser víctima del terrorismo y que la comunidad internacional debe reafirmarse en la necesidad de trabajar en estrecha colaboración para combatirlo".
México, Argentina, Colombia, Bolivia, Ecuador y Chile sumaron sus voces a la ola de condenas.
©Univision.com
Comentarios