Comienzan a bajar las aguas en Pakistán

AFP | Aug 13, 2010 | 8:46 AM

ONU pidió ayuda humanitaria de urgencia

SUKKUR - El nivel de las aguas comenzaba a bajar el jueves en Pakistán, dejando sin nada a millones de personas que debieron abandonar sus pueblos y sus cultivos inundados, y para las que la ONU solicitó una ayuda urgente de $460 millones.
Aunque siguen vigentes hasta el viernes las alertas por inundaciones en algunas regiones de Sind (sur) y Punyab (centro), los meteorólogos predecían ahora lluvias más aisladas.
"El nivel de las aguas está bajando en los ríos de Sind y de Swat (noroeste)", subrayó el jefe de los servicios meteorológicos, Arif Mehmud.
"El nivel del agua baja también en el río Chenab, en Punyab. Pero podría aumentar en la zona de Taunsa, aunque sin alcanzar un nivel peligroso", añadió.
Presidente cuestionado
Por su lado, el presidente de Pakistán, Asif Ali Zardari, criticado por las víctimas y por la oposición por no haber interrumpido la semana pasada su viaje a Europa, visitó el jueves la región, informó un portavoz oficial.
Zardari visitó la ciudad de Sukkur, que permanece completamente aislada, y "estuvo también en un campamento de refugiados instalado en un colegio y habló con sobrevivientes de las inundaciones", añadió.
La preocupación ahora es con las 14 millones de personas afectadas en distintos grados por las peores inundaciones en el país en 80 años.
Muchas personas tuvieron que abandonar sus pueblos y se refugiaron en campamentos de fortuna, desprovistas de todo, sin comida y bajo un calor insoportable.Millones de damnificados
"Consideramos que al menos dos millones de personas necesitan un techo, y ya hemos logrado alojar a una cuarta parte de ellas", subrayó Maurizio Giuliano, portavoz de la Oficina de Coordinación de la ONU para los Asuntos Humanitarios (OCHA).
"La entrega de carpas y de otros materiales de alojamiento empezaron en Punyab, y nos estamos preparando para hacer lo mismo en Sind", añadió.
La ONU lanzó un pedido de $460 millones para ayudar urgentemente a las víctimas, en particular a seis millones de personas "que necesitan una asistencia humanitaria inmediata".
"Hasta ahora, la respuesta de la comunidad internacional ha sido alentadora. Es esencial que siga así", declaró el jefe de la OCHA, John Holmes.
La cifra de muertos
La ONU calcula el número de muertos en 1.600 y el Gobierno paquistaní confirmó 1,243 fallecimientos.
"Si no actuamos rápidamente, muchas personas podrían morir por enfermedades o de hambre", advirtió.
Según la ONU, las gigantescas inundaciones que afectan a Pakistán debido a un monzón excepcionalmente violento representan un desastre más importante, en términos de logística humana, que el devastador tsunami de diciembre de 2004 en el océano Índico, que había dejado casi 220,000 muertos.
Estados Unidos anunció nuevas medidas de ayuda a Pakistán, aliado clave en la "guerra contra el terrorismo" que lleva a cabo en la región desde finales de 2001, cuando echó a los talibanes del poder en Afganistán, junto a sus aliados occidentales.
Washington desplazó un portahelicópteros a las costas de Pakistán, lo que le permitirá multiplicar por tres el número de aparatos para ayudar a las víctimas, anunció el secretario de Defensa, Robert Gates.
Estados Unidos anunció, además, que enviaría $20 millones adicionales en ayuda humanitaria, lo que eleva a $55 millones los fondos destinados a Pakistán.
©AFP
Comentarios