Pareja deportada recuperó a sus dos hijas por un juicio que ganó por 'Skype'

Univision.com | Jul 19, 2011 | 12:40 PM

Un pleito a larga distancia, difícil de costear

MEXICO - Dos niñas de 8 y 4 años de edad se reencontraron con sus padres en México, luego de que éstos - migrantes deportados de Estados Unidos- pudieron inusitadamente rendir testimonio en las audiencias de custodia en Pensilvania mediante teleconferencia.
Abogados de la pareja en México y Estados Unidos dijeron que es la primera vez que tienen conocimiento de que una corte estadounidense permite que el testimonio de un caso de custodia se realice con un programa de audio y video por internet, señaló la agencia AP.
El abogado Gustavo García dijo que el costo de rentar equipo de videoconferencia profesional, que ha sido utilizado anteriormente en testimonios judiciales, oscila entre 300 y 500 dólares la hora. Esa cantidad es con frecuencia prohibitiva para padres deportados de Estados Unidos.
Los padres de las niñas, Alfonso Mejía y Margarita Almaraz, fueron deportados al ser sorprendidos sin los documentos necesarios.
Mientras tanto en Estados Unidos las niñas estaban viviendo con una familia sustituido, a la que encargó el gobierno norteamericano, para que se hicieran cargo de ellas en lo que se arreglaba su proceso.
Ahora que están de vuelta, a las niñas parece trabajo adaptarse a su nueva vida después de 2 años y medio de estar lejos de sus padres.
"Ashanti siente que está traicionando a sus padres de allá. Es una pareja formada por una dominicana y un panameño que ya residen en Estados Unidos pero", comentó a Univision.com Alfonso Mejía, padre de las niñas.
Los padres que son deportados pueden pocas veces obtener visas para testificar en cortes de Estados Unidos. Entonces sólo les queda el recurso de un frustrante pleito legal a larga distancia que generalmente no pueden costear.
"Estimamos que son muy probablemente cientos de casos", declaró García poco antes de que las niñas llegaran de Estados Unidos al aeropuerto internacional de la Ciudad de México.
Los padres, Alfonso Mejía y Margarita Almaraz, viven en un vecindario de bajos ingresos en la periferia de la capital mexicana, y dijeron que no tienen mucho dinero.
"Vendemos frutas y legumbres pero el negocio está muy mal, baja cada vez más", dijo a Univision.com Margarita Almaraz.
Recordaron que el día de su arresto en Los Angeles sus hijas vieron como la policía se los llevaba pese a que les pidieron a los oficiales que no los esposaran delante de ellas.
"Después fui golpeado en la prisión porque me negaba a firmar un documento donde específicaba que no demandaría al condado de Los Angeles", explicó Mejía.
¿Nueva esperanza para más casos?
La litigante estadounidense Deirdre Agnew, que ayudó a convencer a la corte en el condado de Chester, Pensilvania, de aceptar el testimonio mediante el servicio de Skype, indicó que esa alternativa barata podría darle esperanzas a otras familias.
"Eso es lo que esperamos, que esto haya abierto un posibilidad", declaró Agnew, quien voló a la Ciudad de México con las niñas Ashley, de 4, y Ashanti, de 8. Ambas nacieron en Estados Unidos.
El caso recuerda una sonada batalla legal de custodia en el 2010, cuando la mexicana Cirila Balthazar Cruz ganó la custodia de su niña, Ruby, de 1 año de edad, después de que las autoridades de Misisipí se la quitaron acusándola de ser una madre incompetente.
El caso de las niñas comenzó con acusaciones de Mejía por abuso físico contra dos de los hijos de Almaraz de una relación anterior. Los abogados dicen que los señalamientos nunca fueron demostrados.
Los padres, por temor y desconocimiento, hicieron caso omiso a una cita para comparecer y las niñas fueron puestas bajo el cuidado de las autoridades en el 2009. Los padres fueron luego deportados.
Un juez ordenó en junio la entrega de las niñas a sus padres, y después la familia se reencontró finalmente después de más de dos años de separación.
Almaraz describió la reacción de las niñas en México: "Estaban emocionadas".
"Sí quisiera hacerles un llamado para que esto no se quedara solamente en un precedente, sino que siguiera adelante, que nos ayudaran y nos apoyaran a hacerlo realidad para otras familias, para que puedan estar de nuevo con sus hijos", expresó Mejía.
Sin embargo la deuda para la abogada no es sólo moral sino también económica: deben más de $40 mil por el tratamiento  legal que les permitió volver a ver a sus hijas.
Es por eso que han hecho un llamado a las instituciones, al gobierno de México y a las personas en general para que "nos ayuden", recalcó Alfonso Mejía.
Si usted desea ayudar a esta causa se pueden hacer depósitos a la cuenta: 9258311764 en Banamex a nombre de Alfonso Mejía y para mantenerse en contacto con ellos o enterarse más de este caso se puede visitar el sitio: Regresenporfavor@blogspot.com
©Univision.com
Commentarios