Elba Esther Gordillo, la mujer más poderosa de México

EFE | Jul 15, 2011 | 2:25 PM

En el ojo del huracán

MÉXICO - Elba Esther Gordillo, dirigente del sindicato más grande de América Latina, formado por más de 1.7 millones de maestros mexicanos, afirmó a Efe que no es hora de jubilarse y menos bajo presión, aunque admitió que "hay que ir pensando con serenidad y madurez en los relevos" de su organización.
"Los únicos que pueden jubilarme son los trabajadores de la educación y yo misma, por mi tiempo en el servicio", respondió Gordillo a una pregunta en torno a si hay una campaña para quitarla del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) que dirige desde hace 22 años.
La que es considerada una de las mujeres más poderosa de México declaró en una entrevista con Efe que se ve trabajando en el SNTE, pero "también aceptando que hay que ir pensando con toda la serenidad y madurez en los relevos" y anunció que ya están "formando cuadros."
Gordillo ha estado en las últimas dos semanas en el ojo del huracán después de que reveló que en 2006 tuvo acuerdos con el entonces candidato y hoy presidente Felipe Calderón.
En estos acuerdos, uno para la calidad educativa y otro para la reforma del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), "La Maestra", como es popularmente conocida, pidió como garantía que se le diera el cargo de director del ISSSTE a un allegado suyo, Miguel Ángel Yunes, del que ahora se deslinda y al que acusa de desvío de recursos.
Gordillo revela estos acuerdos, pero sostiene que la exigencia de que Yunes estuviera en ese puesto no era un pacto electoral sino para garantizar el cumplimiento de la reforma del ISSSTE, al que están afiliados los maestros del SNTE, que ella aseguran suman 1,7 millones.
Asegura que es una práctica democrática construir acuerdos "para lograr objetivos muy claros y definidos en un sistema democrático, plural de tolerancia (...), y no tiene ningún secreto de Estado".
'La Maestra' se defiende
"No hay nada ilegítimo y también la gente quiere que hablemos con verdad", subrayó.
Gordillo ha cosechado admiración y odio a lo largo de su trayectoria, que incluye su largo paso por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó México durante 71 años, del que fue secretaria general y defenestrada en 2006, acusada de apoyar a un partido de nueva creación, el Nueva Alianza (PANAL).
"La Maestra" se ve en medio de radicales del PRI y de radicales del Partido Acción Nacional (PAN) en el contexto de una sociedad exigente de la verdad, por ello, dijo, es que ventiló los acuerdos con Calderón.
Para ella el punto central son los manejos financieros del ISSSTE porque asegura que hay hospitales que no tienen alcohol y que quedaron inconclusas instalaciones hospitalarias e insiste en que la institución debe ser sometida a una auditoría.
Bajo esa premisa acepta que el SNTE, del que la prensa ha informado que recibe cada mes $10 millones por cuotas sindicales, sea sometido a auditoría, pero no "al calor de la presión" ya que se trata de fondos privados y no públicos como los del ISSSTE, institución que -dijo- "es un patrimonio de los trabajadores".
"La Maestra" suelta una carcajada y enseguida afirma: "sería ideal" que el monto fuera de $10 millones mensuales. "El día que la demos (la cifra) van a quedar claras muchas cosas", aseguró.
"Creo que esas voces son legítimas (las que piden se conozcan las cuentas del SNTE), son de la sociedad (...) creo que hay necesidad de ya de hacerlo, que es un paso en la vida democrática", dijo al aclarar que "con todo respeto" "no va a ser al calor de la presión".
©EFE
Commentarios