Murió empresario que estafó con visas

EFE | Aug 06, 2010 | 12:15 PM

Graves cargos federales

WASHINGTON - La policía investiga en Pensilvania la muerte de un empresario convicto por la obtención de cientos de visados fraudulentos para trabajadores indocumentados, para las cuales se usaron nombres de una guía telefónica de México, informó The Philadelphia Inquirer.
La Oficina del Forense del condado Chester indicó que todavía no se ha determinado la causa de la muerte de Michael Glah, de 48 años, quien junto con otros había sido acusado en diciembre por fraude con visados y conspiración para cometer fraude.
Glah era el dueño de la firma International Personnel Resources y fue acusado junto con su esposa Theresa Klish, de 50 años y vicepresidente de la empresa y dos gerentes de la misma, Emily Ford, de 29, y Mary Gillin, de 60.
Glah también había sido acusado de transportar trabajadores indocumentados dentro de Estados Unidos. Todos los acusados se habían declarado culpables de los cargos federales.Causas desconocidas
Glah fue hallado muerto el lunes, dos semanas después que la fiscalía pidió que se le impusiera una sentencia por encima del mínimo de 60 meses que estipula la ley federal. La audiencia de sentencia se había fijado para el 26 de agosto.
El abogado Robert Donatoni, quien representó a Glah desde que comenzó la investigación en noviembre de 2008, dijo al diario que "Michael estaba bajo una presión enorme, como le ocurriría a cualquier persona en una situación de ese tipo".
En mayo Gillin fue sentenciada a tres años de libertad vigilada, incluidos cuatro meses de arresto domiciliario, y se le impuso una multa de 50,000 dólares. En junio Ford y Klish fueron sentenciadas a cinco años de libertad vigilada, más una multa de $20,000 para Ford y una de $2,000 para Klish.Visas falsificadas
Según las autoridades federales entre 2003 y 2008 Glah y sus cómplices pusieron nombres elegidos al azar de una guía telefónica mexicana en solicitudes falsificadas de visas estadounidenses.
Los documentos se presentaron luego al Departamento de Trabajo y los trabajadores indocumentados recibieron instrucciones de mentir a las autoridades de inmigración para obtener los permisos de trabajo.
Según el diario, Glah y sus cómplices aprovecharon una estipulación de la ley de inmigración que permite sustituciones de trabajadores con permiso temporales y distribuyeron las visas a inmigrantes que, de otra forma, no hubiesen podido obtenerlas.
El grupo proporcionó trabajadores a firmas locales de cuidado de jardines y parques, construcción y otros clientes que necesitan personal temporal.
©EFE
Commentarios