Tarea difícil modificar la Enmienda 14

EFE | Aug 05, 2010 | 7:53 AM

Hijos de indocumentados en la mira

CHARLOTTE, Carolina del Norte - La idea de negar la ciudadanía automática a los nacidos en Estados Unidos de inmigrantes indocumentados volvió a reabrir el polémico debate sobre la reforma de la Constitución, algo que los expertos consideran muy difícil.
"Están hablando de este tema para desviar el asunto de la reforma migratoria. Quitar la nacionalidad a los hijos de los inmigrantes no sólo afecta a éstos sino a los niños de los americanos", afirmó hoy Michele Waslin, del Immigration Policy Center (IPC).
En conferencia telefónica organizada por IPC, grupo con sede en Washington, varios expertos discutieron la historia, pormenores y ramificaciones de impugnar la enmienda número 14 de la Constitución vigente desde 1868.
La misma garantiza la ciudadanía a "todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos".
Dos tercios de apoyo
Bill Hing, profesor derecho de la Universidad de San Francisco, explicó que para realizar una enmienda constitucional, se requiere la aprobación de las dos terceras partes de ambas cámaras en el Congreso además del consentimiento de al menos 38 estados.
En el pasado, las propuestas para reformar el derecho de ciudadanía por nacimiento en territorio estadounidenses en la Cámara Baja se han estancado.
En la Cámara de Representantes ya existe un proyecto de ley del republicano Lamar Smith de Texas, pero en lugar de realizarse por una enmienda a la Constitución, sería por cambio de ley por estatuto.
"De todas maneras sería muy difícil", apuntó Hing. "Esto no puede ser una propuesta seria. Es pura distracción política. Creo que los promotores (republicanos) de la idea no analizaron bien los pormenores que esto implica".
La ley de Arizona
La discusión para enmendar la Constitución y negar la ciudadanía a los hijos de los indocumentados comenzó un día después que la juez federal Susan Bolton emitiera su fallo de la SB1070 y detuviera temporalmente los puntos más álgidos de esa ley de Arizona.
El senador Lindsey Graham de Carolina del Sur, que en el pasado fue el único republicano que apoyó una reforma migratoria, fue el primero que propuso cambiar la decimocuarta enmienda redactada al final de la Guerra de Secesión, para que los hijos de los antiguos esclavos pudieran acceder a la nacionalidad.
Graham argumenta que la "ciudadanía por nacimiento es un error" y empuja a que "más ilegales lleguen al país" con el sólo propósito de "tener hijos con nacionalidad estadounidense".
"Este argumento no es sostenible", aclaró Waslin. "Los inmigrantes vienen al país para trabajar y sólo pensar que utilizarán a los hijos para arreglar su situación migratoria no es cierto. Este proceso tarda años".El ala dura
Otros líderes del Partido Republicano se han pronunciado a favor de la medida como el senador Mitch McConnell (Kentucky), quien pidió llevar a cabo audiencias sobre el tema en el Congreso, y Jon Kyl (Arizona), que catalogó de "carga pública" a los hijos de los inmigrantes sin papeles.
También el ex -candidato presidencial, el senador John McCain (Arizona), que a pesar de reconocer que reformar la Constitución es un "asunto serio", declaró el martes que apoya la revisión de los derechos de la ciudadanía.
"Bajo las leyes actuales es muy burocrático y si llegara a pasar (impugnación) cada ciudadano tendría que reaplicar para su certificado de nacimiento. Esto no es fácil y es muy costoso", acotó Margaret Stock, abogada y coronel retirada de la reserva de la Armada.
Para Elizabeth Wydra, consejera del Constitutional Accountability Center, es "históricamente equivocado" buscar revocar esta enmienda de la Constitución.
"Es una mala idea porque precisamente esta parte de la Carta Magna expresa la libertad e independencia, los ideales de este país, a sus ciudadanos sin importar la raza y el credo. Mejor tratemos de resolver el problema migratorio por la rama legislativa y no por la Constitución", enfatizó Wydra.
Los expertos coincidieron que la meta de los republicanos es atraer los votos de los conservadores debido a que el tema migratorio está desempeñando un papel principal en las elecciones de noviembre.
©EFE
Comentarios