Justicia advirtió a Joe Arpaio

EFE | Aug 04, 2010 | 8:11 AM

Le fijaron plazo

WASHINGTON - El Departamento de Justicia advirtió a la oficina del alguacil del condado de Maricopa, Arizona, Joe Arpaio, que puede ser demandada por no cooperar en una investigación sobre presuntas violaciones de derechos civiles y supuestas prácticas discriminatorias por origen y nacionalidad.
El fiscal general adjunto, Thomas E. Perez, envió una carta a la oficina en Phoenix de Arpaio, conocido por sus políticas antiinmigrantes, en la que le da de plazo hasta el 17 de agosto para cooperar con el Departamento de Justicia para evitar ser demandada por el Gobierno federal, según consta en la misiva.
"En ausencia de la cooperación voluntaria por parte de MCSO (Maricopa County Sherrif's Office) con la investigación, dentro de dos semanas, el 17 de agosto, el Departamento registrará una demanda civil para lograr acceso a los documentos requeridos", señala.
Por qué investiganDe acuerdo con la carta, la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia notificó el 10 de marzo de 2009 a la oficina de Arpaio que estaba siendo investigada por presuntas violaciones de ciertos artículos de las leyes de control y calles seguras y de control delitos violentos y fuerzas de seguridad.
En concreto, la investigación se refiere a denuncias sobre registros e incautaciones fuera de la ley, una conducta policial discriminatoria y la negativa a proporcionar servicios básicos a personas con un dominio insuficiente del idioma inglés.
El 25 de marzo de 2009, la división presentó su primera petición para que la oficina del alguacil del condado de Maricopa entregara la información requerida, para lo que detalló los documentos que eran necesarios para la investigación.
Después pidió en varias ocasiones, tanto por escrito como por teléfono, acceso a las instalaciones de la oficina y al personal del alguacil para investigar las alegaciones de discriminación por origen y nacionalidad, afirma el fiscal en su carta.
Respuesta parcialEl 12 de mayo, la oficina proporcionó un documento de once páginas que solamente respondió parcialmente a tres de las 51 preguntas efectuadas por la división en su primera solicitud y dijo que entregaría más respuestas más adelante.
No obstante, el 29 de mayo, los abogados de la oficina informaron al Departamento de Justicia de Estados Unidos que el alguacil ya no responderá a ninguna petición del Gobierno hasta que no se haya asegurado de que la investigación está siendo coordinada adecuadamente con el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).
Finalmente el 14 de junio, quince meses después de la primera solicitud de la división, la oficina de Arpaio presentó por primera vez una declaración sobre la gestión de su sistema penitenciario.
Sin embargo, el fiscal afirmó que esta declaración "se quedó corta" en el cumplimiento de la obligación de cooperar con la investigación, pues solamente se refirió a los servicios carcelarios y no a las acusaciones de prácticas policiales discriminatorias.
Seria advertenciaLa carta del fiscal Pérez concluye destacando: "no dudaremos en iniciar un litigio después del 17 de agosto, si la oficina del alguacil del condado de Maricopa sigue manteniendo su posición de no cooperar con la investigación de la División".
Arpaio, de 78 años, y quien se describe a sí mismo como "el jefe de policía más duro de Estados Unidos", continuó esta semana con sus redadas en Maricopa para la captura de inmigrantes indocumentados.
El condado Maricopa incluye la ciudad de Phoenix y varios de sus barrios.
Desde 2006, Arpaio ha cooperado para deportar a más de 23 mil indocumentados, según datos de The Associated Press.
©EFE
Comentarios