Fraude migratorio empobrece y abre las puertas de la deportación

Univision.com* | Jul 22, 2011 | 7:11 PM

Falsos tramitadores y mala práctica legal en la mira de la justicia

Francisco pidió ocultar el nombre debido a su condición de indocumentado. Llegó a Estados Unidos procedente de Guatemala, en 1994. Semanas más tarde presentó una solicitud de asilo ante el servicio de inmigración, pero el caso fue desestimado por falta de pruebas.
"Vivo con mi esposa y tenemos dos hijos nacidos aquí", dijo. "Vine en busca del sueño americano".
La vida de Francisco no ha sido fácil ni en Guatemala ni en Estados Unidos. “He tenido que trabajar muy duro, muchas horas al día, para sobrevivir y sacar adelante a la familia”, contó.
Al poco tiempo de llegar y comenzar a trabajar “en la empresa donde también faena un primo, llegaron unos tipos a pedir empleo. Hicieron amistad y le mostraron documentos del Seguro Social, permisos de trabajo y unas tarjetas de residencia. Todo se veía auténtico".
En menos de una semana Francisco y su primo se presentaron en la oficina de un supuesto abogado, "quién nos dijo que podía arreglarnos la situación. Cuando le pagamos, encendió la computadora e ingresó nuestros datos directamente en el sitio del servicio de inmigración".
Decenas de otros trabajadores hicieron lo mismo. A los tres meses, el tramitador cerró la oficina, canceló el teléfono "y nosotros recibimos una carta en donde el gobierno nos dijo que no tenemos derecho al asilo ni al permiso de trabajo", añadió.
Campaña federal
La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración de Estados Unidos (USCIS), en Washington DC, recomienda que las personas estafadas, como el caso de Francisco "pueden reportar estos delitos a nuestros oficiales o a las fiscalías estatales". Pero abogados conocedores de la ley de inmigración advierten que "por nada en el mundo" un indocumentado se acerque a una oficina federal porque "puede ser detenido y puesto en proceso de deportación".
“Si lo va a reportar, primero asegúrese que no lo van a detener y deportar del país”, apuntan.
El departamento de Justicia dice que esa cartera no cuenta con programas específicos para combatir el fraude a indocumentados.Sin embargo, a mediados de junio el gobierno federal lanzó una campaña en siete ciudades para ponerle freno.
“Estamos preocupados por aquellas personas que son víctimas sin escrúpulos por parte de estafadores que les ofrecen algo que puede comprometer su elegibilidad para un beneficio migratorio o simplemente no son elegibles”, indicó a Univision.com Mariela Melero, directora de la Oficina de Enlace Público de la USCIS.
Individuos que se hacen pasar por abogados, notarios que no están autorizados para realizar trámites migratorios, páginas de internet que se hacen pasar por sitios oficiales, mala práctica legal, falta de “familiaridad” con el sistema, barreras de idioma y hasta el analfabetismo son el principal blanco de la campaña.
Las ciudades seleccionadas fueron Atlanta, Baltimore, Detroit, Fresno, Los Ángeles, Nueva York y San Antonio. En los próximos meses se ampliará a nivel nacional.
Daños irreparables
Abogados y activistas consultados por Univision.com advirtieron que casos como el de Francisco se repiten en estados con alta concentración de inmigrantes hispanos. E hicieron una serie de recomendaciones para evitar daños irreparables tales como la deportación de Estados Unidos.
Tras el fracaso de los debates migratorios en el Congreso y la ola antiinmigrante que cubre gran parte del país, proliferan intentos de estafa a extranjeros sin papeles que viven escondidos y con miedo a ser arrestados y expulsados, quienes ven en las ofertas una manera de quedarse y hacer realidad el suelo americano. Pero en el fondo están pagando por una pesadilla.
Antonio López, directivo del Centro Latino de Boston, Massachusetts, recomendó que antes de pagar por un trámite "verifique si la persona o negocio está autorizado para asesorar en temas de inmigración".
Y el abogado José Pertierra, en Washington, explicó que si tiene dudas sobre la certeza de la persona que mira su expediente migratorio, "acuda a un grupo de ayuda a hispanos y pida asistencia".
En Miami, Houston, Los Angeles, San Francisco, Chicago, Nueva York, Phoenix -y otras ciudades con alta concentración de hispanos- proliferan negocios que garantizan una green card o tarjeta verde, pero no todo lo que dicen es cierto.
Con las manos vacías
"Yo pague $1,600 por un permiso de trabajo", explicó Francisco. "El tramitador hizo la gestión en una computadora. Muchos otros también pagaron, pero al final nos quedamos con las manos y los bolsillos vacíos".
La Coalition for Humane Immigrant Rights of Los Angeles (Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles –CHIRLA-), California, dijo que para evitar el fraude "la gente necesita informarse".
"No es la primera vez que se venden permisos, licencias o residencias, y tampoco será la última", agregó y recomendó a los inmigrantes que busquen una segunda opinión.
Pertierra señaló que el fraude puede evitarse si se toman ciertas precauciones, a saber:
   * Antes de contratar a un consejero legal, asegúrese que sea un abogado de inmigración que cuenta con permiso del estado para ejercer la profesión.   * Recuerde que no es aconsejable que los notarios realicen trámites migratorios.   * No acepte cobros por trámites de amnistía. El Congreso no ha aprobado nada, ni amnistía ni residencias ni permisos temporales de trabajo ni nada.   * Si está indocumentado, no envíe al servicio de inmigración ningún Formulario I-765 para pedir un permiso de trabajo. No sólo le negarán el trámite, sino que lo pueden poner en proceso de deportación.   * En Estados Unidos hay grupos y organizaciones que brindan asistencia y ayuda legal a inmigrantes. Contáctese con ellos.
Revise credenciales
Otros abogados consultados recomendaron:
   * Para asegurarse que la persona es abogado y cuenta con licencia para ejercer la profesión, pídale ver su nombre en alguno de los directorios de las asociaciones de abogados del estado o ciudad donde usted vive.   * Revise si la persona está registrada en la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (American Immigration Lawyers Association (AILA).
AILA cuenta con un servicio de referencia de abogado. Usted puede llamar gratis, desde cualquier parte de Estados Unidos, al teléfono: 1-800-954-0254. También puede enviar un correo electrónico a la siguiente dirección: ilrs@aila.org. AILA le responderá y le enviará direcciones de abogados registrados cerca de donde usted vive.
No pague nada a nadie
Tirso Moreno, un directivo de la Asociación de Trabajadores de Florida Central, subrayó que los indocumentados no tienen que pagar nada a nadie. "Primero deben informarse si tienen derecho a algún tipo de beneficio".
"En estos tiempos no se prepare para llenar papeles; prepárese para que no lo estafen", puntualizó.
Tras la advertencia, Francisco detalló los errores que él y su primo -y decenas de otros indocumentados- cometieron:
   * Nunca le preguntamos al tramitador si era abogado.   * Dejamos que sólo él hablara. Lo hacía bien y nos convenció a todos.   * Le pagamos en efectivo y no le exigimos recibo.   * Le entregamos pasaportes y todos nuestros datos de identidad.   * Permitimos que esa información fuera enviada al servicio de inmigración. Ahora estamos fichados.   * Como no teníamos computadora en casa, no sabíamos que cualquiera puede entrar al sitio de internet del servicio de inmigración y llenar solicitudes.   * No hicimos caso a los consejos. Debimos informarnos y buscar una segunda opinión.
Francisco Estrada, un directivo de la Unión de Trabajadores Campesinos, en Calexico, California, dijo que la experiencia de Francisco "le sirve a miles de otros inmigrantes para que no cometan los mismos errores".
"No hay que darle ningún dinero a nadie. No hay que adelantarle nada a nadie. Mientras no tengan seguros sus trámites, no deben deshacerse de su dinero. Cuesta mucho esfuerzo ganar dinero para que cualquier bribón se lo lleve. Debemos estar alertas, despiertos todo el tiempo, las 24 horas del día”.
©Univision.com*
Commentarios