BP ampliaría por 48 horas revisión de campana que frenó derrame en el Golfo

Univision.com y Agencias | Jul 17, 2010 | 4:51 PM

Angustiosa espera

NUEVA ORLEANS, Louisiana - La fuga de petróleo en el Golfo de México iniciada el 20 de abril paró hace dos días y no se han detectado otras filtraciones, pero British Petroleum (BP) no dio a conocer cuáles son los pasos que siguien de ahora en adelante.Las mediciones hechas el sábado en la campana que contuvo el derrame son satisfactorias. El derrame, el peor en la historia de Estados Unidos, dilató 86 días con un vertido estimado entre 2 y 3 millones de barriles diarios.Mientras, los estadounidenses siguen esperando el diagnóstico final antes de dar vuelta la página del desastre de la marea negra que impactó en cuatro estados del sur y cuyos efectos se dejarán sentir durante décadas. El grupo británico BP aseguró el sábado que "no hay indicios" de que haya una fuga de petróleo en el golfo, dos días después de instalado un artefacto similar a un embudo para intentar sellar definitivamente el persistente flujo de crudo, que tuvo una fuga estimada de unos 2.4 millones de galones diarios.Causante del derrame tras su avería en abril por la explosión y posterior hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon, el pozo resiste bien al cerramiento de válvulas que logró frenar el jueves el vertido de petróleo al Golfo de México, anunció este sábado la empresa. Indicios favorables "No hay ninguna evidencia" de que el pozo "no resista", es decir, no hay ningún indicio de nuevas fugas desde el pozo, que alcanza una profundidad de cuatro kilómetros bajo el nivel del mar, dijo el vicepresidente de BP, Kent Wells, durante una conferencia de prensa.
"La prueba no ha terminado. Todavía no hemos llegado a una conclusión final. Pero actualmente no tenemos ninguna evidencia que nos indique que el pozo no está sellado", agregó Wells. "Siempre tuvimos previsto que bajo ciertas circunstancias el ensayo se podría prolongar", explicó Wells, quien agregó que "mientras más dure esta prueba, más confianza tendremos" en sus resultados. Previo al anuncio de la prolongación de las pruebas entre otras cosas, BP anunció que quiere determinar con exactitud la naturaleza de unas burbujas que se han detectado saliendo de una válvula en lo más alto de la campana de contención y que podría ser gas natural. Según Wells, esas burbujas son algo "bastante normal" y podrían ser simplemente nitrógeno.

Señales alentadoras

La presión en el interior del pozo, que estaba completamente cerrado el jueves a las 20:25 GMT por primera vez desde el comienzo del derrame de petróleo el 20 de abril, ha seguido aumentando, lo cual es "una buena señal", explicó. La presión es hoy de 6,745 psi (472 kilos por centímetro cuadrado), ligeramente superior hoy a la detectada el viernes, cuando llegaba a los 6,700 psi (471 kilos por centímetro cuadrado). Esa cifra se encuentra por debajo de lo que esperaban los expertos, 7,500 psi (526 kilos), pero por encima de los 5,000 psi (351 kilos por centímetro cuadrado) que delatarían sin lugar a dudas la existencia de una fuga. "El hecho de que la presión sigue aumentando nos da más confianza de que la prueba funciona", dijo Wells. Los datos se encuentran "absolutamente" dentro del rango previsto por los ingenieros, añadió. Espera necesaria No obstante, Wells advirtió que las pruebas no están terminadas y que hace falta aún esperar antes de sacar conclusiones definitivas. En ese sentido, esbozó la posibilidad de reabrir el pozo por un corto periodo con el fin de reducir la presión en su interior. La noticia de que las tres válvulas del gigantesco embudo se habían cerrado el jueves fue un rayo de luz para los residentes de la costa cuyos medios de vida han sido devastados. El derrame, la mayor marea negra de la historia de Estados Unidos, se detuvo cuando las válvulas de un nuevo embudo instalado el lunes fueron cerradas, cerca de tres meses después del naufragio de la plataforma Deepwater Horizon gestionada por la petrolera británica BP, tras una explosión que dejó 11 operarios muertos. En la región, los residentes oscilan entre la alegría y el miedo de que la fuga vuelva a aparecer con más virulencia. Punto crítico Una de las principales preocupaciones es la posibilidad de que, atrapado en el pozo tapado, el petróleo comprimido termine por crear grietas y se vierta de nuevo al mar. "La esperanza flota en el golfo", tituló el sábado el diario American Press de Luisiana. "¿Aguantará?", cuestionó de su lado el Daily Advertiser. En Florida, el Palm Beach Post abrió en primera página con un buen resumen del sentimiento generalizado: "El embudo resiste, pero se desconoce cuál es la próxima etapa". El presidente Barack Obama el viernes se mostró cauto. "El nuevo embudo es una buena noticia", dijo a la prensa en la Casa Blanca, y agregó que "es importante que no nos adelantemos" pese a que "hay mucha información en los medios que parece indicar que esto (la contención) se ha logrado".
©Univision.com y Agencias
Comentarios