AI pidió a mexicano proteger a la periodista Lydia Cacho

EFE | Jul 05, 2011 | 6:28 PM

Amenazada de muerte

MEXICO - Amnistía Internacional (AI) pidió al Gobierno de México que garantice la seguridad de la periodista Lydia Cacho, amenazada de muerte tanto en México como en España el mes pasado.
En una acción urgente difundida el martes, la organización no gubernamental (ONG) pide a sus simpatizantes que escriban en cualquier idioma al Gobierno mexicano, encabezado por el presidente Felipe Calderón, exigiéndole mejorar la protección de la periodista, pues "se teme seriamente por su seguridad".
La solicitud de AI a sus activistas pretende hacer que las autoridades mexicanas proporcionen a Cacho "medidas efectivas de protección" en "estricta conformidad con los deseos de la propia afectada" y conforme a lo ordenado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
Según la ONG, las amenazas recibidas por la periodista consistieron en un correo electrónico enviado a la Fundación Lydia Cacho en España el pasado 14 de junio y una llamada telefónica anónima hecha el 17 junio en México.
'Último aviso'
"Las dos se referían a su trabajo como periodista y advertían a Lydia Cacho de que mantuviera la boca cerrada o la matarían. Además le decían que ese era el último aviso", recordó la agrupación defensora de los derechos humanos en un comunicado.
Por los hechos se han presentado sendas denuncias "tanto en México (en la Dirección General de la Policía) como en España (en la Guardia Civil)", indicó.
"Se está pidiendo a las autoridades españolas que investiguen, porque el correo se dirigió a la fundación", dijo a Efe un portavoz de Amnistía.
La fuente explicó que la ONG no tiene certeza sobre si Cacho estaba en España en el momento en que se recibió el correo electrónico, pero que por haberlo recibido la fundación se había iniciado la denuncia en el país ibérico.
Denunció a pederastas
La periodista denunció el 29 de junio que había recibido "amenazas de muerte muy puntuales" en venganza a través de "llamadas y correos electrónicos" por "revelar los nombres de tratantes de niñas y mujeres", sin precisar que alguna de ellas se produjo en España.
AI recordó que la periodista mexicana "empezó a recibir múltiples amenazas y a sufrir acoso" tras publicar en 2005 un libro titulado "Los demonios del edén", en el que "sacaba a la luz una red de pornografía infantil" conectada con gente de poder y dinero en los estados de Quintana Roo y Puebla.
Cacho llegó a ser detenida en diciembre de 2006 y sometida a amenazas por los policías que la capturaron.
En los años siguientes continuaron los mensajes disuasorios, "en ocasiones como represalia por su trabajo como periodista y defensora de los derechos humanos en un albergue para mujeres en Cancún", advierte AI.
En 2009 la CIDH pidió al Gobierno mexicano que adoptara medidas cautelares para Lydia Cacho, quien el pasado año volvió a denunciar en el libro "Esclavas del poder, un viaje al corazón de la trata de mujeres y niñas en el mundo", nombres de diversos grupos criminales y de funcionarios públicos con redes de delincuencia organizada.
AI destacó que "los periodistas y los profesionales de los medios de comunicación de México corren un grave peligro de ser atacados o asesinados a causa de su trabajo" en este país.
Según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), un organismo con funciones de oficina del Defensor del Pueblo, al menos 70 periodistas han sido asesinados desde el 2000 en México y 13 más están desaparecidos.
El pasado 1 de julio la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) instó al Gobierno mexicano a que investigara las nuevas amenazas de muerte que había recibido Cacho, así como que se encuentre y juzgue a sus responsables.
©EFE
Comentarios