Indocumentados en México en riesgo latente, destacó informe de la CNDH

Notimex | Jun 30, 2011 | 7:54 PM

Miles de secuestros

MEXICO - El riesgo para la población migrante en México es latente, se observa y está documentado en 214 eventos de secuestro que arrojan 11 mil 333 víctimas, informó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).
El Informe Especial sobre Secuestro en Perjuicio de Migrantes en el país fue emitido por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).
En entrevista con Notimex el quinto visitador del organismo nacional, Fernando Batista Jiménez, destacó que “la situación de los migrantes hay que enmarcarla en un contexto de alto riesgo”.
Alta vulnerabilidad
Precisó que este contexto es muy complejo y abarca circunstancias de carácter económico, social y cultural, fenómenos que se agravan como consecuencia de la globalización y de las crisis que colocan a los migrantes en una situación de especial vulnerabilidad.
El 22 de febrero se presentó el informe especial, sin embargo “puedo afirmar que siguen ocurriendo casos de privación de la libertad en contra de la población migrante y otros delitos”, aseveró.
Ello aunque no se pueda determinar la tendencia con respecto a otro lapso, porque se necesitaría realizar otro informe especial, agregó.
Llamado al gobierno
Batista Jiménez subrayó que en México hace falta una coordinación urgente entre las autoridades de los tres órdenes de gobierno en materia de prevención del delito.
Es decir la elaboración de una política pública concreta en materia de procuración de justicia por si lamentablemente ocurren casos como los de Tamaulipas, donde fueron asesinados 72 indocumentados, o el que recientemente habría ocurrido en Veracruz, el secuestro de 80 inmigrantes, especificó.
Consideró que es necesario dar con los responsables y realizar acciones en materia de atención a las víctimas del delito y de acceso a la justicia, así como el cabal cumplimiento de las 28 propuestas concretas de la CNDH sobre la falta de coordinación entre los tres órdenes de gobierno.
De acuerdo con el organismo hace falta “una coordinación con la CNDH que estamos en disposición de ayudar a que se dé cumplimiento puntual de estas propuestas, pero evidentemente siguen habiendo fallas en materia preventiva, porque siguen habiendo casos como el que se acaba de presentar”.
Prevención de delito
Sin embargo, el organismo confía en que las autoridades de los tres órdenes de gobierno cumplan con su deber en prevención del delito, en concreto en perjuicio de la población migrante, y que se procure justicia para evitar que se repitan en el futuro actos de estas características.
El funcionario de la CNDH informó que en el caso de Veracruz “nosotros vamos a verificar, tenemos un expediente abierto para que (la PGR) cumpla con su deber de investigar”.
Destacó que el organismo realiza inspecciones de campo, “la estamos haciendo en los albergues dependientes de la Pastoral de la Movilidad Humana y en distintas estaciones migratorias sobre todo en la zona, con la finalidad de poder recabar mayores elementos de convicción”.
Estos elementos se harán del conocimiento de la Procuraduría General de la República (PGR) que a su vez tiene la obligación de realizar y llevar a cabo esta investigación completa.
Testimonios sobre secuestro
Recordó que se recogieron dos testimonios en el caso de Veracruz, uno de un nacional salvadoreño y otro de un ciudadano de Guatemala; “ellos nos narran que alrededor de las 13:00 o 14:00 horas viajaban en el tren que va de ciudad Ixtepec Oaxaca a Veracruz”.
En el camino a la altura de Medias Aguas el tren hizo una desviación que ellos señalan como “otra vía que comúnmente no se va, se detiene y se aproximan tres camionetas negras de las que descienden 10 hombres encapuchados, vestidos de negro, portando armas largas”.
Con amenazas se dirigieron a los migrantes que según los testimonios eran entre 200 y 250; antes de saltar del tren uno de los testigos pudo observar cómo subieron a una de las camionetas a dos personas.
Ellos se ocultaron detrás de unos matorrales por un lapso de tres o cuatro horas y finalmente en un tren que viene de regreso a Ixtepec se volvieron a subir, y es así como llegaron al Albergue Hermanos en el Camino alrededor de las cuatro de la mañana.
El director del albergue, Alejandro Solalinde, se comunicó a la CNDH y de inmediato a través de su oficina regional en Ixtepec, Oaxca, personal de la CNDH se presentó para recabar este testimonio y “también los acompañamos a presentar la demanda ante la PGR”.
©Notimex
Commentarios