Murieron acusados de brujería

EFE | Aug 24, 2008 | 12:05 PM

Pasada la medianoche

SAN CRISTOBAL DE LAS CASAS, México - Indígenas tzotziles de Chiapas, en el sur del país, mataron con machetes a tres personas de la misma familia e hirieron a otras seis, tras acusarlas de practicar brujería, informaron fuentes oficiales.
Según el fiscal de justicia indígena, Mariano López Pérez, la matanza fue perpetrada en la comunidad Jolitontic del municipio indígena de Chalchihuitán, en la zona de los Altos de Chiapas, durante la madrugada del sábado.El fiscal detalló que vecinos de los fallecidos detuvieron a los ocho agresores, quienes reconocieron que atacaron a la familia de Pedro Gómez Díaz por "una brujería" que supuestamente afectaba a una menor de 11 años, hija de uno de los atacantes.De acuerdo con las primeras investigaciones, Antonio Gómez estaba convencido que la enfermedad del estómago de su hija Irma tenía su causa en la brujería, por lo que reunió a otros siete individuos para matar a la familia a la que culpaba de ello.Pasada la medianoche, los indígenas irrumpieron en la choza de quienes consideraban brujos y mataron primero al mayor de los ocho hijos de la familia, René, de 32 años.Luego agredieron a la madre, Marcela Hernández Girón, y al padre Pedro Gómez Díaz, ambos mayores de 50 años, quienes trataron de defenderse y alertaron con gritos al resto de la familia antes de morir.Antes de darse a la fuga, los agresores infligieron graves lesiones con sus machetes a seis de los hijos de la familia: Esteban, Ernesto, Anita, María, Petrona y Martín, de 4, 6, 7, 14, 16 y 18 años, respectivamente. Dos menores más resultaron ilesos.Con el ruido, los vecinos acudieron a la vivienda para prestar auxilio, dieron aviso a las autoridades y ayudaron a buscar a los agresores, a quienes se logró capturar.Los seis heridos fueron trasladados al hospital de San Cristóbal de las Casas, donde se informó de que la vida de una de las chicas, Petrona, de 16 años, corre peligro.El fiscal para asuntos indígenas manifestó que los vecinos dijeron que no sabían si la familia efectuaba rituales de supuesta hechicería."Lo que dijeron es que (el padre) era un evangélico que oraba mucho", añadió López Pérez.
©EFE
Commentarios