ICE anunció cambios al programa federal 'Comunidades Seguras'

Univision.com* | Jun 17, 2011 | 5:52 PM

Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes reaccionaron con cautela

El gobierno estadounidense anunció el viernes cambios en la política de inmigración que regula el controvertido programa 'Comunidades Seguras', y aseguró que los esfuerzos estarán concentrados en individuos que hayan cometido delitos graves.
El director del la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE), John Morton, dijo que muchos cambios se originaron en preocupaciones de las autoridades locales y de comunidades, quienes han expresado sus desacuerdos con el programa.
Morton agregó que se llevarán a cabo algunos cambios al programa, el cual permite que las autoridades cotejen las huellas dactilares de los detenidos con los expedientes federales de inmigración.
Y añadió que se creará un comité asesor para que plantee ideas a fin de reformar el programa, y reiteró que el objetivo es concentrarse en quienes hayan cometido delitos graves.
Informe en 45 días
La comisión anunciada por Morton informará de sus conclusiones a la Secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, en un plazo de 45 días.
Simultáneamente, la oficina de derechos y libertades civiles del DHS ampliará sus funciones de supervisión y recopilación de datos de Comunidades Seguras.
Las nuevas políticas instan a los agentes de policía que participan en el programa a evitar que las víctimas y testigos de delitos terminen enfrentando procesos de inmigración que pueden llevar a su deportación.
Los críticos han dicho que 'Comunidades Seguras' desalienta a los inmigrantes de denunciar delitos.
Golpes recientes
Comunidades Seguras sufrió duros golpes en semanas recientes. Los estados de Massachusetts, Illinois y Nueva York se retiraron del plan y argumentaron que no cumple con los objetivos delineados por el DHS. Y también que el número de quejas por violación de derechos de individuos afectados había crecido de manera alarmante.
En Nueva York, jefes de policía y alguaciles en varios condados dijeron que el programa amenaza con destruir la confianza con la comunidad inmigrante, un aporte clave para el combate del crimen.
Muchos delitos no estaban siendo reportados por miedo de los testigos a ser detenidos por estar sin papeles en el país.
Activistas han señalado que el programa puso en situación de riesgo a millones de indocumentados y restó peso al debate de la reforma migratoria en el Congreso, un tema que ha sido pospuesto innumerables veces desde mediados de 2006.
Cambio cosmético
La Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA), recibió con cautela los cambios anunciados por Morton.
"Aunqu4e acogemos con satisfacción el anuncio, los cambios son cosméticos", dijo Angelica Salas, directora ejecutiva de CHIRLA. "No muestran mejoras en la maquinaria de deportación de ICE, que actúa con la colaboración de las policías locales".
Salas agregó que 'Comunidades Seguras' ha contribuido a la deportación de miles de inmigrantes y que “entre seis y siete de cada 10 expulsados no constituía una amenaza seria para la seguridad de Estados Unidos”.
A nivel nacional, entre octubre del 2008 a abril de 2011 se deportaron a 31,834 no convictos y 33,487 convictos de hasta dos delitos menores, de acuerdo con la agencia de inmigración. Esta suma contrasta con los 28,156 deportados que fueron condenados por delitos serios, como asesinatos y violaciones, o de dos o tres delitos graves.
Para ICE, la clasificación de "no convicto" significa que el inmigrante no fue hallado culpable de un delito, pero no quiere decir que el inmigrante no haya sido arrestado antes, ni que no haya reingresado al país ilegalmente o que no tenga orden de deportación.
Ali Noorani, director Ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración (NIF), dijo que el anuncio era bienvenido, pero que se trataba de un reconocimiento atrasado de los problemas en el sistema.
“El DHS ha estado bajo intensa presión para modificar los problemas (…) Tres estados, Illinois, Nueva York y Massachusetts, optaron por salirse (…) El DHS debe detenerlo inmediatamente hasta que la a comisión concluya su estudio”, agregó.
Noorami dijo además que 'Comunidades Seguras' “tiene serios problemas de implementación y erosiona la confianza de las comunidades”.
Revisión federal
La semana pasada el inspector general del Departamento de Seguridad Nacional dijo que comenzará a revisar en agosto un programa contra los inmigrantes indocumentados llamado Comunidades Seguras, en lugar de hacerlo posteriormente como había planeado.
El inspector general en funciones, Charles Edwards, dijo en una carta dirigida a la congresista demócrata Zoe Lofgren, que la revisión determinará la amplitud con la que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas utiliza Comunidades Seguras para localizar y deportar a los inmigrantes considerados delincuentes peligrosos.
Los funcionarios de inmigración comprueban las huellas dactilares de todas las personas fichadas en las cárceles locales para localizar a los indocumentados que deben ser deportados.
Lofgren había pedido al inspector general que investigara si los empleados de Seguridad Nacional mintieron al público, autoridades locales y al Congreso en torno a 'Comunidades Seguras', tras revisar miles de correos electrónicos hechos públicos.
"Creo que algunas de estas declaraciones falsas y engañosas pueden haber sido intencionales, mientras otras se hicieron de manera imprudente, a sabiendas de que eran ambiguas y posiblemente crearían confusión", dijo Lofgren.
Miles de correos electrónicos
Lofgren argumentó sus acusaciones en miles de correos electrónicos y otros documentos que la agencia divulgó este año en respuesta a una demanda presentada por abogados de inmigración.
'Comunidades Seguras' invitaba a las ciudades a incorporar la información, que incluía huellas dactilares de sospechosos locales, a la base federal de datos sobre inmigración, pero The Associated Press reportó en febrero que no se permitía a las ciudades negarse a participar, pese a que funcionarios federales afirmaban lo contrario.
Algunas comunidades y estados se han resistido o negado a participar, pues dicen que compartir las huellas dactilares hace más difícil cumplir con su trabajo. Los inmigrantes, temerosos de ser entregados a Inmigración y Control de Aduanas, son reacios a denunciar crímenes o ayudar a solucionarlos, han dicho algunos agentes.
Miles de documentos difundidos en febrero por el DHS mostraron cómo el gobierno se afanó para acallar las críticas y la publicidad negativa hacia ‘Comunidades Seguras’, el cual fue de aplicación voluntaria hasta que las ciudades se negaron a participar.
Los documentos revelaron que el gobierno reelaboró las normas del programa, consideró la posibilidad de no otorgar fondos federales ni información a los que se resistían a aplicarlo y finalmente buscó precedentes judiciales para obligar a la cooperación con el programa.
Hubo muchas críticas al 287(g), un mecanismo previo. Debido a que se aplica a todos (los arrestados) y a las reglas que lo rigen. ('Comunidades Seguras') satisface muchas, si no todas las quejas expresadas" en relación al 287(g), otro programa que permite a algunas policías locales hacer cumplir la ley federal de inmigración.
Activistas señalaron que algunas fuerzas de seguridad locales participantes en el 287(g), en especial en el sureste de Estados Unidos, entregaban a indocumentados a las autoridades federales por faltas menores mientras que otras se concentran en los criminales violentos.
Policías inconformes
En octubre del año pasado representantes de localidades como Arlington (Virginia), Santa Clara y San Francisco (California) y la propia capital estadounidense, prometieron dar la batalla para salirse del controvertido programa “Comunidades Seguras’, aunque no tuvieran permiso del Gobierno para hacerlo.
La jefa de la seguridad de Estados Unidos, Janet Napolitano, ha dicho que el programa -una cooperación entre los agentes de inmigración y las autoridades policiales locales-, será ampliado a todo Estados Unidos para el año 2013.
El periódico The New York Times señaló en un reciente editorial que se suponía que el programa “se iba a concentrar en los criminales peligrosos”, pero las capturas de personas no criminales o con faltas de menor importancia, como sucedió en Nueva York, puso en peligro la seguridad pública “al disuadir” a los testigos de delitos a que se comuniquen y colaboren con la policía”.
Agregó que en los dos últimos años el Presidente Barack Obama, al igual que su antecesor George W. Bush, ha impulsado sin descanso una severa política de control migratorio, pero no ha otorgado ningún tipo de alivio a millones de indocumentados desesperados por legalizar sus permanencias en el país.
©Univision.com*
Comentarios