Dos ex reos cubanos más llegaron a España y los primeros aún tienen un futuro incierto.

Univision.com y Agencias | Jul 14, 2010 | 1:08 PM

Se suman al grupo

MADRID - Dos nuevos ex presos cubanos aterrizaron el miércoles en España, mientras los primeros siete disidentes comenzaban en Madrid una nueva vida sin tener la certeza de si seguirán en Europa o intentarán dar el salto a Estados Unidos."No tenemos nada que celebrar, mientras uno solo de nuestros hermanos esté en prisión", dijo Pablo Pacheco, uno de los liberados el martes. "Hemos tenido horas muy intensas, pero muy productivas, dando un mensaje de esperanza y de reconciliación a todos los cubanos".
Normando Hernández, de 40 años, y Omar Rodríguez, 45, se sumaron al grupo de siete disidentes cubanos liberados, al arribar a Madrid procedentes de La Habana. Aunque se esperaba que Luis Milán aterrizase junto a sus compañeros, finalmente se quedó en tierra debido a una repentina enfermedad de su hijo, según informó el gobierno.Está previsto que Milán y Mijail Barzaga, otro de los disidentes, abandonen Cuba en las próximas horas con destino a España.La madre de Hernández, Blanca González, viajó desde Miami para reencontrarse en Madrid con su hijo, al que no veía desde hacía ocho años."Desde que yo salí de Cuba no veía a mi hijo. Estoy muy tensa, muy nerviosa, muy emocionada", dijo González tras fundirse entre lágrimas en un largo abrazo con su familia en el hotel donde los disidentes se encuentran alojados provisionalmente."Acabo de encontrarme con mi adorada madre. Ha sido muy emotivo todo", explicó Hernández. "Me encuentro destruido, emocionalmente y físicamente también. Esto ha sido terrible, no se lo deseo a ningún ser humano en la vida".Rodríguez, por su parte, quiso acordarse de Orlando Zapata, fallecido en febrero tras una huelga de hambre, y de todos los que, dijo, "murieron por la libertad"."Me siento bien, pero emocionalmente siempre he estado bien", afirmó. "Todo ha sido muy chocante. El futuro siempre lo pensé en Cuba y no en el destierro".

Nueva vida

Ya son nueve los disidentes que junto con sus familiares, unas 45 personas en total, se encuentran en la capital española. Todos ellos son parte de los 52 presos políticos del llamado "Grupo de los 75", arrestados en 2003, que Cuba se comprometió a liberar tras el diálogo entre el gobierno español y la Iglesia Católica cubana con el gobierno castrista.El gobierno español, como acompañante de este diálogo, se ofreció a acoger a los que deseasen abandonar Cuba y unos 20 podrían llegar al país en las próximas semanas.Las primeras 24 horas de los exiliados en suelo ibérico no han sido probablemente las soñadas, ya que las pasaron en un hotel de la periferia de Madrid, en el corazón de un barrio obrero sin tiendas ni comercios alrededor."Tenemos que aprender a vivir en libertad. Nos hemos sentido un poco extraños al llegar. Creo que tenemos que adaptarnos", comentó Julio César Gálvez, de 66 años, que cumplió más de siete años de cárcel de una condena de 15.A pesar de las incomodidades y todavía algo desorientados, sin creerse lo que está pasando, los siete han paseado por las calles de la ciudad y han comprobado el eco que su llegada a España ha tenido en las portadas de casi todos los diarios locales, incluso compitiendo con la resaca del Mundial conquistado por la selección española de fútbol."Estamos tratando de presentar al mundo el verdadero rostro de lo que sucede en nuestro país", dijo José Luis García Paneque, de 44 años, quien perdió casi 40 kilogramos de peso durante el encarcelamiento. "Este es el primer paso para un cambio en Cuba".Ayuda españolaEl presidente del gobierno español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, subrayó este miércoles en el Congreso de los Diputados la "influencia" del ejecutivo español en la decisión de las autoridades comunistas cubanas de liberar a 52 prisioneros políticos."Ayer mismo se ha hecho palpable nuestra influencia para que un grupo de ciudadanos cubanos disfruten, en nuestro suelo, su propia libertad", señaló ante los diputados durante su discurso en el debate anual sobre el estado de la nación.En virtud de un protocolo suscrito con el Ministerio de Exteriores español, las organizaciones Cruz Roja, Comisión Española de Ayuda al Refugiado y Asociación Comisión Católica Española de Migración se van a encargar de darles atención médica, manutención y alojamiento a las familias llegadas a España. También intentarán encontrarles trabajo, no necesariamente en Madrid, pues ha sido un país castigado por la crisis económica y una tasa de desempleo superior al 20 por ciento."Lo que vamos a proporcionar son medidas de apoyo, que van desde alojamiento, manutención, apoyo psicosocial y luego un acompañamiento en todo lo que es integración social y laboral", señaló Teresa de la Peña, portavoz de Cruz Roja. "Estas personas acaban de llegar y estamos tomando contacto. Poco a poco iremos viendo cómo vamos dando respuestas a sus demandas".

Futuro incierto

La mayoría de los disidentes todavía no sabe qué va a hacer o cómo va a empezar de cero una nueva vida, salvo Omar Ruiz, quien expresó su voluntad de viajar a Estados Unidos y reencontrarse en Miami con la familia de su esposa.En principio, los disidentes fueron acogidos en España como inmigrantes legales y no se les concedió estatus de refugiados políticos. A la espera de recibir sus permisos de trabajo y residencia, teóricamente gozarían de libertad de movimientos.La mayoría de miembros del grupo tienen familia en Estados Unidos y podrían tramitar visas. Sin embargo, todavía están digiriendo su salida y quieren meditar la decisión.Es el caso de García Paneque, cuya esposa y sus cuatro hijos residen en Dallas, Texas. Ya se ha podido comunicar con ellos telefónicamente, pero quiere darle una oportunidad a España."La única cosa que pido del pueblo español es la oportunidad", dijo. "De donde yo vengo, nadie me había dado tanta atención".Pacheco, de 40 años, también tiene hermanos y familia en Miami y Daytona Beach, pero piensa que España, gracias al idioma, puede ser el lugar idóneo para fijar la residencia definitiva con su mujer y su hijo pequeño."Quiero intentarlo aquí", afirmó emocionado después de haber conocido el estadio Santiago Bernabeu del Real Madrid. "Durante mis siete años de cautiverio, escribí un diario y ahora quiero hacer un libro contando la experiencia".Katie Ortiz, una portavoz de la embajada de Estados Unidos en España, explicó que cualquier ciudadano en España puede solicitar una visa, pero declinó comentar sobre el caso concreto de los cubanos.En Estados Unidos, José Azel, un responsable del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos de la Universidad de Miami, dijo que los disidentes exiliados "Serían más que bienvenidos. No creo que como prisioneros políticos tuvieran dificultades".Azel señaló que la ayuda de los congresistas cubano-estadounidenses podría ser decisiva para obtener las visas.
©Univision.com y Agencias
Comentarios