ICE anuncia redadas silenciosas en 1,000 empresas

Univision.com* | Jun 15, 2011 | 6:46 PM

Autoridades federales de inmigración indagan contrata de trabajadores extranjeros

Autoridades federales anunciaron el miércoles la realización de una nueva ronda de redadas silenciosas en 1,000 empresas para revisar los documentos de trabajadores extranjeros y verificar si cuentan o no con permiso para laborar en Estados Unidos.
Denominadas "redadas silenciosas", la revisión afecta principalmente a compañías vitales para la seguridad nacional y otras funciones gubernamentales y económicas, dijo la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), una de las principales dependencias del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).
La agencia dijo que notificará a las 1,000 empresas seleccionadas que inspeccionará sus formularios I-9, planillas que llenan muchos empleadores para verificar si sus trabajadores tienen estatus legal de permanencia en Estados Unidos y están autorizados para trabajar.
"Las inspecciones afectarán a empresas de todos tamaños y en todos los estados de la unión, con énfasis en negocios relacionados con infraestructura y recursos claves", dijo ICE en un comunicado.
La agencia no mencionó las empresas aque serán afectadas.
La redada anterior
En enero el gobierno federal anunció la creación de una nueva unidad para investigar empresas y poner freno a la contrata de trabajadores indocumentados.
El nuevo organismo lo integran al menos 15 agentes de ICE. La unidad realiza auditorías a empresas en todo el país utilizando como herramienta el sistema E-Verify, bajo control de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS).
En 2010 alrededor de unas 3,000 empresas fueron forzadas a despedir trabajadores inmigrantes tras las “redadas silenciosas” ejecutadas por ICE.
Cambio de política
La administración del presidente Barack Obama sustituyó en 2009 las redadas de indocumentados por auditorías para verificar documentos. En octubre del año pasado, la jefa del DHS, Janet Napolitano, advirtió que este tipo de operativos continuarán en 2011, al igual que la búsqueda de extranjeros con antecedentes criminales para ser arrestados y deportados del país.
En el curso del año fiscal 2010, el gobierno federal deportó la cifra récord de más de 392 mil indocumentados, la mayoría de ellos con antecedentes criminales, cifra que marcó un récord. En el año discal 2009 la cifra de expulsados fue de unos 386 mil.
Las redadas ejecutadas durante la administración republicana del ex presidente George W. Bush (2001-2009)) concluían con la deportación de los inmigrantes trabajadores sin papeles, pero las “redadas silenciosas”, como suelen llamarle los empresarios y activistas de organizaciones nacionales a las auditorías que ejecuta ICE, terminan con despidos y, en muchos casos, los afectados no son expulsados de Estados Unidos.
Opiniones divididas
Las redadas silenciosas agregan serias dificultades a los patronos para poder contratar empleados. Algunos pequeños empresarios alegan que no están preparados para determinar quién es documentado o quien no tiene papeles y que podrían ser demandados por discriminación a la hora de seleccionar posibles y potenciales trabajadores.
Pero otros, como Mike Gempler, de la Liga de Productores de Washington, estiman que las redadas o auditorías de ICE son "una herramienta mucho más eficaz".
En 2009 Gebbers Farms encontró evidencia de que más de 500 de sus trabajadores, la mayoría inmigrantes de México, se encontraban ilegalmente en el país ilegalmente, según el reporte publicado por The New York Times. La empresa los despidió de inmediato.
Pero después de la cesación de los empleos, la empresa tuvo serias dificultades para contratar a nuevos empleados y puso en riesgo la cosecha y su producción, principalmente por la carencia de una reforma migratoria integral que incluya, dentro de sus beneficios, un programa amplio para la contratación de trabajadores temporales, en el caso del campo.
Objetivo del plan
El director de ICE, John Morton, ha dicho en reiteradas ocasiones que el objetivo de las auditorías es crear "una cultura de cumplimiento" de los empleadores, y que la verificación de las nuevas contrataciones serán tan rutinarias como el pago de impuestos.
El ICE deja en manos de los empleadores el despido de trabajadores cuyas identidades y permanencias en Estados Unidos no pueden ser validadas. Si los empleadores no proceden con las expulsiones, quedan entonces sujetos a sanciones.
Los empleadores acceden a través de Internet al programa federal y utilizan el Formulario I-9 para verificar el estado migratorio de sus trabajadores.
De qué se trata
E-Verify es una gigantesca base de datos a cargo de la USCIS que se encuentra conectada con las bases de datos de la Administración del Seguro Social (SSA) y del DHS, herramientas que reúnen datos de millones de personas, tanto ciudadanos como residentes legales en Estados Unidos.
El programa es la segunda parte del Sistema Básico de Verificación de Empleo (EEV) que fue aprobado por el Congreso en noviembre de 2003 y que forma parte de las políticas de seguridad implementadas tras los ataques terroristas de 2001.
El sistema, al que los empleadores acceden voluntariamente -por teléfono o internet- faculta al gobierno federal para que verifique la identidad de cualquier trabajador extranjero, coteje su nombre y números de identidad con otras bases de datos, y compruebe que tiene visa y permiso para laborar en el país.
No cuesta nada
La verificación es gratis, reiteró el gobierno. Pero el optimismo de gobierno choca con la crítica y el rechazo de sindicatos y grupos que defienden los derechos de los inmigrantes, quienes ven en la herramienta una forma de negar la posibilidad aprobar una reforma migratoria que incluya una vía de legalización para la mayoría de los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.
Carlos Saavedra, de la Massachusetts Immigrant and Refugee Advocacy Coalition (MIRA), dijo a Univision Online que a medida que el gobierno implemente los sistemas de verificación de empleo, en la misma medida aumentarán las redadas silenciosas.
Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU), reiteró su temor de que el E-Verify "perjudique los intereses económicos de Estados Unidos en vez de tomar acción para revivir la reforma migratoria".
©Univision.com*
Comentarios