Rebeldes conquistan dos localidades en el oeste de Libia

AFP | Jun 15, 2011 | 10:37 AM

OTAN estimó que puede terminar su misión sin el envío de tropas terrestres

BENGASI - Los insurgentes avanzaron este miércoles en su camino hacia Trípoli al tomar el control de dos localidades en el oeste de Libia, donde la OTAN está convencida de poder llevar a buen término su misión sin tropas terrestres, tras dos meses y medio de intervención militar.
En Trípoli, dos potentes explosiones sacudieron el martes por la noche el centro de la ciudad, después de tres días de pausa en los bombardeos de la OTAN.
El miércoles, el comandante de las operaciones de la Alianza Atlántica, general Charles Bouchard, estimó que la OTAN puede terminar su misión en Libia sin recurrir a tropas terrestres y asegura que la situación militar en el oeste del país transcurre "muy positivamente".
Los rebeldes se apoderaron de Zawit al Bagul y Al Lawanya, en la carretera de Yefren (oeste), controlada por la rebelión y situada a unos 80 km de Trípoli, según un corresponsal de la AFP. La víspera habían tomado el control de Al Rayayna.
A 30 km de Trípoli
Desde hace tres días, los rebeldes progresan del este de Zenten hacia Yefren, dos localidades al sudoeste de Trípoli que distan menos de 30 km. Su objetivo es arrebatar a los partidarios del coronel Muamar Gadafi los pueblos situados entre las dos.
En Zawit al Bagul, los rebeldes patrullaban el miércoles las calles, registrando las casas que estuvieron ocupadas por las fuerzas de Gadafi.
La OTAN afirmó haber llevado a cabo el martes operaciones en la zona de Yefren, alcanzando a un todoterreno equipado con ametralladora.
Los éxitos de la rebelión no son sólo militares, sino también diplomáticos, con el reconocimiento por Canadá y Panamá de su órgano político, el Consejo Nacional de Transición (CNT), como "representante legítimo" del pueblo libio, y Turquía se declara dispuesta a hacer lo propio si se lo piden. Por el momento 15 países reconocieron a la rebelión.
En caso de alargue
Pero cuatro meses después del comienzo de la revuelta en Libia, surge la duda de si la OTAN dispone de medios militares suficientes para cumplir su misión en el caso de que se prolongue mucho tiempo.
La portavoz de la Alianza Atlántica, Oana Lungescu, intentó disipar el martes las dudas diciendo que estaba "claro" que se tenían los medios necesarios para "mantener la presión" sobre Gadafi, en el poder desde hace 42 años.
En Estados Unidos, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, advirtió a Barack Obama del riesgo de una eventual prolongación de las operaciones militares estadounidenses en Libia sin la autorización del Congreso.
Por el contrario, en Canadá, uno de los países más implicados en las operaciones de la OTAN, los diputados aprobaron la prolongación durante tres meses de las operaciones militares de su país en el seno de la misión de la Alianza Atlántica en Libia.
La OTAN tomó las riendas el 31 de marzo de la intervención internacional en Libia, bajo mandato de la ONU, para proteger a la población civil, cuyo movimiento de protesta fue reprimido a sangre y fuego, aunque varios políticos occidentales reconocieron que el fin último era la dimisión de Gadafi.
Según la ONU, el conflicto en Libia causó, desde el 15 de febrero, entre "10 mil y 15 mil" muertos y casi un millón de desplazados.
©AFP
Commentarios