Gobernador de Georgia: Contraten convictos para labor agrícola

Univision.com y Agencias | Jun 15, 2011 | 9:20 AM

Ninguna ley obliga a los granjeros a contratar ex presidiarios o personas con libertad condicional

ATLANTA - El gobernador de Georgia, Nathan Deal, ofreció el martes una solución provocadora a los granjeros que se quejan de que las medidas contra indocumentados han ahuyentado a trabajadores del campo: contraten gente en libertad condicional para que trabaje la tierra, reportó The Associated Press.
El mandatario estatal republicano hizo tal declaración después de que una encuesta poco científica mostró una oferta de aproximadamente 11 mil puestos de trabajo en la economía agrícola de Georgia.
Deal solicitó la encuesta después que los agricultores advirtieron que la nueva ley estatal contra inmigrantes ilegales estaba alejando a los trabajadores que se requieren para cosechar cultivos de labor intensa, como duraznos y moras, que son fácilmente dañados con el uso de maquinaria.
"Creo que ésta sería una grandiosa solución parcial a nuestra situación actual mientras continuamos moviéndonos hacia resultados sostenibles con las opciones legales disponibles", señaló Deal en un comunicado escrito. El gobernador se negó a discutir la idea en una conferencia de prensa no relacionada con el tema.
Carta de oferta
Funcionarios del departamento de correccionales de Georgia enviaron el lunes a más de 15 mil personas desempleadas que se encuentran en libertad condicional a partes del sur del estado para trabajar en recolección de vegetales como parte de un programa piloto que vincula a convictos con empleadores, dijo Stan Cooper, director estatal de operaciones de libertad condicional.
La mayoría de los convictos en libertad vigilada no son delincuentes violentos.
"Hubo un par que se fueron temprano, sencillamente no soportaron el calor y el trabajo", comentó Cooper. "Pero hubo varios que aguantaron hasta el final, siete, ocho horas en el campo", agregó.
Las autoridades estatales aún están afinando los detalles del programa. Ningún granjero será obligado a contratar convictos en libertad condicional, quienes en general están obligados a buscar empleo, a menos que estén enfermos, pero pueden rechazar ofertas de trabajo. En un caso extremo, un convicto que rechace continuamente tomar un empleo podría enfrentar sanciones adicionales.
Trabajos que nadie quiere
Los agricultores dicen que no pueden encontrar ciudadanos estadounidenses deseosos de trabajar en campos calurosos y polvorientos, y criticaron un programa de trabajadores visitantes calificándolo de costoso y engorroso.
"Es un trabajo duro", comentó Sam Watson, propietario de Chill Farms en Moultrie, quien quiere más trabajadores y está considerando contratar convictos en libertad vigilada. "Es caluroso. Es estar encorvado mucho tiempo, pueden ser largas horas", agregó.
Watson señaló que sólo podría contratar dos terceras partes de los 60 trabajadores que hubiera deseado para cosechar calabaza, pepino y calabacín en su granja de 121 hectáreas (300 acres). Culpó a la nueva ley estatal contra la inmigración ilegal de alejar a los trabajadores hispanos. La falta de mano de obra lo obligó a dejar que 5,2 hectáreas (13 acres) de calabaza se pudrieran en sus campos.
"Debemos pensar en algo", dijo Watson. "No hay manera de que podamos continuar si no tenemos una fuente de mano de obra a la cual recurrir", subrayó
La ley de Georgia
El 13 de mayo el Deal promulgó una ley inspirada en la polémica ley SB1070 de Arizona que castiga a los inmigrantes sin papeles en ese estado del sureste de Estados Unidos.
La ley de Georgia otorga poderes extraordinarios a las policías locales para que sus agentes arresten a extranjeros sin papeles de estadía legal en el país, y obliga a los patronos registrarse obligatoriamente en el sistema federal de verificación de datos conocido como E-verify.
La nueva ley fue objeto de debates encendidos en la legislatura durante varias semanas. La medida varias similitudes con las normas de la SB1070, cuyas partes más polémicas se encuentran suspendidas temporalmente por una corte federal que dio curso a una demanda interpuesta por el Departamento de Justicia.
Más detalles
La ley de Georgia autoriza a la policía a verificar la situación migratoria de ciertos sospechosos y detenerlos si se encuentran ilegalmente en el país. También aplica penas a quienes dan transporte o refugio a inmigrantes indocumentados a sabiendas, y convierte en delito la presentación de documentos o información falsa al solicitar empleo.
Los adversarios advirtieron que la puesta en vigor de la ley de Georgia que conducirá a detenciones sobre bases étnicas o raciales y perjudicará la economía del estado, en tanto sus partidarios sostienen que los inmigrantes ilegales son una carga excesiva para los recursos estatales.
La ley está entre las más duras del país desde que fue firmada la ley de Arizona, promulgada por la gobernadora Jan Brewer el 23 de abril de 2010 y que entró en vigor el 29 de julio. Pero algunas de sus partes fueron congeladas temporalmente en la víspera por una corte federal.
Los hispanos en Georgia
El último reporte de la Oficina del Censo emitido el jueves reveló que la población hispana en Georgia casi se duplicó en los últimos 10 años. Los números muestran que unas 865,689 personas que se identificaban como hispanos vivían en el estado en 2010, una cifra comparada con las 435,227 personas que lo hicieron en 2000.
El número representa un incremento de 96,1%.
A pesar del crecimiento, los hispanos sólo representan menos de 9% de la población total de Georgia.
Gwinnett es el condado que tiene por mucho la mayor cantidad de hispanos en la entidad, con 162,035 personas.
Los otros condados con más hispanos son Cobb con 8,.330, Fulton con 72,566, DeKalb con 67,824 y Hall con 46,906.
La mayoría de los artículos de la ley entrarán en vigor el 1 de julio. Las empresas con más de 10 empleados tendrán plazo hasta julio de 2013 para acceder a la base de datos del E-Verify, que permite verificar el estatus migratorio de los contratados nuevos.
©Univision.com y Agencias
Commentarios