Preocupa en Perú posible indulto a Alberto Fujimori

AFP | Jun 14, 2011 | 2:47 PM

Activistas en desacuerdo

 
LIMA, Perú - La creciente percepción en Perú de que el ex presidente Alberto Fujimori -condenado por crímenes contra la humanidad- sea indultado antes del final del gobierno de Alan García, el próximo 28 de julio, ha activado las alarmas de activistas de derechos humanos que rechazan esa posibilidad.
El jueves pasado, cuatro días después de que su hija, Keiko fuera derrotada en la elección peruana por el ex militar Ollanta Humala, el ex presidente Fujimori -quien cumple desde 2009 25 años de prisión por violación a los DDHH- acudió a un control oncológico y por primera vez fue captado por una cámara de video.
La imagen demacrada del ex mandatario fue el punto de partido para que sus adherentes solicitaran el indulto por “razones humanitarias” por una lesión de tipo canceroso en la lengua que arrastra desde hace varios años, mientras que los activistas de derechos humanos empezaron a sospechar maniobrar para sacarlo de prisión.
El congresista y médico de cabecera de Fujimori, Alejandro Aguinaga, informó al momento de su internamiento que el paciente había perdido 16 kilos desde el año 2007.
Rafael Rey, vocero fujimorista, dijo tras visitar al ex presidente en el hospital que “por cuestiones morales, debería ser indultado por (el presidente electo) Ollanta Humala o en su defecto por el presidente saliente Alan García”.
“Estamos sumamente preocupados por esta posibilidad, se trataría de un manejo político y sería vergonzoso para el Perú y para todo el sistema latinoamericano de derechos humanos un indulto”, dijo Rocío Silva Santisteban, directora de la Coordinadora Nacional de DDHH.
“Una medida de ese tipo en estas circunstancias previas al cambio de gobierno sería sembrar una bomba de tiempo para el nuevo gobierno” del presidente electo Humala, quien asumirá el mando el 28 de julio en reemplazo de Alan García.
La primera ministra, Rosario Fernández, dijo este lunes que “el indulto no está en la agenda del presidente García” y que el tema “si estaría en la agenda del presidente electo Ollanta Humala, así que cuando él asuma la presidencia decidirá si es una atribución que quiera o no hacerla”.
Humala declaró en entrevista al diario El Comercio que a Fujimori “lo indultaría por razones humanitarias. Nadie tiene por qué morir en la cárcel, salvo los que tienen cadena perpetua por haber abusado de menores de edad”.
Por su parte, Keiko Fujimori, hija del ex mandatario y derrotada por Humala, sostuvo que su padre “está más o menos, ha bajado mucho de peso”, pero se negó a hablar sobre un posible indulto.
A la espera del seguimiento
“Todo indica que se está preparando el terreno propicio para que se otorgue esa decisión” del indulto, dijo el sociólogo Eduardo Toche, del Centro de Promoción del Desarrollo.
Añadió que tal medida se vería como “una gracia concedida por el presidente saliente al fujimorismo como un seguro ante eventuales investigaciones que se le puedan hacer a futuro sobre temas de corrupción”.
Esa opinión es compartida tanto por el ex procurador por como la directora de la Coordinadora de Derechos Humanos.
El mayor temor es que, de producirse su liberación, Fujimori -quien gobernó entre 1990 y 2000, cuando renunció a su cargo- podría hacer uso de su doble nacionalidad peruana y japonesa, y viajar a Japón.
“Si García le concede el indulto el reo saldría al Japón y nadie podría traerlo porque ese país no extradita a sus nacionales”, comentó a la AFP Ronald Gamarra, ex procurador del Estado en derechos humanos.
Silva Santisteban estimó que la posibilidad de que partiera a Japón “sería terrible”.
El analista Augusto Alvarez escribe este lunes en el diario La República que los indultos “se justifican, sin duda, por un sentido humanitario. Pero el de Fujimori es un escándalo pues (de darse) constituye el pago final a una componenda política” entre el gobierno y el fujimorismo.
©AFP
Commentarios