Cierre de compañía de luz en México genera polémica

Univision.com y Agencias | Oct 12, 2009 | 11:28 AM

Temen sabotajes

CIUDAD DE MÉXICO -  El Gobierno mexicano afirmó que el servicio eléctrico en el centro del país opera "con absoluta normalidad", después de que el presidente, Felipe Calderón, decretara el sábado sorpresivamente la liquidación de la compañía pública Luz y Fuerza del Centro (LyFC) por problemas financieros.Recibe Noticias de México en tu móvil
El director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Arturo Elías Ayub, afirmó en declaraciones al canal Televisa que el servicio eléctrico funciona con "normalidad" y que LyFC está siendo operada por un total de 3,500 empleados de la CFE, la mayor eléctrica pública del país y la compañía encargada de llevar a cabo el proceso de liquidación.
Ayub reconoció que en estas circunstancias "siempre hay" riesgo de sabotajes a la red eléctrica, aunque recordó que el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) ha dicho que no incurrirá en ese tipo de acciones.
Las instalaciones y las subestaciones de LyFC están desde el sábado en la noche resguardadas por cientos de agentes de la Policía Federal, y de momento no participan elementos del Ejército.
El máximo responsable de CFE, eléctrica que junto a LyFC monopolizan la distribución de energía para hogares en México, dijo además que durante los próximos días se sumarán más empleados hasta sumar 8,500.
Actualmente, LyFC únicamente ofrece el servicio eléctrico y solo dentro de unos días se reabrirán las áreas comerciales, de facturación y de instalación de nuevos clientes, por lo que los ciudadanos no podrán pagar sus recibos o contratar el servicio por primera vez.

Empleados serán reubicados

Subcontratistas de CFE se encargarán de arreglar postes de luz caídos por choques de automóviles y otro tipo de problemas similares.
Ayub señaló que pondrá en marcha un programa para que las pérdidas por robo de luz e ineficacia técnica de LyFC, que el año pasado ascendieron al 32.63% de la energía que generó, se reduzcan al 10%, el estándar en CFE.
El Gobierno ofreció a los 44 mil trabajadores que resultarán despedidos el pago, a partir del próximo miércoles, de una indemnización de hasta unos $1,538 millones, y aquellos que se acojan de forma inmediata al plan de despido podrán gozar de 33 meses de sueldo en promedio.
Del total de empleados de LyFC, que abastece de electricidad a la capital mexicana, a 82 municipios del vecino Estado de México, 45 de Hidalgo, 2 de Morelos y 3 de Puebla, alrededor de 10 mil serán recontratados en la nueva compañía pública que resultará de su disolución, afirmó por su parte en declaraciones a Televisa el secretario (ministro) de Hacienda, Agustín Carstens.
"Ni un paso atrás"
Por su parte, el secretario del Trabajo, Javier Lozano, sostuvo que "las puertas al diálogo estarán siempre abiertas", aunque aseguró que el Gobierno no dará "ni un paso atrás" en la liquidación de LyFC.
La intervención de LyFC se produjo en el marco de un conflicto entre el SME y el gobierno federal que no reconoce a su líder, Martín Esparza, por supuestas anomalías en su elección.
En tanto, Esparza afirmó en declaraciones a la emisora MVS Radio que las razones financieras esgrimidas por el Ejecutivo para cerrar la empresa son "falsas" y que los obreros buscarán que el Congreso mexicano interponga un recurso de inconstitucionalidad frente a la medida.
Asimismo, el SME encabezará el jueves una marcha multitudinaria en rechazo a la intervención de la empresa en Ciudad de México.

Empresa ineficaz

El presidente Felipe Calderón aseguró que en México tenemos que cambiar lo que ya no sirve "porque se nos agotan el tiempo y los recursos. Queremos heredarle un México próspero y fuerte a nuestros hijos", enfatizó.En un mensaje a la nación, a propósito del decreto que publicó mediante el cual se extingue a la Compañía de Luz y Fuerza del Centro (LyFC), explicó que ante las ineficiencias de la empresa "era urgente que el gobierno federal corrigiera esa situación".Reiteró que su gobierno inaugurará una nueva etapa en la prestación del servicio público "que no se privatiza y sigue a cargo del Estado, como ordenan la Ley y la Constitución" para seguir mejorando día con día y ofrecer un servicio moderno y eficaz."Para salir adelante y transformar a México en el país justo y próspero que queremos tenemos que cambiar, y cambiar a fondo, corregir de raíz los graves problemas que tenemos por muy costosas y difíciles que sean las decisiones", reiteró en su mensaje en cadena nacional.Por eso, dijo, publicó el decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro, pues el organismo enfrentaba una situación financiera insostenible, en la cual sus costos de operación eran casi del doble de sus ingresos.
En ese sentido, el presidente Calderón indicó que tomó la decisión con base en lo dispuesto en el Artículo 16 de la Ley Federal de Entidades Paraestatales, que establece la extinción de empresas cuando su funcionamiento resulte inconveniente.Ejemplificó que este año, con los impuestos de los mexicanos, se deberían entregar 42 mil millones de pesos a la empresa, además deldinero que cobra a sus usuarios, en su mayoría para "pagar privilegios y prestaciones onerosas de carácter laboral".
Sostuvo que para mantener a la Compañía habría sido necesario aumentar desproporcionadamente las tarifas, lo cual "sería injusto, particularmente ahora que nuestro país vive momentos difíciles en lo económico", y millones de mexicanos hacen un gran esfuerzo.

Fin a una era

Calderón señaló que las decisiones de la empresa obedecían más a lasnecesidades del sindicato que a la eficiencia del servicio, y ejemplificó que el número de trabajadores crecía porque así lo exigía el Contrato Colectivo de Trabajo, sin importar el servicio."Luz y Fuerza del Centro, por ejemplo, perdía por robos, por fallas técnicas, por corrupción o por ineficiencias la tercera parte de la electricidad que distribuía", agregó.En su mensaje, dijo que antes de tomar "esta muy difícil decisión", se hicieron numerosos esfuerzos para mejorar la productividad, aunque no hubo resultados y por eso "ya no era posible seguir así".El presidente se dirigió en particular a los hogares de los trabajadores que serán despedidos, a quienes les garantizó el pleno respeto a sus derechos laborales y liquidaciones iguales o mayores a las que marca la ley.Enfatizó que las secretarías del Trabajo, Hacienda y Economía tendrán programas especiales para apoyarlos y que la administradora que llevará la extinción tiene instrucciones de recontratar preferentemente a los trabajadores del extinto organismo.No obstante, aclaró que esta recontratación se realizará bajo nuevas condiciones de trabajo y con un nuevo arreglo institucional.El presidente de la República ratificó que es momento de unir esfuerzos por la meta común de recuperar la economía del país, y por ello "el gobierno federal es el primer obligado a corregir las ineficiencias y los gastos excesivos; eso es lo que estamos haciendo hoy".

Sindicato prepara defensa

El Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) ha advertido que promoverá amparos para sus 66 mil afiliados (incluidos empleados en activo y jubilados) y realizará movilizaciones para buscar revertir la decisión.El SME ha llamado a sus agremiados a no aceptar la indemnización, mientras que su líder, Martín Esparza, ha dicho que han iniciado acercamientos con legisladores para intentar promover una controversia constitucional.El secretario del Trabajo, Javier Lozano, dijo a Televisa que ve "muy difícil" que el Poder Judicial otorgue amparos al SME.Aseguró que el gobierno está abierto al diálogo para abordar la reinserción de los trabajadores o la forma de liquidación, pero no para discutir la liquidación de la empresa."Esta extinción ya se ha consumado... ya no tiene marcha atrás", dijo Lozano.
©Univision.com y Agencias
Commentarios