Fervor guadalupano en México

Univision.com | Dec 11, 2011 | 10:25 AM

Las peregrinaciones

CIUDAD DE MÉXICO - Milagros, favores y sobre todo la fe es lo que mueve a millones de feligreses que año con año visitan a la Virgen de Guadalupe para darle las gracias por escuchar sus plegarias en su 480 aniversario.
Las grandes distancias no son obstáculos para que los mexicanos se desplacen a pie, bicicleta, o autobuses desde sus lugares de origen para llegar ante el altar de la Virgen Morena.
"Cada peregrino trae una intención diferente, yo le pido a Dios y a la Virgen de Guadalupe que me dé salud, que me dé trabajo y que proteja a toda mi familia. Yo creo que es la petición general de todos y venir a pedirle más favores.
"Yo le agradezco lo que nos ha dado en un año, que hoy se cumple y pedirle beneficios para el próximo año, que nos dé licencia (vida) de poder venir a visitarla", comentó Ezequiel Montiel Martínez.
El señor Montiel encabeza desde hace 30 años la peregrinación de los habitantes de San Marcos Jilotzingo, municipio de Huixtla, en el Estado de México, que en esta ocasión contó con unos 200 feligreses que llegaron en bicicleta hasta la Basílica de Guadalupe.
Su viaje duró alrededor de cinco horas pero afirman que el cansancio se transforma en gratitud al ver la imagen de la Virgen.
El grupo de Jilotzingo le ofreció un cuadro con la imagen de Juan Diego, realizado con frijoles, y hecho por ellos mismos para pedirle que nunca les falte el trabajo y alimento para sus familias.
La devoción
Durante todo el año la Basílica es visitada por los feligreses provenientes de todo el país, pero el festejo principal se realiza el 12 de diciembre, cuando arriban alrededor de siete millones de peregrinos para darle las tradicionales mañanitas. El fervor guadalupano se hace presente desde los primeros días de diciembre con la llegada de los feligreses, algunos llevan arreglos florales como gratitud a los favores recibidos, mientras que otros ofrecen sus cánticos y danzas.
"Lo que me mueve es principalmente la fe y vengo a darle gracias por la vida que nos dio, uno viene aquí con gusto y derribamos obstáculos que nos encontramos en el camino para poder llegar con la virgencita", relató Porfirio Hernández Jiménez.
El señor Hernández dijo que el milagro más grande que ha recibido de la Morenita del Tepeyac es " La protección a mi familia, no hemos tenido enfermedad, gracias a Dios, gracias a ella, hemos estado bien de salud, tenemos trabajo y comida por eso venimos a darle las gracias y vendremos todos los años que nos de vida".
Familias completas realizan peregrinaciones hacia el Cerro del Tepeyac, donde en diciembre de 1531 la Virgen de Guadalupe se le apareció al indígena Juan Diego entre el 9 y 12 para expresarle su deseo que en ése lugar le edificaran un santuario
Arrodillados suplican milagros
Millones de feligreses recuerdan ése milagro y recorren grandes distancias para estar al pie del altar  y mostrar su devoción como el caso de Rodolfo Mayorga Hernández, que tiene cinco años de acudir a la Basílica, hace su recorrido a pie desde el estado de Puebla, (centro del México).
"Le pido que nos libre de todo mal y que sigamos adelante viniendo hasta que ella quiera. El milagro que me hace cada día la Virgen es que tenemos salud y trabajo por eso estamos aquí".
La devoción de los católicos hacia la Virgen Morena no tiene límites, hora tras hora feligreses entran de rodillas al recinto ya sea para alguna plegaria o a dar gracias por haberlos salvado de alguna enfermedad o accidente, por librarlos de problemas y pedirle que les dé bienestar.
Piden protección
Oscar Reséndiz, originario de San Vicente Chicoloapan, Estado de México, encabeza una de las miles de peregrinaciones que cada diciembre arriban a la Basílica. Su grupo lo integran alrededor de 300 personas.
"Antes me venía caminando pero este año lo hice en bicicleta, pero no hay obstáculo para que venga. Siempre hemos venido para que nos ayude, la fe es lo que nos mueve.
"Varios de nosotros somos tabiqueros y venimos a pedir que podamos hacer el producto, que se venda, que no se eche a perder con las aguas. Yo lo que le vengo a pedir a la Virgen es salud que estemos bien en la familia."
Su visita a la Virgen es de entrada por salida, solamente permanecen dos horas para dar la oportunidad a los demás peregrinos de estar cerca de la Virgen.
Aunque no todos los visitantes llegan en peregrinación la fe es la misma, como nos cuenta la señora Francisca Bautista que junto con su amiga Teresa visitan a la Virgen para pedirle milagros.
¿El milagro más grande?
"Las dos que estamos aquí tenemos a nuestros hijitos enfermos, tienen síndrome de Down y venimos porque hoy tuvimos cita en el hospital y pasamos a visitar a la Virgen Morena"
Las mujeres viven en Quiquilpan, Hidalgo, en el centro del país, y acuden cada tres o cuatro meses a pedirle a la Virgen que les dé fortaleza para ver crecer a sus hijos.
"Uno de los milagros de la Virgen es mantener vivos a nuestros hijos, y le pido más salud para ellos, que los tenga bien, sanos y unidos. El milagro más grande es que me mantenga sano a mi hijo y lo que yo puedo pedir es que él camine", comentó la señora Bautista.
Mientras unos peregrinos se retiran otros llegan con  flores, cuadros religiosos  o interpretando canciones religiosas. Aunque se les ve el cansancio por el recorrido que hicieron, también expresan el fervor con que se entregan a la Guadalupana.
Y así año con año llegan ante la Virgen del Tepeyac millones de católicos mexicanos para honrar a su patrona y elevar sus plegarias.
©Univision.com
Comentarios