Opositor cubano Fariñas levantó huelga de hambre de una semana

AFP | Jun 11, 2011 | 1:44 PM

Porque 'lo chantajearon'

LA HABANA - El opositor cubano Guillermo Fariñas levantó el viernes una huelga de hambre que mantenía desde hace una semana en protesta por la muerte de un disidente, para evitar que ex presos políticos se sumaran al ayuno, según afirmó a la AFP.
"Depuse la protesta porque fui sometido a un chantaje en el buen sentido de la palabra de que muchos ex presos políticos que están muy mal de salud me comunicaron que se iban a plantar en huelga de hambre", dijo el disidente por teléfono desde su casa en Santa Clara, 280 km al este de La Habana.
Fariñas comenzó el 3 de junio su ayuno para exigir un juicio contra los "responsables" de la muerte del disidente Juan Wilfredo Soto en un hospital de Santa Clara, el 8 de mayo, tres días después de haber sido brevemente detenido en esa ciudad y, según la oposición, tras una "golpiza" de la policía.
El sicólogo y ciberperiodista, de 49 años, dijo haber sido visitado la tarde de este viernes por los ex presos Librado Linares y José Daniel Ferrer, y por otros opositores, quienes le comunicaron esa decisión y lo convencieron de levantar la huelga.
"Me dijeron que ellos no me iban a dejar morir. Todos ellos tienen problemas de salud, me vi en la nececidad de ceder a esta presión. Puedo cargar con la muerte mía pero no la de otras personas", añadió el opositor, Premio Sajarov 2010.
Fariñas agregó que Reina Tamayo, madre del preso opositor Orlando Zapata, fallecido en febrero de 2010, lo llamó por teléfono desde Miami, adonde emigró el jueves con su familia y con las cenizas de su hijo, para pedirle que depusiera el ayuno.
Se negó a atención
"Yo quería que me apoyaran, pero si se ponen más en huelga de hambre no tiene sentido porque el futuro de la oposición se vería dañado", agregó el disidente.
Las autoridades sostienen que Soto, de 46 años, fue detenido por unas horas por "alteración del orden" y afirmaron, al igual que familiares y médicos, que murió por una pancreatitis y que nunca fue golpeado por la policía.
Según médicos oficiales, la salud de Fariñas se estaba deteriorando tras una semana de huelga, pero el opositor se negó a ser hospitalizado para que no se le achacara -dijo- que usaba el sistema de salud gratuito.
Fariñas, quien dice haber hecho más de una veintena de huelgas de hambre contra el Gobierno en los últimos 15 años, realizó la anterior, de 135 días, el año pasado para exigir la liberación de presos políticos.
Ese ayuno lo inició el 24 de febrero de 2010, un día después de que murió Zapata tras una huelga de hambre de 85 días en reclamo de mejoras carcelarias, y lo concluyó el 8 de julio cuando el Gobierno, en un diálogo con la Iglesia, inició un proceso gradual de excarcelación de presos, que alcanzó a más de un centenar.
Las autoridades, que acusan a Fariñas de ser un "antisocial violento", consideran a los opositores "mercenarios" al servicio de Estados Unidos, y señalan que el caso de Soto es parte de una campaña de desprestigio contra la revolución.
©AFP
Commentarios