Plan de BP restó importancia a posibilidad de derrame, el peor en décadas

Univision.com y Agencias | May 01, 2010 | 12:33 PM

Les parecía imposible

VENICE - El peor derrame petrolero en décadas en Estados Unidos alcanzó el sábado un importante hábitat a lo largo de la costa del Golfo de México, en momentos en que salió a la luz que British Petroleum la restó importancia a la posibilidad de un catastrófico accidente en la plataforma que estalló.
El derrame submarino seguía imparable e imposible de medir, lo que causó temores de que pudiera derramar más petróleo en el golfo que el que se había estimado.El presidente Barack Obama planeaba viajar a la costa del golfo el domingo para conocer en persona de los esfuerzos para contener el enorme derrame, dijo el sábado la Casa Blanca.
BP indicó en el 2009 en un plan de exploración y análisis de impacto ambiental para el pozo que era improbable o virtualmente imposible un accidente que causase un enorme derrame de crudo y graves daños a playas, peces y mamíferos.La Guardia Costera estima ahora que al menos 6.06 millones de litros –1.6 millones de galones-- de crudo se han derramado desde la explosión del 20 de abril, que mató a 11 trabajadores.La cifra ya amenaza con hacerle el peor desastre petrolero en Estados Unidos desde que el Exxon Valdez derramó 42 millones de litros --11 millones de galones-- frente a las costas de Alaska en 1989.
"Lo que hemos visto en la plataforma de Deepwater Horizon claramente no tiene precedentes", le dijo el portavoz de BP David Nicholas a The Associated Press el viernes.Será devastadorDesde hacía tiempo habían evaluado la posibilidad de un desastre, dijo Wes Tunnell, experto en ecología costera y derramamientos de petróleo en la Unversidad A&M de Texas en Corpus Christi. "Y es precisamente éste".A juicio de los conocedores, reúne todas las características: un flujo submarino incesante de petróleo, una mezcla pegajosa resultante que es difícil de quemar y aun más difícil de limpiar, agua que alberga criaderos de peces, y una costa con ciénagas difíciles de limpiar.Todavía no se ha convertido en un desastre completo. Pero es difícil concebir que no llegue a ser devastador, dijo Ed Overton, que dirige un equipo federal de evaluación de riesgos químicos en los derrames petroleros. El profesor de la Universidad de Luisiana ha estado examinando muestras del crudo derramado.Comparó la situación con otra amenaza familiar para la Costa del Golfo: "Esto tiene todas las características de un huracán de categoría 5".

Las acciones del gobierno

Si las condiciones no cambian rápidamente, una devastación de gran magnitud amenaza otros sectores de las costas, agregó Overton, que trabaja para la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera.Las cuadrillas están usando por lo menos seis vehículos robóticos para tratar de cerrar una válvula submarina, pero hasta ahora infructuosamente. Mientras tanto, los fuertes vientos y el oleaje están empujando el agua contaminada por encima de las barreras de contención. Además de BP, una serie de agencias federales y estatales se esfuerzan por reducir los daños.En tanto, el presidente Barack Obama detuvo todos los nuevos proyectos de perforación petrolera en el mar hasta que las plataformas incluyan medidas que impidan una repetición eventual de este desastre ambiental.Se pronostica que el mar seguirá agitado hasta el domingo, lo que podría llevar el petróleo más adentro hacia los pantanos, arroyos y lagos que cubren buena parte del territorio con forma de bota en el sureste de Luisiana. Dado que el viento soplaba desde el sur, el derrame podría llegar el lunes a las costas de Misisipí, Alabama y Florida.Días críticos"Estos próximos días son críticos", advirtió el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal.Este sábado, el Gobierno de Estados Unidos intensificó su respuesta al vertido de crudo en el Golfo de México y anunció una revisión de las medidas de seguridad en las plataformas, durante la cual cancelará la concesión de nuevas licencias de explotación.Barack Obama, anunció en una comparecencia en la Rosaleda de la Casa Blanca que la revisión correrá a cargo del secretario del Interior, Ken Salazar, quien deberá presentar sus conclusiones en el plazo de 30 días.Aunque mientras tanto se dejarán de expedir licencias de explotación, la medida no tendrá efectos prácticos, por cuanto el Gobierno no tenía pendiente ninguna solicitud para mayo.En su informe Salazar deberá indicar cuáles fueron las causas de la explosión y posterior hundimiento de la plataforma "Deepwater Horizon", que causó el vertido, y qué medidas de seguridad adicionales y nuevas tecnologías se deben adoptar para evitar que un suceso como éste pueda repetirse.Ese informe, indicó posteriormente el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, "dará forma a toda nuestra política sobre perforaciones petroleras en aguas profundas".

'Situación bajo control'

Hace apenas un mes, Obama anunció el fin de la prohibición a nuevas exploraciones en la plataforma atlántica y el este del Golfo de México.En su comparecencia de este sábado, el mandatario afirmó que las nuevas exploraciones siguen formando parte de sus planes, pero subrayó que deben hacerse de modo "responsable"."Sigo creyendo que la producción nacional de petróleo es una parte importante de nuestra estrategia general para la seguridad energética", declaró Obama. "Pero, siempre he dicho que se tiene que hacer de modo responsable, por el bien de nuestros trabajadores y nuestro medioambiente".La perforación en las nuevas áreas forma parte integral del proyecto de ley sobre Energía que maneja el Senado estadounidense y cuya aprobación es una de las próximas prioridades legislativas de la Casa Blanca.Obama y su Gobierno han intensificado su respuesta y sus comparecencias públicas acerca del vertido para convencer a los estados afectados y a los ciudadanos de que mantiene la situación bajo control.Con ello pretenden evitar que se repitan las críticas que se dirigieron contra la respuesta del Gobierno del presidente George W. Bush a la inundación de Nueva Orleans al paso del huracán "Katrina" en agosto de 2005.Gibbs afirmó que cualquier comparación entre ambos casos está "desinformada". "El Gobierno ha estado presente desde el primer momento" con el envío del Servicio de Guardacostas.El portavoz insistió en que la respuesta del Gobierno ha sido la adecuada en todo momento y se ha ajustado a la situación. "Sólo se nos informó de la existencia de un segundo escape el miércoles por la noche", apuntó.El último responsableTanto la Casa Blanca como los distintos departamentos insisten en que están "completamente preparados" para hacer frente al desastre, declarado "catástrofe nacional", y emplearán "todos los medios necesarios" para combatirlo.No obstante, han subrayado que la responsable última es British Petroleum (BP), la empresa que explotaba la plataforma.De modo significativo, Gibbs rechazó en sus declaraciones a la prensa declarar con rotundidad si el Gobierno está satisfecho con el comportamiento de BP en la crisis y se limitó a subrayar que el Ejecutivo "ha supervisado desde el primer momento" las operaciones de limpieza y contención.En una rueda de prensa en Nueva Orleáns, la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, y Salazar indicaron que aquellos a quienes se encuentre responsables del suceso tendrán que responder ante la Justicia.
©Univision.com y Agencias
Commentarios