Movimiento de resistencia contra la violencia en México traza plan político

AFP | Jun 10, 2011 | 10:45 PM

Exigen estrategia antidroga

CIUDAD JUÁREZ - Los grupos que convocaron una caravana contra la violencia en México, que recorrió más de 3,000 km hasta Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos y azotada por el crimen, firman un pacto que reclama cambiar la estrategia antidroga y ambiciosas reformas políticas.
"Tenemos mucho dolor pero también mucha dignidad. Estamos firmes, estamos decididos" a reivindicar nuestro papel como ciudadanos, no sólo como víctimas, señaló a periodistas el poeta Javier Sicilia, que convocó la caravana.
Sicilia logró reunir a dos centenares de organizaciones cívicas, grupos de derechos humanos y de víctimas de la violencia, aunque sin aceptar formalmente el respaldo de partidos.
Respaldo de EU
La caravana recibió el viernes el respaldo del gobierno de Estados Unidos.
"Apoyamos ciertamente a la sociedad civil que pide paz, especialmente en México, donde la sociedad en su conjunto se ha visto tan afectada por la violencia del narcotráfico", declaró en rueda de prensa Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado.
Al inaugurar en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez un debate sobre los términos del pacto que se firma, Javier Sicilia dijo que la discusión "es muy importante porque tenemos que pasar del dolor al debate".
Seis puntos
El pacto, de seis puntos, exige a grandes rasgos que se aclaren los más de 37,000 crímenes que atribuyen a la estrategia adoptada por el presidente Felipe Calderón en 2006 de enfrentar al narcotráfico con un despliegue militar.
Pide también que se asuma "una nueva estrategia de seguridad ciudadana con enfoque en los derechos humanos", así como centrarse en los problemas de desempleo, falta de oportunidades y educación que empujan a muchos mexicanos al crimen.
El documento plantea asimismo una reforma política, que abra la posibilidad a candidaturas independientes de los partidos y a la relación de plebiscitos.
La caravana en Juárez
Temprano este viernes, la caravana fue recibida por cientos de mujeres en Campo Algodonero, en un terreno descampado de Ciudad de Juárez, donde en 2001 fueron hallados los cuerpos de ocho jovencitas.
Por ese caso, uno de los 400 asesinatos contra mujeres ocurridos entre 1993 y 2003 en esta ciudad de 1.2 millones de habitantes y vecina de la estadounidense El Paso (Texas), la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó en 2009 al estado mexicano.
"Javier, las madres de Ciudad Juárez, tan afectadas por la violencia y el crimen, por la desaparición de nuestras hijas y la muerte de nuestros hijos, te abrazamos en solidaridad, porque el tuyo es también nuestro dolor", dijo Verónica Corchado, portavoz de la red de activistas contra los crímenes de mujeres, al recibir a Sicilia.
Esta caravana es la tercera protesta que organiza Sicilia tras el asesinato en marzo de su hijo Francisco y de otras seis personas en Cuernavaca, a manos de un grupo de narcotraficantes apoyados por un jefe policial local, según la investigación oficial.
A comienzos de mayo, Sicilia había organizado una marcha a pie desde Cuernavaca que finalizó con el reclamó, ante 85.000 personas reunidas en el zócalo (plaza central) de Ciudad de México, de la renuncia del jefe de la Policía Federal, Genaro García Luna. Ese reclamo no fue consultado con otros líderes.
Julián Le Baron, miembro de una familia que varios de cuyos miembros fueron asesinados por protestar contra los secuestros en los alrededores de Ciudad Juárez, y convertido en un alter ego de Sicilia, con quien recorrió codo a codo en la caravana, cree que con propósitos políticos o no, lo fundamental del movimiento es que se escuche la voz de la mayoría de mexicanos silenciada por el miedo o el ostracismo.
©AFP
Commentarios