Gobierno federal lanzó campaña para combatir el fraude migratorio

Univision.com* | Jun 11, 2011 | 10:19 AM

Notarios y falsos tramitadores en la mirilla de las autoridades

El gobierno federal anunció el jueves el lanzamiento de una campaña para combatir el fraude migratorio. La iniciativa se activó en siete ciudades con de alta concentración de inmigrantes tras varios meses de preparativos.
“Estamos preocupados por aquellas personas que son víctimas sin escrúpulos por parte de estafadores que les ofrecen algo que puede comprometer su elegibilidad para un beneficio migratorio o simplemente no son elegibles”, indicó a Univision.com Mariela Melero, directora de la Oficina de Enlace Público de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), dependencia que dirige la campaña.
Individuos que se hacen pasar por abogados, notarios que no están autorizados para realizar trámites migratorios, páginas de internet que se hacen pasar por sitios oficiales, mala práctica legal, falta de “familiaridad” con el sistema, barreras de idioma y hasta el analfabetismo son el principal blanco de la campaña para detener el fraude.
Las ciudades seleccionadas fueron Atlanta, Baltimore, Detroit, Fresno, Los Ángeles, Nueva York y San Antonio. En los próximos meses se ampliará a nivel nacional.
“Me parece que ya era tiempo de que lo hicieran”, dijo Gloria Saucedo, directora de la Hermandad Mexicana Transnacional en Los Angeles, California. “Muchos inmigrantes han sido y están siendo estafados, no conocen el sistema y no saben cómo hacerle frente”.
La activista agregó que en la mayoría de los casos “las víctimas son deportadas. Y quienes se quedan en Estados Unidos sobre ellos pende una orden de deportación”.
La campaña incluye la distribución de folletos y mensajes a través de internet en 13 idiomas.
Fraude y mala práctica
La agencia federal precisó que el programa cuenta con el apoyo de grupos comunitarios, gobiernos locales y estatales y otras agencias federales, y que el objetivo es poner fin no solo al fraude, sino también a la práctica no autorizada de la ley de inmigración.
“En las ciudades donde inicia la campaña hemos trabajado en los últimos seis meses con organizaciones de base de la comunidad. El propósito fue enfocarnos en tener un mejor entendimiento del problema”, dijo Melero. “En todas logramos la colaboración necesaria para combatir el fraude y la mala práctica legal”.
La USCIS apuntó que El fraude migratorio golpea por igual a ciudadanos, residentes, refugiados, asilados e indocumentados.
“Nosotros vamos a participar en la campaña”, dijo Saucedo. “Es tiempo de poner fin a esta práctica que tanto daño le hace a nuestra comunidad, principalmente mexicanos. A muchos les han dicho que podían pedir asilo. Así lo hicieron, pero la mayoría terminaron arrestados y deportados. Muchas familias fueron gravemente afectadas”.
La campaña llevará al día una base de datos con los nombres de abogados y organizaciones debidamente registrados y autorizados por la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA), información que será compartida con el público.
Denuncias anónimas
“Si una persona no está preparada para llevar un proceso migratorio puede incurrir en una mala práctica”, dijo Melero. “El consejo mal dado ocasiona daños que afecta un proceso de petición de un beneficio migratorio”, agregó.
El programa activará una herramienta para que los afectados por fraude reporten de forma anónima el delito y, de esa forma, las autoridades inicien una investigación.
“Son las fiscalías de los estados y el departamento de Justicia las instancias encargadas de perseguir el fraude. Pero para que haya investigación deben argumentarse los casos. Y en eso hemos trabajado”, señaló Melero.
“Cuando una persona llame a la línea 1-800 del servicio de inmigración vamos a poder guiarla respecto a cómo reportar los casos de fraude o mala práctica legal”, explicó Luz Figueredo, vocera de la USCIS. “Nosotros no tomaremos el caso, pero le daremos la guía correcta de qué tienen que hacer. La denuncia será anónima a una entidad que se encarga de los asuntos del consumidor para poder iniciar una investigación”, añadió.
“Es bueno que verifiquen quién es bueno y quién no es bueno”, dijo Saucedo. “Es triste ver a tantos hermanos que están siendo deportados o que ya los echaron simplemente porque fueron víctimas de un fraude y no lo sabían”.
No está claro si el registro de una denuncia servirá para que las víctimas presenten la evidencia ante un juez de inmigración en caso de una comparescencia que decida una orden de deportación de Estados Unidos dictada como consecuencia de un faude migratorio.
Las estafas más comunes
Entre las estafas más comunes, USCIS citó aquellas cometidas por individuos que se hacen pasar por abogados con licencia, expertos en inmigración o funcionarios del gobierno. Agregó a la lista a personas bien intencionadas que prestan asesoramiento inexacto que atenta contra las mismas personas que están tratando de ayudar.
Angelina Corona, de la Hermandad Mexicana, en Los Angeles, dijo que entre 2006 y 2008 hubo “una gran cantidad de estos tramitadores que hicieron fraude, principalmente a mexicanos. Les tramitaron asilo y les dieron permiso de trabajo. Pero cuando las autoridades se percataron que se trataba de fraude, iniciaron los procesos de deportación. Muchas familias se quedaron desoladas”.
La activista agregó que en Los Angeles “hay notarios que hacen papeleos sin permiso y sin conocer los procesos legales de inmigración. Les hacen trámites que no pueden continuar. Y el servicio de inmigración no mira a estas personas como víctimas sino que los acusa también a ellos de haber cometido el fraude. Ojala ahora los vea de manera diferente, como víctimas, y los ayude”.
La USCIS dijo que en un elevado porcentaje “la falta de familiaridad entre los inmigrantes con el sistema de inmigración y el proceso para solicitar beneficios es también una causa que fomenta el fraude”.
Barreras de idioma e incluso el analfabetismo en su lengua materna por parte de los inmigrantes es otro problema todavía peor que complica más las cosas. Los estafadores aprovechan estas vulnerabilidades y “empujan a los inmigrantes a acogerse a beneficios de los que son realmente inadmisibles”, puntualizó la agencia.
El gobierno dijo que en algunos casos los estafadores presentan solicitudes de beneficios en nombre de sus víctimas a sabiendas que las solicitudes serán denegadas. Y en otros casos, los estafadores toman el dinero de los inmigrantes pero las solicitudes de beneficios nunca llegan a las oficinas del servicio de inmigración.
El plan
La campaña se centra en la colaboración entre autoridades (federales, estatales y locales) y organizaciones comunitarias (incluyendo abogados) para apoyar los esfuerzos de investigación y enjuiciamiento de estafadores.
USCIS dijo que desarrolló una base de datos alimentada con leyes antifraude vigentes en los estados y que esa información estará disponible al público. Añadió que firmó un memorando de entendimiento con la Comisión Federal de Comercio para participar en el sistema de detección de fraude y seguridad nacional e impulsar el intercambio de información para contribuir a la investigación de casos de fraude migratorio.
El gobierno espera que la educación permita darle una mejor herramienta a la comunidad inmigrante y evitar que personas sin escrúpulos cometan fraude.
“En las ciudades donde arranca el programa organizaremos seminarios conjuntamente con la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) y la Barra Americana de Abogados (ABA), para preparar a los profesionales que trababan con los inmigrantes y promover la atención pro-bono”, dijo melero.
La campaña incluye orientación sobre cómo verificar la elegibilidad de las personas que dicen ser abogados o representantes acreditados, y acerca de cómo reconocer y evitar a individuos y empresas que se dedican a cometer fraude migratorio.
Lugares vulnerables
La campaña explica cuáles son los lugares más vulnerables donde los estafadores encuentran a sus potenciales víctimas:
* Empresas que surgen en grandes poblaciones de inmigrantes y que atraen a sus víctimas mediante el cobro de tarifas bajas.* Otros cobran honorarios exorbitantes ofreciendo contactos al más alto nivel en el gobierno o la posibilidad de obtener beneficios de inmigración en tiempo récord.* Los estafadores usan la propaganda de boca en boca, folletos, Internet o anuncios pagados en directorios telefónicos, periódicos y radio.* La estafa más común en la comunidad hispana implica a notarios que, a diferencia de países latinoamericanos donde corresponde a uno de los títulos de un abogado, en Estados Unidos no se trata de abogados graduados de una universidad y no están facultados para representar personas ante el servicio de inmigración.* Otros punto crítico involucra a preparadores de impuestos que ofrecen "servicios de inmigración" y agencias de viajes que ofrecen asesoramiento para permanecer legalmente en Estados Unidos previo pago de una cuota por conseguir una extensión de permiso después de la fecha de expiración de una visa de no inmigrante.* Internet también se ha convertido en una herramienta para los estafadores con el uso de dominios o direcciones similares a los sitios web del gobierno federal. Estas páginas suelen cobrar por formularios de USCIS, siendo que en la página oficial están disponibles gratis.* En otros casos abogados son cómplices de servicios de inmigración fraudulentos con la venta de sus nombres y números de licencia para asistentes legales, notarios y otras personas que se anuncian como abogados.
©Univision.com*
Commentarios