Jorge Ramos lanzó nuevo libro para apoyar la reforma migratoria en Estados Unidos

Univision.com* | May 11, 2009 | 12:55 PM

También tienen derecho

MIAMI - El periodista Jorge Ramos, co-presentador del Noticiero Univision, publicó su noveno libro titulado Tierra de Todos, una valiosa obra cargada de argumentos que se agregan al esfuerzo histórico de hacer de Estados Unidos "una nación de iguales" a través de una reforma migratoria que permita a millones de indocumentados salir de las sombras y obtener su residencia legal.
"El objetivo de este libro es hacer visibles a los invisibles y darles voz a los que no tienen voz", escribió Ramos en el prólogo.
En Estados Unidos hay dos tipos de personas: de primera y de segunda categoría. La primera lista la integran los ciudadanos, los residentes y los que viven con una visa y tienen derecho al trabajo, a movilizarse, a pedir ayuda en caso de una emergencia, a ir de un lugar a otro sin miedo. La segunda la integran 12 millones de seres humanos que "viven marginados" y en "las sombras", asegura el autor.Previo al desarrollo de los seis capítulos del libro, Ramos le anticipa al lector que "empecemos por decir que Estados Unidos es un mejor país gracias a los inmigrantes, tanto legales como indocumentados", y subraya que la Tierra de Todos "no sería lo que es sin la energía, la creatividad, el empuje y las oportunidades que generan los inmigrantes, con y sin documentos".
Reforma migratoria"Ellos son indispensables", recalca al comienzo del libro que, de seguro, se transformará en un manual de esperanza, una recopilación de historias de éxito, un compendio de datos que justifican, con creces, la urgente necesidad de que el Congreso apruebe una reforma migratoria que le permita a millones de inmigrantes -que llevan años en el país- alcanzar la residencia y luego la ciudadanía.Ramos enumeró seis razones que justifican su apoyo a la reforma migratoria. El actual sistema no funciona y hay que cambiarlo, pondría fin a la inmigración indocumentada, Estados Unidos sería un país más seguro, se detendrían las muertes en la frontera con México, se acabaría la terrible y cruel separación de las familias y porque no es posible ubicar, arrestar y deportar a 12 millones de personas."No puedo ni imaginarme las imágenes de televisión y en la internet de la policía, el ejército y los agentes migratorios llevando por la fuerza a familias enteras a centros de detención para, después, deportarlas a sus países de origen", dijo. "Estados Unidos no es ese país".

Las cifras recientes

En el año fiscal 2008 el servicio de inmigración deportó a casi 350 mil inmigrantes indocumentados, la mayoría originarios de América Latina, y para 2009 espera arrestar y expulsar a unos 540 mil cuyos nombres fueron agregados a la base de datos del National Crime Information Center (NCIC), archivos a los que tienen acceso todas las agencias de policía de Estados Unidos.A las redadas y las deportaciones, que aumentaron en los últimos tres años, se agrega el sentimiento antiinmigrante regado por casi todos los estados del país tras el fracaso de tres debates migratorios en el Congreso.Entre 2006 y 2008, según la Asociación de Municipalidades de Estados Unidos, se debatieron más de 1,400 iniciativas contra los indocumentados y unas 130 se convirtieron en leyes, algunas de las cuales fueron frenadas por las Cortes debido a que son inconstitucionales.Trabajo honradoPese al dato estadístico, Ramos mantiene la expectativa: "Las opciones de fuerza, por sí solas, no van a resolver el problema migratorio", afirma. Por este motivo y los seis argumentos señalados con anterioridad, el paso siguiente en la Tierra de Todos es encontrar una solución "entre la fuerza y la amnistía lo suficientemente flexible y efectiva", solución que tiene el nombre de "reforma migratoria".En uno de los primeros capítulos, Ramos ironiza con el sentimiento antiinmigrante. Al detallar los calificativos proferidos contra de los indocumentados, menciona "que son criminales, que son terroristas, que ponen en peligro el sistema legal del país". La respuesta es inmediata: a pesar de ello, "les confiamos a nuestros hijos, les permitimos que se metan en nuestros cuartos y hasta que tiendan nuestra cama".En otra parte del libro Ramos habla del papel que tuvo el ex presidente George W. Bush en los debates de reforma migratoria entre 2003 y 2007, de las actuaciones del Congreso y del fracaso de las discusiones por no existir un acuerdo bipartidista, de las redadas y del sufrimiento de millones de inmigrantes.

Promesa de cambio

Durante la campaña presidencial 2008, Ramos entrevistó a los candidatos demócratas y republicanos y participó, por primera vez en la historia de la televisión hispana de Estados Unidos, en debates presidenciales transmitidos en español (con traducción simultánea).De aquellos encuentros resalta un par de compromisos asumidos por Barack Obama antes de llegar a la Casa Blanca y convertirse en el 44 Presidente de Estados Unidos.El 28 de mayo de 2008, por ejemplo, en Colorado, Obama dijo que "lo que sí puedo garantizar, es que tendremos en el primer año una propuesta migratoria que yo pueda apoyar fuertemente".Ramos asegura que el voto hispano en los comicios de noviembre del año pasado no fue gratis y que se obtuvo algo muy importante a cambio: "la promesa de hacer visibles a los invisibles", a los 12 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos y que esperan una oportunidad para salir de las sombras y alcanzar la residencia.La Casa Blanca de Obama ya está trabajando sobre el tema. Aseguró que en el verano convocará a un panel de expertos para redactar un plan y que, una vez afinado, lo enviará al Congreso para ser debatido y aprobado. Pero no todos están seguros que la legalización será acordada en 2009. Hay temores, y uno de ellos es la falta de unidad en las propias filas del partido del presidente, el demócrata.Una advertencia"No damos por hecho que todos los demócratas votarán a favor", le dijo a Univision Inveractive Multimedia (UIM) Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato Internacional de Empleados y Servicios (SEIU). "No todos los demócratas nos están apoyando".El dirigente explicó que las organizaciones de trabajadores estaban hablando con los republicanos para conseguir el número de votos necesarios para que se apruebe la reforma migratoria y que la elección presidencial de noviembre les abrió los ojos a los políticos "sobre la importancia del voto latino".Pero advirtió que si bien la batalla no será fácil esta vez, "estamos en mejor posición que en el debate de 2007. Tenemos mayoría en la Cámara de Representantes. Pero nos faltan entre 8 a 10 asientos en el Senado… Lo vamos a conseguir", dijo.Ramos también anotó esta advertencia en Tierra de Todos: "Los grandes países se definen por la manera en que tratan a sus más débiles y por la forma en que los integran al resto de la sociedad… Rescatar a los más vulnerables, a los indocumentados, hacerlos parte de la nación, es un ejercicio que Estados Unidos ha repetido a lo lardo de su historia. No estamos pidiendo nada nuevo".

Nueve preguntas

Las 180 páginas de Tierra de Todos no bastaron para responder todas las interrogantes que surgieron durante la lectura. Contacté a Ramos y acordamos reunirnos unos minutos en su oficina, a un costado del estudio del Noticiero Univision."Tengo nueve preguntas que hacerte", le dije. "Dilas", respondió en un ambiente de amigos.¿De dónde surgió la idea de publicar un libro en mayo, fecha que se recuerda el primer aniversario de la redada de Postville, Iowa, la mayor batida en la historia de Estados Unidos?Yo quería que fuera en el aniversario del mes en que el entonces candidato, Barack Obama, me hizo la promesa de que si llegaba a la Casa Blanca iba a apoyar una reforma migratoria. Y es el mes de las marchas. Por eso pensé que mayo era un mes importante. El libro surge de una conversación que tuve con el Presidente Obama el 28 de mayo de 2008 en Denver, Colorado, en la que el me promete que debe haber una reforma migratoria  durante su primer año. Lo interesante es que en ese momento era muy difícil para Obama prometer algo así. Cuando él me lo dice está peleando con Hillary Clinton todavía. La mayor parte de los hispanos estaban a favor de Clinton y Obama hace esta promesa para tratar de cambiar las cosas. Y lo logra.¿Qué te motivó a escribir Tierra de Todos?Yo tengo la gran suerte de ser un inmigrante con papeles, con voz y que puede escribir libros. Pero hay otros 12 millones que no tienen esa suerte, que también son inmigrantes pero que no tienen papeles, no tienen voz y no pueden escribir un libro. Lo que quiero hacer es prestarles mi cara, mi voz y mi libro a esos inmigrantes para ayudar en una legalización. El objetivo de este libro es un objetivo práctico y es que 12 millones de indocumentados salgan de la oscuridad y se legalicen. Tierra de Todos tiene una vida muy corta y un objetivo muy específico.¿Por qué un agnóstico como Jorge Ramos se atrevió a escribir un libro lleno de esperanzas?Porque mi esperanza surge en lo bien que este país me ha tratado. Este país ha sido extraordinariamente generoso conmigo. Me dio las oportunidades que mi país de origen no me dio. Estados Unidos me ha tratado tan bien y me ha dado tanto, que no lo hubiese podido conseguir en ningún otro lado del mundo.¿Ni en México?Por eso me fui de México. Aquí yo tengo la libertad de expresión que yo siempre había querido, los recursos que siempre he querido, tengo dos hijos maravillosos que nacieron aquí. O sea, este país me abrió el mundo.Por lo general los políticos prometen y no cumplen. Muchos te han dicho, en cámara cosas que luego no hacen. ¿Por qué crees que Obama será distinto?Tenemos que obligarlo -a Obama- a que cumpla. Pero hasta el momento el récord del presidente nos dice que va a cumplir su promesa (de reforma migratoria). Prometió que va a sacar a los soldados de Irak y ya dio la orden, prometió cerrar Guantánamo y ya dio la orden, prometió permitir a los cubano-americanos viajar a Cuba y ya dio la orden, prometió pronunciar un discurso en un país árabe en sus primeros días y lo va a hacer el 4 de junio, en Egipto. Y prometió una reforma migratoria. O sea, de todas las promesas que dijo en la campaña, hasta ahora las ha cumplido. No veo por qué esta, de la reforma migratoria, no lo ha a hacer así.Dices que debemos obligar a Obama a que cumpla su promesa de reforma migratoria. ¿Por qué el libro no menciona una estrategia que deberían tener las organizaciones nacionales de respaldo a los inmigrantes en Estados Unidos?Yo creo que mi obligación es explicar por qué los inmigrantes deben ser legalizados y que este libro de reparta en todos lados. Porque este libro sale en inglés y español. Pero le corresponde al Congreso y a las organizaciones de inmigrantes buscar la estrategia y cada uno de ellos verá como hacerlo. Ese es el trabajo de ellos. El mío no era ser un activista. Sin embargo, la formula esta ahí. Se llama Proyecto 279 y es muy sencilla. Se necesitan 279 votos. Es conseguir nada más 218 en la Cámara de Representantes, 60 en el Senado y el Presidente. Esa es la estrategia. Más allá de presionar, de hacer marchas, lo que se necesita es conseguir los 279 votos para que haya una reforma migratoria. Yo quiero que el libro lo tengan todos esos 279 votos que se necesitan, las personas que van a votar por la reforma migratoria. Y Barack Obama ya lo tiene, personalmente yo se lo di.Tratas bien a George W. Bush en tu libro. Dices que le dio un claro apoyo a la reforma que se debatió en el 2007, pero al fin de cuentas el Congreso no la aprobó. Pero Bush, en el fondo, le hizo zancadillas a la reforma y su administración se inclinó por no legalizar a nadie. Prueba de ello fueron los fuertes apoyos al Real ID, a la ley del muro, verificación de empleo, redadas, deportaciones… ¿por qué tanta generosidad con él en un tema que habla tan mal de él?Hay una parte del libro en que si hablo de Bush. Sí hablo de sus promesas y de cómo en base a estas promesas que nunca se cumplieron gana el voto latino en el 2000 y en el 2004. Pero coincido contigo y quizás debí haber sido mucho mas duro, porque Bush ha sido el presidente más antiinmigrante de la historia de Estados Unidos, el presidente que más personas deportó, el presidente que mas redadas hizo. Y lo peor de todo es que prometió algo y no lo cumplió. Estoy de acuerdo totalmente contigo.Entre el 2001 y el 2006 falló el liderazgo republicano en el Congreso en cuanto a la reforma migratoria se refiere. Pero entre 2007 y 2008 fallaron los demócratas. ¿Qué te hace pensar que el legislativo no fallará en el 2009?Esto (los fracasos en los debates de la reforma migratoria) es culpa de los dos partidos (demócratas y republicanos). Pero en 2009 se ha logrado la 'tormenta perfecta'. Se han unido todos los elementos: la Casa de Representantes, el Senado y el presidente. Son, en un momento muy extraño, todos demócratas. Tenemos un presidente. Y tenemos un presidente extremadamente popular y la promesa de una persona que, hasta el momento, no ha fallado.El vicepresidente del Sindicato Internacional de Empleados y Servicios (SEIU), Eliseo Medica, dijo recientemente que están preocupados porque hay al menos 10 votos demócratas en el Senado que no votaran por la reforma migratoria.Hay que conseguir 10 votos republicanos. Y uno de ellos es el de John McCain. Pero una cosa es importante. La reforma tiene que ocurrir antes del 20 de enero de 2010. Si desaprovechamos este momento, después va a ser muy difícil. Hay muchas personas que están ayudando en esta reforma y yo quiero aportar de alguna manera en este esfuerzo. Estoy haciendo lo único que se hacer, prestando mi voz. Y si todo sale bien, espero que este libro lo quememos. Espero que haya una reforma migratoria y este libro entonces no servirá para nada, lo quememos en el 2010.
©Univision.com*
Commentarios