Advierten robos de identidad

EFE | Feb 18, 2009 | 10:20 AM

Sistema rápido, pero…

SAN DIEGO - La tarjeta pasaporte o "Pass Card", uno de los documentos de identidad federales que serán aceptados a partir del 1 de junio a los estadounidenses que deseen reingresar por vía terrestre al país, sigue generando controversia porque podría ser utilizada para otros fines.
La tarjeta, en uso desde julio del año pasado, es una alternativa portátil y económica al tradicional pasaporte libreta, que cuesta $100, mientras que la "Pass Card" cuesta $45 para una persona mayor de 15 años que la solicita por primera vez.
Del tamaño de una tarjeta de crédito, contiene un "chip" electrónico que utiliza la tecnología "identificación por frecuencia de radio" (RFID por su siglas en inglés) que envía un señal a un lector de inspección al ingresar a Estados Unidos, lo que permite el acceso rápido a un base de datos nacional para revisar la información sobre el viajero.
La "Pass Card" fue diseñada principalmente para atender las necesidades de los viajeros fronterizos que cruzan con frecuencia, sobre todo, en las garitas de las ciudades grandes, donde el tiempo de espera para entrar a EEUU muchas veces exceden las dos horas.
Robos de identidadSin embargo, ciertos grupos ven con suspicacia esta tecnología porque advierten de la posibilidad de que pueda ser utilizada para otros fines.
"Cualquier persona con un lector de RFID adquirido por Internet pueda tener acceso a información RFID", dijo Andrea Guerrero, directora de programas de la oficina de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en San Diego.
"No estamos opuestos a esta tecnología, tampoco a la tarjeta pasaporte, pero sí nos preocupa que sea insuficiente la protección de la privacidad del individuo", añadió Guerrero.
"Sabemos que el robo de identidad ocurre muy seguido", añadió la activista ante la creación de una extensa base de datos y el auge de esta información entre el sector privado.
"Una preocupación que tenemos es el uso que dará a toda esa información recopilada por parte del gobierno. Será posible que un día el gobierno pueda seguir los movimientos de uno", cuestionó Guerrero, quien afirmó que nunca antes ha visto ese nivel de recopilación de información entre ciudadanos estadounidenses.
Gobierno se defiendeLos funcionarios federales defienden la seguridad de esta tecnología.
"Lo que hay en el 'chip' es un número de identificación único de la persona, no hay información personal dentro del 'chip'", dijo Howard Josephs, gerente de servicios a clientes con la Agencia de Pasaportes en Los Ángeles.
"La única cosa que alguien pueda tomar del 'chip' es ese número de identificación personal, no datos", aseguró.
Josephs estuvo recientemente en San Diego para un evento cuyo fin era animar al público a solicitar sus pasaportes con anticipación.
La tarjeta pasaporte tiene la misma vigencia que el pasaporte libreta (10 años) pero, a diferencia de éste, no puede usarse para vuelos internacionales.
Vía rápidaLas personas inscritas en carriles de acceso rápido (SENTRI, NEXUS y FAST) pueden usar sus tarjetas en estos programas.
Esta será la última de las disposiciones que forman parte de la Iniciativa de Viajes del Hemisferio Occidental (WHTI, por sus siglas en inglés).
La medida -parte de un plan de seguridad nacional- incorpora algunas recomendaciones de la comisión que investigó los atentados terroristas de 2001.
También exige que todas las personas que viajen desde y hacia Estados Unidos, Canadá, México y las Bermudas presenten su pasaporte u otro documento válido que compruebe su identidad y nacionalidad para reingresar a este país.
Asimismo requiere que los estadounidenses que viajen por aire a Canadá, México y las Bermudas presenten pasaporte u otro documento válido de identificación para regresar al país.
©EFE
Comentarios