Derrame de petróleo amenaza las playas y el turismo de Florida

Univision.com y Agencias | Jun 02, 2010 | 3:20 PM

Se divisan las manchas

MIAMI - El derrame de petróleo en el Golfo de México se acerca a las playas de arena blanca en Pensacola, y amenaza la industria turística de Florida, que podría ser duramente impactada justo antes de la temporada de verano boreal.Y mientras la British Petroleum lucha infructuosamente por detener el flujo de crudo, el presidente Barack Obama apuntó a la posibilidad de que el vertido puede haberse debido a "un error humano".Algunas manchas de aceite se divisaron en las últimas horas en el mar a unos 15 km de Pensacola y se espera que puedan llegar a las costas dentro de las próximas 48 horas, dijo el gobernador de Florida, Charlie Crist.
"Las manchas de aceite fueron vistas a unos 10 km de la costa de Florida (...) Según los últimos pronósticos estarían llegando a Florida esta semana, en uno o dos días", dijo Crist en una conferencia de prensa.La Guardia Costera estadounidense confirmó reportes de pescadores que observaron manchas aceitosas no muy lejos de la turística Pensacola Beach y otras playas del noroeste de Florida.
Crece la contaminación Tras haber contaminado las costas de Luisiana, en lo que el gobierno ya considera "la peor catástrofe ecológica" de Estados Unidos, la rotación de los vientos que ahora soplan desde el sur y el oeste está llevando la contaminación petrolera a Florida, donde es vista como una "catástrofe" para el turismo.
Según la propia gobernación, Florida es uno de los mayores destinos turísticos a nivel mundial, con más de 80 millones de visitantes al año. En medio de un creciente desempleo en otros sectores, la industria turística genera más de 1 millón de puestos de trabajo, y en 2008 dejó al estado ingresos por $65 mil millones. Indemnización de BP Allí la actividad hotelera, el buceo y la pesca comercial y deportiva son muy gravitantes, especialmente en verano, y se verían seriamente afectados si el petróleo se expande en la zona y alcanza las playas. "Por ahora las playas y aguas están limpias, (...) seguiremos haciendo todo lo posible para proteger nuestro bello estado", dijo Crist. Para defender su turismo ante los temores que genera el derrame, Florida recibió de parte de la companía British Petroleum (BP), causante del incidente, una indemnización por 35 millones de dólares, que fue destinada a promover las visitas y afirmar que sus playas y aguas estaban limpias. Dispersantes no sirven Esa campaña será modificada para adecuar el mensaje si el petróleo llega a Florida, indicó el gobernador. "Los materiales que se están acercando están muy mezclados, son bolas o desechos de alquitrán (...) para eso los dispersantes no son efectivos. El uso de dispersantes es altamente improbable en Florida", dijo Michael Sole, responsable de protección medioambiental del estado. Expertos oceanógrafos advirtieron que el empleo de dispersantes en Florida podría tener efectos devastadores para una cadena de corales que corre paralela a los cayos del sur del estado y hasta más alla de Key West (Cayo Hueso), otro punto de enorme valor turístico amenazado por el derrame. Estado de emergencia Florida declaró en estado de emergencia a su costa sobre el Golfo de México y a condados del sur, incluido Miami, donde se teme que pueda llegar parte de la marea negra traída por una corriente marina. Hasta ahora fracasaron todos los intentos de la petrolera BP por contener o detener la peor marea negra de la historia estadounidense, que se inició con el hundimiento de su plataforma "Deep Horizon" el 22 de abril. Los ingenieros de BP ahora tienen previsto colocar un "embudo" para tratar de recuperar el crudo que fluye a 1.500 m de profundidad y almacenarlo en un barco en la superficie.

"Un error humano"

En un discurso en la Universidad Carnegie Mellon, en Pittsburgh, sobre la economía y del que la Casa Blanca facilitó extractos, Obama afirmó que "la catástrofe que tiene lugar en el Golfo ahora mismo puede acabar demostrándose que ha sido resultado de un error humano, o de empresas que optaron por chapuzas peligrosas que pusieron en peligro la seguridad".El pasado fin de semana, el diario The New York Times publicó que la empresa responsable del vertido, British Petroleum (BP), ya arrastraba desde el año pasado preocupaciones sobre la seguridad del pozo, en particular la válvula que debía cerrarlo en caso de accidente, y que no funcionó en abril, y la envoltura de las tuberías.Para el presidente estadounidense, el vertido, que ya dura más de seis semanas, se ha convertido en un gran quebradero de cabeza y arrecian las críticas contra el modo en que el Gobierno ha gestionado el problema.Peligros de perforaciónEn su discurso, Obama indica que el derrame pone de manifiesto los peligros que representa la perforación petrolera en aguas profundas, "unos riesgos que van a aumentar a medida que se haga más difícil la extracción" de crudo.Por ello, insiste, Estados Unidos debe poner el énfasis en la búsqueda de energías alternativas.Esa transición, apunta, sólo tendrá éxito si el sector privado se implica en ello, "si se da rienda suelta al ingenio de nuestros empresarios. La única manera de hacerlo es poniendo un precio a la contaminación de carbón".Ley sobre el climaObama admite que el proyecto de ley que maneja el Senado sobre Energía y Cambio Climático y patrocinado por dos legisladores demócratas no cuenta por el momento con los votos necesarios para su aprobación pero se compromete a conseguirlos en los próximos meses."Es posible que no tengamos los votos ahora mismo, pero tengo toda la intención de encontrarlos en los meses próximos. Defenderé un futuro de energías limpias donde pueda y colaboraré con cualquiera del partido que sea para sacarlo adelante", asegura."Lo conseguiremos", subraya el presidente estadounidense, que promete que "la próxima generación no será rehén de las fuentes energéticas del siglo pasado".

De fracaso en fracaso

A medida que la mancha de petróleo se acerca a las playas de la Florida, un arriesgado intento de detener el peor derrame de crudo de la historia se topó el miércoles con dificultades, cuando una sierra de diamante se atascó en el caño de un pozo en el fondo del Golfo de México.El almirante de guardacostas Thad Allen dijo que los equipos intentaban liberar la sierra para completar el corte en las próximas horas. Se trata del intento más reciente de contener, no de tapar, el derrame. Para esto último se necesita un pozo de alivio, cuya construcción requerirá por lo menos otros dos meses."No creo que el problema sea si podremos o no hacer el segundo corte, si no que hagamos un corte parejo", dijo Allen.Podría ser peorSi el corte no resulta tan parejo como pretenden los ingenieros, habrá que colocar un tapón más suelto sobre el caño de donde sale el crudo. Esto aumentaría el derrame en un 20%, aunque Allen dijo que sólo se sabrá una vez finalizado el corte.Los ingenieros tal vez deban recurrir a una sierra de repuesto que espera en un bote, pero no se sabía en qué medida esto podría demorar la operación. El video en vivo mostraba un chorro de petróleo saliendo del corte mientras las cuadrillas lo atacaban con dispersantes químicos. El tapón podría estar colocado en las próximas horas.BP se deterioraMientras tanto, en las bolsas de valores los inversionistas se deshacían de las acciones de BP por segundo día consecutivo.El Departamento de Justicia anunció que iniciaba investigaciones penales y civiles contra BP, aunque no aclaró cuáles serían los sujetos acusados en eventuales juicios.Las acciones de la empresa británica caían 3% el miércoles en la Bolsa de Londres tras una caída de 13% en la víspera.
BP ha perdido $75 mil millones en valor de mercado desde que comenzó el derrame el 20 de abril tras una explosión en una plataforma submarina. Los analistas prevén que los reclamos le costarán varios miles de millones más.
©Univision.com y Agencias
Comentarios