Crece la crisis humanitaria en Pakistán: van más de 2.4 millones de refugiados

Univision.com y Agencias | May 26, 2009 | 12:03 PM

Tragedia humanitaria

GINEBRA - Unas 126 mil personas huyen cada día de los combates entre el ejército paquistaní y los talibanes -que iniciaron el abril-, indicó el martes el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). La ACNUR estimó además que se trata de uno de los desplazamientos de población "más rápidos de los últimos años", y que la cifra ya supera los 2.4 millones.
"Los paquistaníes continúan dejando las zonas de combates entre las fuerzas gubernamentales y los militantes (islamistas) para buscar refugio en los distritos de Mardan, Charsadda, Swabi y Nowshera, de la Provincia de la Frontera del Noroeste", declaró a la prensa Ron Redmond, un vocero de la ACNUR.
"En promedio, unas 18 mil familias -es decir unas 126 mil personas- se registran cada día como desplazados en estos distritos", indicó.Según la ACNUR la cantidad de desplazados desde el 2 de mayo desde los distritos de Swat, Bajo Dir y Buner alcanzó la cifra de más de 2.4 millones de personas.Miles están atrapadosLa ACNUR ignora cuántos civiles están atrapados en las zonas de combate y no puede, por lo tanto, avanzar una estimación de cuántas personas pueden verse afectadas aún por los desplazamientos de población, indicó Redmond.Sin embargo, subrayó, el último censo poblacional correspondiente únicamente al distrito de Swat registró entre 2.2 y 2.5 millones de habitantes."Se trata de uno de los desplazamientos de población más grandes y más rápidos de los últimos años", destacó Redmond.Advierten hambrunaPakistán debe levantar de inmediato el toque de queda en el Valle de Suat y enviar alimentos, agua y medicamentos por avión para los habitantes atrapados por los combates entre el ejército y el Talibán o podría haber una catástrofe humanitaria, advirtió el martes el grupo Human Rights Watch.Decenas de miles de civiles aún permanecen en el valle y en los distritos cercanos, donde las fuerzas del ejército enfrentan una prueba mayúscula en la decisión del gobierno paquistaní de arrebatarles a los milicianos del Talibán algunos sectores que retienen en el país.Más de 2.4 millones de personas han huido de los combates, un éxodo impulsado por las fuerzas gubernamentales para sacar de su camino a las personas que no participan de los enfrentamientos y les facilita la tarea de identificar a los insurgentes.

Bajo fuego cruzado

La huida ha reducido la amenaza de bajas civiles, pero ha hecho que más de 160 mil personas estén en campos de refugiados mientras que muchos más están hospedados con familiares o se han marchado a otros lugares.Los que se quedaron detrás están en medio de los tiroteos en algunas zonas y en otros no tienen la posibilidad de huir pues el ejército ha rodeado poblaciones y ha bloqueado las carreteras de salida."El gobierno no puede permitir que la población local permanezca atrapada sin alimentos, agua limpia y medicinas como estrategia para vencer al Talibán", dijo el director para Asia de Human Rights Watch, Brad Adams, a través de un comunicado.Los combates entre las tropas y los presuntos milicianos también ocurría el martes en Waziristan del Sur, en el cinturón tribal entre Afganistán y Pakistán, donde Estados Unidos y otras autoridades creen que el Taliban y al Qaeda tienen bastiones.Bajo control oficialUna bandera paquistaní ondea ahora sobre tropas emplazadas en un cresta que hasta hace dos días era defendida por el Talibán, una base donde los milicianos entrenaban combatientes, construían túneles y equipaban cuevas. La toma del bastión más elevado de los líderes del Talibán en el Valle del Swat por tropas que tomaron por asalto sus laderas abruptas y plagadas de escombros muestra el éxito de la ofensiva lanzada por el ejército de Pakistán hace un mes. La acción fue acogida con agrado por Estados Unidos, que teme que el país con arsenal nuclear esté capitulando ante los milicianos.Pero gran parte de la región aún permanece en las manos de los extremistas, incluido Buner, un distrito a unos 100 kilómetros (60 millas) de Islamabad, la capital del país, y foco de intensas operaciones por aire y tierra en semanas recientes, de acuerdo con testigos y funcionarios policiales que hablaron con la AP en el principal pueblo de la región.Muchos residentes del lugar señalaron a las montañas y advirtieron que los talibanes no estaban tan lejos.

Clima de terror

La policía aún está demasiado asustada para entrar a partes de Buner y al pueblo de Dagar, a 20 kilómetros (12 millas) de distancia, que los militares han dicho fue "liberado" del Talibán."Hemos sido destruidos por el Talibán", dijo el barbado Ayub Khan, mientras camiones militares rugían al pasar por un derruido mercado y una gasolinera carbonizada donde un atacante suicida detonó una bomba que mató a cuatro soldados en los primeros días de batallas.El gobierno de Barack Obama ha declarado vital eliminar los paraísos de los milicianos en Pakistán para sus metas de derrotar a al Qaeda y ganar la guerra en el vecino Afganistán. Oficiales militares de Estados Unidos dicen que los insurgentes utilizan a Pakistán como una base para lanzar ataques sobre la frontera de Afganistán.Huyen a PakistánPero el general Jeffrey Scholoesser, el más alto oficial estadounidense en el este de Afganistán, dijo que hay evidencia de que insurgentes están cruzando hacia Pakistán, posiblemente para unirse en la lucha en Suat y otras regiones del noroeste donde los milicianos están escondidos.Sus comentarios llegan en medio de preocupaciones en Washington e Islamabad de que el refuerzo con 21 mil hombres adicionales de las fuerzas de Estados Unidos en Afganistán pueda terminar empujando a los milicianos talibanes al interior de Pakistán, desestabilizando aún más su región fronteriza.La ofensiva del Swat ha desencadenado un éxodo de unos 2.4 millones de refugiados, más de 160 mil a campamentos bajo un intenso calor. El resto buscó alojamiento en casas de sus familiares. Países extranjeros y Estados Unidos están donando dinero para aliviar esa crisis.A diferencia de otras campañas contra el Talibán y milicianos de al Qaeda, la actual ofensiva ha ampliado el apoyo político y público en Pakistán, pero algunos temen que podría desaparecer si se ve que los refugiados son abandonados a su suerte y los combates se alargan.
©Univision.com y Agencias
Commentarios