Opositor cubano Fariñas insiste en huelga de hambre

AFP | Jun 04, 2011 | 4:09 PM

Por muerte de disidente

LA HABANA - El opositor cubano Guillermo Fariñas, Premio Sajarov 2010, afirmó este sábado que insistirá en la huelga de hambre que inició el viernes hasta que el gobierno abra una investigación "imparcial" sobre la muerte del disidente Juan Wilfredo Soto.
"Ellos tienen que abrir una investigación y averiguar, porque ellos son los que tienen los medios, quiénes fueron las personas que golpearon a Soto (...) y poner forenses que sean imparciales", dijo Fariñas, de 49 años, vía telefónica desde su casa en Santa Clara, 280 km al este de La Habana,
Fariñas comenzó al mediodía del viernes su huelga para pedir al Gobierno que juzgue a los "responsables" de la muerte de Soto en un hospital de Santa Clara el 8 de mayo, tres días después de haber sido brevemente detenido en el parque de esa ciudad y, según la oposición, tras una "golpiza" de la policía.
Las autoridades sostienen que Soto, de 46 años, fue detenido por "alteración del orden" y afirmaron, al igual que familiares y médicos, que murió por una pancreatitis y que nunca fue golpeado por la policía.
'El gobierno tiene que decidir'
La disidencia dijo entonces que la "golpiza" pudo ser el detonante de la pancreatitis, y pidió que forenses de "reconocido prestigio internacional" que no fueran empleados del Gobierno comprueben el diagnóstico divulgado.
"El Gobierno tiene que decidir entre la intolerancia y hacer cumplir las leyes", dijo Fariñas, quien ha hecho 24 ayunos desde los años 90, el anterior de 135 días en 2010 para pedir la libertad de presos políticos y que concluyó luego de que autoridades e la Iglesia Católica instalaron un diálogo que derivó en la excarcelación de unos 130 prisioneros.
Fariñas dijo que ya sentía "somnolencia", primeros síntomas del ayuno, que realizará en su casa hasta que, como ocurrió en su última protesta, deba ser llevado al hospital, donde fue alimentado por vía intravenosa, al mantener la negativa de ingerir alimentos.
El Gobierno considera a Fariñas y al resto de los opositores "mercenarios" al servicio de Estados Unidos, y señala que el caso de Soto es parte de una campaña contra la isla.
©AFP
Commentarios