Desgracia en Haití, uno de los países más pobres del mundo

Notimex | Jan 13, 2010 | 4:11 PM

Panorama Desalentador

LA HABANA - Considerado como el país más pobre del continente americano, Haití enfrenta hoy uno de sus mayores retos tras ser devastado por un fuerte terremoto que destruyó gran parte de su infraestructura, principalmente en su capital Puerto Príncipe. Ubicado en la isla La Española del Mar Caribe, en la que comparte frontera con República Dominicana, Haití es un territorio montañoso con pequeñas llanuras costeras y una gran meseta central elevada. El territorio es rico en recursos naturales como bauxita, cobre, carbonato de calcio, oro y mármol.
Sin embargo, pese a algunos lentos avances, las perspectivas económicas de Haití son desalentadoras, ya que según las Naciones Unidas enfrenta una crisis de creación de empleo y depende principalmente de las remesas y la ayuda internacional.
Su Producto Interno Bruto (PIB) asciende a $11,570 millones y su ingreso per cápita a $1,317, de acuerdo con estimaciones de 2008, mientras que sus principales industrias son agricultura, ganadería, textil y servicios. El comercio es clave para esa nación del Caribe, cuya superficie total es de 27,751 kilómetros cuadrados, por lo que el gobierno del presidente Rene Préval (desde 2006) ha puesto énfasis en la exportación de prendas de vestir, aceites, cacao, mango y café. Las exportaciones haitianas alcanzaron un total de $490 millones en 2008, mientras que las importaciones ascendieron a $2,107 millones en el mismo año, teniendo como principales socios comerciales a Estados Unidos y República Dominicana.
No obstante, Haití depende de la remesas, que representan el 40 por ciento del PIB; y de la asistencia financiera exterior, la cual constituye el 50 por ciento. El desempleo se estima en 70 por ciento, en tanto que alrededor del 80 por ciento de una población estimada en unos 10 millones vive en la pobreza extrema, con la mitad de los haitianos dependiendo del sector agrícola. Emigración a gran escalaPor ello, la emigración se produce a gran escala -principalmente a Estados Unidos, Canadá, República Dominicana, las Bahamas y otros vecinos del Caribe- estimándose que uno de cada seis haitianos abandona el país en busca de oportunidades en otra nación.
La migración a República Dominicana ha causado considerables presiones sociales en el país vecino, donde se estima que el número de haitianos alcanza 1.2 millones, más del 10 por ciento de la población en general de Haití. Debido a que los esfuerzos para impulsar la creación de empleos y por ende la economía han resultado infructuosos, el comercio informal ha estado creciendo en los últimos años. Las condiciones económicas y sociales de Haití se deterioraron significativamente durante la década de 2000 debido a conflictos políticos que socavaron el apoyo financiero externo, y que paralizaron la inversión privada y las reformas estructurales. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la situación político-social dio lugar a un estancamiento económico, con una alta inflación y un desempleo generalizado, del cual Haití aún no logra recuperarse. La población haitiana es de origen africano (95 por ciento) y europeo (5 por ciento), con una tasa anual de crecimiento estimada en 1.42 por ciento, mientras que el índice de mortalidad infantil suma 76 por cada mil nacimientos y la esperanza de vida oscila entre los 50 y 52 años.
©Notimex
Comentarios